Cómo tributan los productos financieros

Si inviertes y no tienes en cuenta tus impuestos estás dejando fuera de la ecuación una parte muy importante que puede hacerte perder o ganar mucho dinero.

La mayoría de los usuarios que lleva tiempo en Finect añade ya la cuestión fiscal a sus planes de inversión y ahorro. Para los que no, lo primero que debéis saber es que no todos los productos financieros tributan igual y existen enormes diferencias en el resultado. Hay vehículos por los que pagarás muchos impuestos a lo largo de su vida y otros por los que sólo pagarás al final. Esta diferencia puede parecer Baladí, pero no lo, sobre todo cuando inviertes a largo plazo (igual que ocurre con las comisiones por invertir).

Como norma general, busca siempre diferir el pago de tus impuestos. Es decir, pagar impuestos lo más tarde posible. Para que te hagas una idea, si inviertes 50.000 euros con un depósito y obtienes un 4% anual (es solo un ejemplo, porque en este momento los rendimientos de los plazos fijos están más cerca del 0% que de esas cifras) pagarás en la renta por lo menos un 19% del beneficio cada año, mientras que con un fondo no lo harás. Al cabo de 25 años la diferencia será de 2.305 euros a favor de los fondos.

Con esto en mente, lo primero que debes tener claro es cómo tributan tus ahorros en la declaración de la renta. De forma muy resumida, salvo excepciones tus inversiones tributan en el IRPF como rentas del ahorro. Hacienda distingue entre rendimientos de capital mobiliario y ganancias y pérdidas patrimoniales. Los dos tipos de renta se pueden compensar por separado y después entre sí dentro de unos límites (puedes ver un cuadro explicativo al final del artículo).

Planes de pensiones y PPA o Plan de Previsión Asegurado son las dos notas discordantes, ya que tributan como rentas del trabajo, como explicamos más adelante. 

Cómo tributa cada producto de inversión

Con esto claro, vamos a repasar rápidamente cuántos impuestos pagarás en la renta según en qué inviertas. Así es la fiscalidad de los productos de inversión.

Fiscalidad de los depósitos

Con los depósitos no hay diferimiento fiscal, pagarás cada vez que venza el producto, independientemente de su plazo.

El benegicio de los depósitos forma parte de los rendimientos de capital mobiliario y como el resto de rentas del ahorro, tributa a un tipo entre el 19% y el 23%. A efectos prácticos esto quiere decir que Hacienda se quedará con ese porcentaje de tus ganancias a cada vencimiento.

Fiscalidad de las Cuentas remuneradas

Con las cuentas remuneradas pagarás cada año por el poco dinero que te hayan podido generar. Este dinero también se integrará dentro de los rendimientos del capital mobiliario. 

Fiscalidad de las Acciones

Las acciones forman parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales. Sólo pagarás cuando vendas los títulos (da igual si ha subido un 200% en el año si no has vendido) y lo harás como ganancia o pérdida patrimonial por la diferencia entre el precio de compra y de venta.

En otras palabras, con las acciones no retrasas el pago de impuesto, no existe diferimiento fiscal porque cada vez que cierras la operación tributas y Hacienda se queda con hasta un 23% de las ganancias. 

Eso sí, en caso de pérdida, podrás compensarlas con el dinero que hayas ganado en otras operaciones e incluso con otros productos como los fondos de inversión. Aquí puedes ver cómo compensar pérdidas y ganancias en la renta.

Fiscalidad de los Dividendos

Si tu banco te paga un dividendo deberás tributar por él en la declaración de la renta. Los dividendos en metálico tributan como rendimiento de capital mobiliario, para los que no hay diferimiento fiscal.

En el caso de los dividendos como acciones, si te quedas la acción tributará como una acción y el precio de compra será de cero. En este enlace puedes ver cómo es la fiscalidad de los dividendos en la renta

Fiscalidad de los Fondos de inversión.

Los fondos de inversión sí permiten diferir el pago de impuestos. Esta es una de sus principales ventajas frente a otros productos financieros. Y es que con los fondos existen una exención en caso de reinversión. 

Para que lo entiendas mejor, puedes evitar el pago de impuestos si reinviertes el dinero en otro fondo. Es decir, si realizas un traspaso en lugar de un reembolso (e incluso si reembolsas y reinviertes). Así, se puede saltar de un fondo a otro sin pagar impuestos. Una vez vendas y hagas líquida tu inversión tributarán como ganancia o pérdida patrimonial. Además, podrás compensar pérdidas con ganancias para pagar menos impuestos.

Esta misma fiscalidad se aplica también a los fondos indexados, una ventaja de la que no gozan los ETFs, como vamos a ver. 

Fiscalidad de los ETFs

 La fiscalidad de los fondos cotizados es la propia de las acciones, no la de los fondos. La diferencia la marcan los ETFs Extranjeros, que en teoría gozan de la exención de los fondos, aunque hay controversia al respecto.

Fiscalidad de los Planes de pensiones y PPA

Los planes de pensiones permiten el diferimiento fiscal e incluso desgravan en la renta por las aportaciones que realices. Eso sí, nunca deberías contratar uno sin hacer cálculos porque lo que ganarás durante el periodo de inversión puedes perderlo al recuperar el dinero por su fiscalidad.

Uno de los motivos es que los planes de pensiones tributan como rentas del trabajo y no como rentas del ahorro. Eso quiere decir que se sumarán a la pensión pública y se aplicará la escala general del IRPF

Fiscalidad de los PIAS

Cuentan con la ventaja fiscal de que prácticamente no pagarás impuestos si aguantas cinco años con el producto y recuperas el dinero en forma de renta. Aquí puedes leer más al respecto.

Fiscalidad de los Unit Linked.

Funcionan como un fondo, permitiendo el diferimiento fiscal hasta el momento de recuperar la inversión. Sin embargo, al tratarse de un seguro de vida, su fiscalidad es diferente. Aquí puedes ampliar información.

Fiscalidad del Forex.

Su fiscalidad es la propia de las acciones, con lo que tampoco existe diferimiento fiscal. En este enlace puedes ampliar cómo tributa el forex y la inversión en divisas

Cómo fuagecionan las rentas del ahorro

El siguiente cuadro muestra el funcionamiento general de las rentas del ahorro en la renta. En otras palabras, cómo se dividen las inversiones que realizas al incluirlas en el IRPF.

Liquidación de la base imponible del ahorro en la renta

Y aquí puedes ver un resumen de dónde cae cada tipo de inversión en la renta 2018.

Clasificación de los rendimientos de capital mobiliario en la renta

¿Y las ganancias y pérdidas patrimoniales? El resto de inversiones que no caiga en el cuadro anterior formará parte de ellas, desde la inversión en fondos pasando por las acciones en bolsa. 

Por último, estos son los tipos del ahorro en la renta 2016 y siguientes ejercicios: