Un 22% de la población española vive de alquiler, un porcentaje inferior al de los países de su entorno. Convertirse en propietario de vivienda sigue siendo el sueño de buena parte de la población, que ve el alquiler como una forma de quemar el dinero. ¿Realmente es así? ¿Es más rentable alquilar o comprar vivienda?

Para responder a la pregunta de si es mejor comprar o alquilar casa primero hay que hacer un análisis económico. Sin embargo, a los números habrá que sumarle después otras cuestiones más intangibles. A fin de cuentas, adquirir una vivienda tiene un componente emocional muy grande y está muy relacionado con una forma de entender la vida.

¿Merece la pena comprar vivienda? Haciendo números

Las cifras deben ser clave al decidir si se compra casa o se vive de alquiler. Lo quieras o no la vivienda es una inversión y para poder tomar una decisión financiera informada debes valorar lo que ganarías si compras y lo que podrías generar ahorrando si optas por vivir de alquiler. Así podrás desterrar o confirmar mitos como que alquilar es tirar el dinero.

Llegados a este punto cada caso es un mundo, pero como hay que concretar, vamos a poner el ejemplo una vivienda de 186.000 euros con su hipoteca de 150.000 euros. Además de los 36.000 euros que necesitas para la casa deberás sumar los gastos de constitución, que ascenderán a 4.268 euros en Madrid. Aquí puedes calcular los tuyos.

Con estos datos y a 20 años y un 1,5% la hipoteca que te quedará será de 780 euros. A esto habrá que sumar el IBI y los seguros de hogar, en total unos 100 euros más al mes, por lo que pagarás 880 por tener tu casa.

La clave en este punto es lo que pagas de alquiler, que dependiendo de la ciudad podríamos dejar en 500 euros. Esto deja 380 euros adicionales al año que rentabilizar junto con los 40.268 euros iniciales. Suponiendo que seas capaz de conseguir un 4% por tu dinero, al cabo de 20 años tendrías 226.944 euros aprovechando el interés compuesto.

Aquí puedes ver cuánto tendrás ahorrando una cantidad al mes.

Tu casa, suponiendo que su valor aumente un 2% cada año, tendrá un valor de 267.470 euros y además será tuya.

En cualquier caso, hay dos cosas que debes tener claras. La primera es que cuanto más puedas aportar de inicio a la hipoteca, mejor. El motivo es que así evitarás pagar mucho dinero en intereses. La segunda es que las hipotecas a largo plazo favorecen al banco y las que son a corto plazo, a ti. Para un préstamo hipotecario a 35 años puedes llegar a pagar el doble por comprar tu casa.

Con esto en mente, haz cálculos, juega y mira lo que te conviene desde el punto de vista económico. Con esta píldora podrás hacer los tuyos: 

¿Compro o alquilo?:


Ventajas y desventajas de la compra

Al margen de los números hay otras cuestiones que debes valorar a la hora de comprar tu casa y la primera es que estás adquiriendo un activo que además es un activo físico. Sabes que cuando te jubiles tendrás un piso en el que residir.

En esta línea, tu casa es tuya y puedes hacer con ella lo que quieras. En otras palabras, puedes personalizarla y ponerla a tu gusto. Si quieres hacer una obra no necesitas permiso de nadie más que de ti mismo.

Además, si en un momento dado la casa se te queda grande o te quieres mudar, puedes alquilarla y generar ingresos recurrentes todos los meses. De hecho, esta puede ser una idea si compraste la casa para tener familia y ahora los hijos ya han volado del nido. El precio medio de alquiler por tu zona debe ser un elemento a tener en cuenta antes de comprar.

La parte negativa de adquirir un piso es que ser propietario no es barato. A los intereses que pagas al banco por la hipoteca tienes que sumar costes adicionales como los impuestos por la vivienda (el IBI), gastos de comunidad, posibles derramas, el seguro de hogar y el seguro de vida que tu banco te hará firmar con la hipoteca. De media, estos costes en Madrid rondan los 1.200 euros.

Además, debes de ser consciente de que el precio de tu vivienda puede bajar. Por eso mismo quieras o no, al comprar una casa no dejas de estar invirtiendo.

Si te decides por esta opción en esta Guía para comprar casa te damos todos los pasos que debes seguir para evitar timos y estafas.

Ventajas y desventajas del alquilar

Alquilar también tiene sus puntos a favor y en contra. Vivir alquilado te dará mucha más flexibilidad. Puedes vivir donde quieras sin estar atado a una hipoteca y, por lo tanto, puedes cambiar de casa cada año si es lo que deseas.

Estando de alquiler también te adaptas mejor a cada momento de tu vida. Si tienes un hijo puedes arrendar un piso con dos habitaciones y cuando la familia crezca, subir a tres para después bajar cuando te quedes solo con tu pareja. Esto te permite controlar mejor el dinero que te gastas en vivienda porque tú eliges cuánto destinar de tu presupuesto en cada momento. Si necesitas ajustar, puedes usar la casa para hacerlo.

Del mismo modo, también serás más flexible desde un punto de vista profesional. No dejarás escapar oportunidades laborales por tu casa y tu hipoteca.

Del lado de las desventajas, lo peor es que gastarás una parte importante de tu presupuesto en algo que no te ayudará a adquirir un activo.

Ahora que ya conoces las ventajas y desventajas de alquilar y comprar casa puedes empezar a tomar decisiones informadas. Usa la herramienta para hacer tus cálculos y después párate a pensar en tus prioridades. Eso sí, no dejes que nadie te diga si haces bien o mal sin darte argumentos.