Si tienes hipoteca o acciones de una compañía con altos niveles de deuda como Telefónica puede que interese el último escenario que acaba de dibujar el Banco Central Europeo (BCE). La institución monetaria ha mantenido los tipos de interés en el 0% y el esquema de reducción de recompra de activos que planteó el pasado junio.

¿En qué te afecta?

Por ejemplo, algunos intereses como el coste de la deuda (rentabilidad) de empresas privadas o los préstamos interbancarios -de los que surge el índice euríbor- han comenzado a moverse al alza. En dos semanas, el BCE reducirá de 30.000 a 15.000 millones de euros mensuales su volumen de compra de deuda pública y bonos corporativos privados en la zona del euro.

Mario Draghi, presidente del BCE, ha ratificado que a partir de diciembre reducirán a cero esa cantidad y solo reinvertirán los rendimientos que obtengan de su cartera de 2,5 billones de euros en bonos. El banco central mantiene sus previsiones de inflación (1,7% en 2018 y 2019) y empeora una décima las de crecimiento (2% en 2018 y 1,8% en 2019).

¿Subirá el euríbor?

Una de las consecuencias de la retirada gradual de los estímulos monetarios es el despertar del euríbor, que mide el interés de los préstamos entre los grandes bancos y actúa de referencia para las hipotecas. Su promedio mensual a doce meses se encuentra ya en el nivel más alto desde el verano de 2017, aunque sigue en negativo (-0,16% a mitad de septiembre).

En este post puedes ponerte al día sobre cómo funciona y cuál ha sido la evolución histórica del índice y sus futuros pasos. El despertar del euríbor depende en gran medida de que el BCE suba los tipos de interés y Draghi ha situado ese movimiento pasado el verano de 2019. Sin embargo, las expectativas de que suban colocarán al euríbor en positivo en su plazo más largo (12 meses) en este 2018, según los expertos.

La deuda pública y corporativa

Otro de los efectos colaterales de las decisiones del Banco Central Europeo (BCE) ya está repercutiendo en los planes de algunas grandes empresas como, por ejemplo, Telefónica, una de las principales emisoras de deuda en España y cuyos bonos forman parte de la cartera del banco central. La operadora ha sido uno de los valores más castigados en bolsa este verano por la crisis de las divisas emergentes, pero también por la reducción de la ayuda del banco central. Los inversores preven un aumento de las rentabilidades de sus bonos y el consiguiente incremento del coste de emitirla para la empresa.

En dos semanas, el BCE reducirá a la mitad su volumen de compras de deuda y en tres meses y medio dejará de hacerlo, con lo que los grandes emisores de bonos tendrán alguna dificultad adicional para vender su deuda. Lo mismo ocurrirá con el Tesoro Público, que solo en este 2018 está acudiendo a los mercados para obtener más de 215.000 millones de euros.

¿Hipoteca a tipo fijo o a tipo variable?: