El futuro de los hijos es una de las grandes preocupaciones de toda madre o padre. Normalmente nos centramos en cuestiones como inculcarles determinados valores, que hagan deporte, que estudien… y por supuesto, que sean felices. ¿El dinero? Eso corre a cuenta de los padres.

Aquí encontrarás:

- Los dos errores más frecuentes que cometemos con el dinero de nuestros hijos

- Cuatro productos en los que podemos invertir sus ahorros

- Una calculadora que te hará descubrir cuánto puede tener cuando se independice si empiezas a invertir su dinero de joven.

- Una sección donde puedes preguntar lo que quieras sobre finanzas, invertir, hipotecas, productos, tu banco...

El gran error: solo una cuenta corriente o un depósito

Y llegado ese punto la mayoría cometerá además un error de bulto: dejar los ahorros para el niño en una cuenta corriente. El principal motivo es que en una cuenta de ahorro ese dinero va a languidecer porque apenas obtendrá rentabilidad y dejará de aprovechar el interés compuesto, un concepto con el que buena parte de la comunidad de Finect ya está familiarizado. Aquí puedes ver la diferencia entre dejar el dinero en una cuenta corriente o invertirlo, con tres casos personales: el de Esteban, Marta y Luis.

Para que lo entiendas mejor, si nada más nacer tu hijo decides poner 1.000 euros en su cuenta y aportar 50 euros más al mes, cuando cumpla la mayoría de edad tendrá 10.800 euros para estudiar en la universidad o para lo que quiera. Ese dinero no habrá generado ni un solo euro en intereses (en algunos casos incluso habrá pagado comisiones).

Imagina ahora que haces algo más y que consigues algo de rentabilidad para esos ahorros. Con un simple 4% anual tendrás 17.744,46 euros, casi 6.000 euros más que se habrán generado a base de intereses. ¿A que hay diferencia?

Para conseguir ese objetivo y una rentabilidad adecuada para una inversión a largo plazo una cuenta corriente no es el mejor producto, como tampoco lo es un depósito, que no rentará demasiado y además te hará pagar un sin fin de impuestos.

[Saber más: ¿Tienes un depósito? Fondos con muy bajo riesgo con los que ganar más]

Calculadora para los ahorros de tu hijo

Comprueba aquí cuánto podría tener tu hijo al independizarse si inviertes 100 euros al mes o incluso menos.

Cuatro alternativas mejores para los ahorros de tu hijo

 

Éstas son cuatro alternativas mucho mejores el dinero de tu hijo. Con ellas sí podrás mandarlo a la universidad que quieras o asegurarle un futuro mejor. Algunas de ellas exigen cierto conocimiento financiero. Si no es tu caso, la mejor opción pueden ser los fondos de inversión: inviertes tus ahorros con un gestor profesional que conoce el mercado y sabe dónde debe invertir el dinero en cada momento.

1. Una cartera de acciones

Suele ser la primera opción y además tiende a centrarse en los blue chips de la Bolsa Española: Santander, BBVA y Telefónica. La realidad es que esa elección no tiene por qué ser la mejor, ni mucho menos.

Una cartera de acciones a largo plazo puede ser una buena idea. En periodos de más de 10 años la bolsa siempre tiende a subir y a tu hijo poco le van a preocupar esos periodos de subida y bajada (y a ti tampoco si realices una inversión mensual como en el ejemplo que he puesto).

El mayor problema de esta opción son todos los impuestos que vas a pagar cada vez que quieras realizar un cambio de acciones.

2. Fondos de Inversión

Una opción a medida y un gran regalo para tu hijo. Los fondos de inversión son cestas de activos que pueden contener desde varias acciones de bolsa hasta deuda de los estados e incluso inmuebles.

Los fondos de inversión te permitirán aprovechar el interés compuesto con una ventaja adicional: no tendrás que pagar impuestos por cada traspaso que hagas de un plan a otro (te ahorrarás regalar a Hacienda un 19% den beneficio por cada cambio de fondo).

[Conocer más: Qué es un fondo de inversión y cómo funciona]

Hoy en día hay gestoras que cuentan con unas comisiones reducidas para menores de edad y que @carlos.alosete desgrana en este artículo.

Eso sí, recuerda que comprar un fondo a nombre de tu hijo no tiene por qué ser la mejor opción. En este artículo te explicamos las diferencias entre comprarlo a tu nombre y hacerlo al de tu pequeño.

 

 

3. ETFs y Fondos Índice

Puestos a apostar por la bolsa, siempre está la opción de los ETFs y fondos indexados. Se trata de fondos que funcionan como acciones y que básicamente tratan de replicar el comportamiento de un índice (por ejemplo, el Ibex 35).

Su ventaja respecto a la opción anterior es que la diversificación suele ser mayor (estás replicando todo un índice) y que las comisiones que cobran son reducidas. En cuanto a su fiscalidad, a día de la de los ETFs nacionales es la misma que la de una acción, pero no así la de los ETFs extranjeros, que sí permitirían no tributar por el salto de un ETF a otro.

4. Unit Linked

Un Unit Linked es un producto del sector asegurador orientado a la inversión. En realidad se trata de un seguro de vida donde parte del dinero que aportas se destina a un seguro de vida y otra parte (la mayor) a la inversión.

La mayoría de Unit Linked trabaja con diferentes cestas de fondos de inversión en la que sólo tienes que elegir cuáles quieres que compongan tu cartera u optar por una cartera modelo según tu perfil inversor. En este simulador puedes averiguar cuál es. Si estás perdido, aquí puedes ver más información sobre su funcionamiento.

Te puede interesar...

Calculadoras y simuladores para tu dinero: hipotecas, dónde invertir, planes de pensiones

- Amortizando hipoteca: ¿Mejor reducir cuota o plazo?

- Previsión del euribor a futuro: ¿subirá? ¿Cuánto?