Pocos meses hay más propicios para pensar en las finanzas personales que enero. Después de las fiestas navideñas la cuenta corriente suele estar tiritando y un alivio al frenesí consumista siempre es bienvenido.

Existen dos fórmulas de poner en orden las cuentas para afrontar la temida cuesta de enero: ahorrar en los gastos del día a día o aprovechar la coyuntura para revisar los gastos fijos. Ambas son complementarias, pero la ventaja de la segunda es que necesitará de tu constante fuerza de voluntad para tener éxito. Y es más fácil revisar una factura que renunciar al café de las 12 o a unas cañas con los amigos.

Por eso mismo, para ahorrar en enero debes centrarte en los gastos fijos. Aprovecha el impulso de tus propósitos de año nuevo y el hecho de que muchas facturas anuales se giran a principios del ejercicio.

Estas son las facturas y gastos que puedes revisar a principios de año.

Tus seguros: seguro de hogar, de coche, de moto, de salud….

Los seguros son una enorme fuente de gasto que deberías revisar cada año. Ajustando bien el precio puedes ahorrar más de 50 euros el mes sólo con el seguro de coche y moto y el seguro de hogar.

Los seguros se renuevan de forma anual, aunque no en enero, sino en la fecha que los firmaste. Si firmaste en mayo, se renovará en esa fecha. Lo que ocurre es que esta renovación será automática salvo que avises por lo menos con un mes de antelación que quieres cambiar de seguro (dos meses en los casos del seguro de vida). Este es el motivo por el que muchas personas están atrapadas año tras año con la misma póliza.

Aprovecha enero para hacer una comparativa de precios en portales como Rastreator. Acierto, Motopoliza o Kelisto de todos tus seguros. En menos de 15 minutos habrás terminado y sabrás si estás pagando de más o qué opciones de ahorro tienes.

No te preocupes si te quedan meses para renovar, hay plataformas que te enviarán una nueva tarificación con tiempo suficiente cuando se acerque la fecha.

Ahorrar en energía en el hogar

Puedes apagar todos los aparatos en lugar de dejarlos en stand by o usar todos los trucos que te enseñaron en el cole y en casa (apagar las luces, cerrar las puertas para que no se escape el calor, aprovechar la luz del día, etc). Sin embargo, la mejor fórmula para ahorrar en electricidad es tener la potencia que necesitas y no una superior, y una tarifa adaptada a tu consumo.

Lo más complicado en estos casos es dar con esos datos. De nuevo, se pueden aprovechar comparadores de tarifas energéticas y servicios que te orientan sobre la tarifa y potencial que necesitas como Selectra, Comparadordelyz o Rastreator

.

Revisar los gastos en Telecomunicaciones

Los servicios de telecomunicaciones son un gasto importante hoy en día. Fijo, móvil, internet y televisión van de la mano. A esto hay que sumar los paquetes de canales adicionales (fútbol,series, televisión…) de la propia plataforma y los de otras externas que quieras contratar, como es el caso de Netflix.

Para ahorrar en esta área lo más importante es tener claro el uso que haces de cada aparato y si realmente estás aprovechando esos servicios adicionales que pagas. El mejor truco, según explican desde AdslZone es recurrir a las ofertas con paquetes integrados.

Además de Adslzone, Comparaiso o Kelisto pueden servirte para comparar tarifas y ayudarte a elegir.

Ahorrar en comida en la oficina

Otro gasto gasto fijo que puedes revisar a principios de año es el de la comida los días laborales. Si eres de los que salen fuera a comer, tienes un gasto fijo elevado que puedes recortar fácilmente cocinando en casa y comiendo de tupper. Incluso si eres de los que no quieren cocinas, hay servicios como Wetaca, Miplato.es o Thefactorycafe, que te llevarán la comida a la oficina y son más baratos que comer de menú (siempre dependerá del menú, claro).

Revisar cualquier servicio que no uses

En realidad deberías aprovechar la inercia ahorradora de enero para revisar todas tus facturas fijas, desde el gimnasio hasta las suscripciones a revistas, apps, organizaciones varias etc Dedícale 5 minutos para pensar el uso que has hecho de ellas y si te compensa o no mantenerlas.

Revisar las comisiones bancarias y de tus productos de inversión

No solemos tenerlas en cuenta pero están ahí como una pequeña hormiguita, sólo que en lugar de aportar, restan. ¿Sabes qué comisiones te está cobrando el banco por tu cuenta corriente? ¿Y por tu tarjeta de crédito? Averígualo y toma medidas, bien cambiando de banco o negociando. Te sorprendería saber lo abiertos que están los bancos a revisar los gastos que te cobran si se lo planteas de la forma adecuada.

No te olvides tampoco de las comisiones de tus fondos de inversión ni de tus planes de pensiones. En el caso de fondos, en esta píldora puedes averiguar cuánto te está costando tu fondo de inversión.

Para planes de pensiones te proponemos la siguiente herramienta.

¿Cuánto te cuesta tu plan de pensiones?:

¿Y si además de recortar gastos, generas ingresos?

Recortar gastos es sólo una cara de las finanzas personales. La otra tiene que ver con los ingresos. ¿Quieres dar el paso definitivo para tener una salud económica de hierro?

Además de ahorrar invierte. Si no lo haces estás perdiendo una oportunidad de oro para aprovechar el interés compuesto.

En esta píldora puede ver cuánto obtendrías por tus ahorros invirtiendo a largo plazo

Leer más:

Cómo tener 300.000 euros en 25 años

¿Cuánto dinero hace falta para invertir?

¿Cuánto dinero puedo tener si empiezo a invertir?