Solo han pasado dos años, pero ya ha pasado al baúl de los olvidos pese a que fue incomparable por su tamaño. El 24 de junio de 2016, el índice Ibex 35 registró la mayor caída de su historia con un 12,35%, el doble que tras los atentados del 11-S a principios de siglo, tras la caída de Lehman y AIG en 2008; o más que en el crash de 1987 (tomando como referencia el IGBM, ya que el Ibex nació en 1992). Fue el peor día en la historia del mercado español, aunque apenas tardó un mes y medio en recuperarse. ¿Por qué la bolsa española cayó cuatro veces más que la británica?

Aquel viernes negro de hace dos años, el mercado reaccionó con pánico y ventas indiscriminadas al voto a favor del Brexit (salida de Reino Unido de la Unión Europea) en el referéndum celebrado el día anterior. Las encuestas oficiales se inclinaban hacia la permanencia, pero ocurrió lo impensable. Los británicos optaron el jueves 23 de junio por abrir la caja de las incertidumbres y los inversores votaron por vender sin piedad. La bolsa española resultó la peor parada de los principales en Europa, aunque solo tardó unas cuantas semanas en recuperarse.

El Ibex 35, el índice de referencia ibérico, se despeñó un 12,35% en una sola sesión, más de 1.000 puntos menos, hasta cerrar en los 7.787 puntos. Mientras el índice español salía trasquilado sin parangón, sus comparables europeos como el Dax alemán o el Cac francés apenas cedieron un 6%, mientras que el protagonista británico Ftse 100 bajó ‘sólo’ un 2,5% por la fuerte presencia de petroleras, gasistas y mineras en su composición, con negocios más dolarizados y menos sufridores por el menor valor de la libra frente a otras divisas.

¿Por qué los inversores se cebaron con España?

 

La ola vendedora de aquel día fue violenta con las multinacionales españolas por tres grandes motivos: su exposición al mercado británico, al sector financiero y por la celebración 48 horas después de las elecciones generales en España. La mezcla de los tres ingredientes fue explosiva: 

  • 1. Más de 30.000 millones en juego por la libra. El desplome súbito de la libra esterlina aquel 24-J puso contra las cuerdas las perspectiva de negocio de las grandes multinacionales españolas. IAG, el holding propietario de Iberia y British Airways, que obtiene un 34% de sus ingresos en divisa británica. Ese porcentaje bajaría al 29% en Ferrovial, gestor del aeropuerto de Heathrow en Londres; al 28% en Sabadell, 22% en Iberdrola, 13% en Telefónica o 10% en Santander.

  • 2. Riesgo bancario. Como en casi todos los crash de bolsa, los bancos suelen ocupar el papel de ‘canario en la mina’ y suelen caer a plomo ante el gas de la incertidumbre. El Ibex, como uno de los índices con mayor presencia de bancos, vivió lo peor aquel viernes. La banca registró caídas récord: Bankia (-20,8%), Santander (-19,9%), BBVA (-16,2%), Caixabank (-18,2%), Popular (-15,3%), Sabadell (-19,3%) y Bankinter (-9%). ¿Qué suponía el Brexit para un negocio tan interconectado como la banca? Toda una fuente de incertidumbres futuras.

 

  • 3. Riesgo político. Pero el tercer ingrediente que hizo que los inversores internacionales pusieran el grito en el cielo fue la celebración de elecciones en España en cuestión de horas. El domingo 26 de junio de 2016, los españoles debían elegir gobierno y las encuestas de aquel viernes apuntaban a un gran cambio político: el sorpasso de Podemos al PSOE y la posible caída del Gobierno del PP. Según los expertos, el miedo generado por el Brexit en Reino Unido y el increíble crash bursátil incentivaron un giro del voto hacia la estabilidad y contra el cambio. No solo el PSOE se mantuvo por delante de Podemos, sino que el PP creció en votos y logró apoyos suficientes para gobernar… Hasta hace un mes.

 

¿Qué hiciste aquel 24 de junio? ¿Hemos aprendido algo de aquello? La principal conclusión que puede establecerse de aquella jornada singular en los mercados es que el pánico y el miedo no son buenos consejeros para el inversor. El Ibex 35, por ejemplo, apenas tardó un mes y medio en recuperar los niveles previos al Brexit. La libra esterlina ya está por encima frente al euro respecto a aquellos días y el Brexit, pese a que se votó, todavía no se ha concretado. ¿Qué harás en el siguiente crash bursátil? ¿Vender? ¿Comprar? En Finect sabemos que volverás a leer este post imprescindible de @Kaloxa para momentos de pánico en los mercados.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?: