La blockchain, el sistema de registro contable descentralizado, sigue su camino ajeno a los avatares de la vida cotizada que viven los Bitcoin, Ethers y compañía. Los usos prácticos de la tecnología detrás de las llamadas criptomonedas continúa en fase de experimentación, pero cada vez está más cerca de hacerse realidad en los mercados financieros.

El último ejemplo lo acaban de protagonizar en España los dos mayores bancos (Santander, BBVA), junto al supervisor CNMV, la sociedad rectora de las bolsas BME y los tres principales emisores de warrants (un derivado financiero que cotiza en mercados regulados) en España: Commerzbank, Société Générale y BNP Paribas.

“La prueba piloto realizada ha demostrado que es posible reducir en más del 70% el tiempo necesario para registrar emisiones de warrants, lo que mejora la eficiencia y garantiza la seguridad del proceso”, explican sus promotores en un comunicado.

Los warrants, en líneas generales, son valores negociables que otorgan el derecho (pero no la obligación) de comprar o vender a plazo un activo subyacente previo pago de una prima. Se trata, por tanto, de contratos financieros con una serie de condiciones que se pueden ejecutar a lo largo de la vida del warrant o a su vencimiento.

Abre la puerta a fondos y acciones

 

Es aquí donde entran en juego las posibilidades del blockchain y el uso de los llamados ‘smart contracts’ (contratos inteligentes). Estos permiten la ejecución y liquidación de un contrato de forma automática si se cumplen las condicionalidades.

Por ejemplo, un warrant que ha llegado a vencimiento con una cotización positiva podría ser liquidado mediante blockchain de forma transparente y sin que intervenga un intermediario. El proyecto denominado Fast Track Listing (FTL), que usa tecnología blockchain, ha permitido rebajar desde una semana a tan solo 48 horas el tiempo necesario para el registro de estas emisiones en la CNMV y admisión a negociación en BME.

Según explican sus participantes, “se ha comprobado que la utilización de la tecnología blockchain puede mejorar la eficiencia en tiempo y recursos, aumentar la seguridad e incrementar la trazabilidad de los procesos”. La CNMV asegura que extenderá estas pruebas a otros posibles usos tanto en sus procesos como en otros activos.

En enero de este año, Telefónica emitió por primera vez bonos a través de una blockchain privada de bancos alemanes. La semana pasada, BBVA anunció la renovación de un préstamo de 325 millones de largo plazo con la petrolera Repsol y usó para ello una red privada de blockchain del banco que dirige Francisco González.

Conoce tu perfil inversor: