El Bitcoin y las criptomonedas están de moda. Te explicamos qué es esta moneda virtual, cómo funciona y dónde se puede comprar y vender.

[¿Tienes preguntas sobre bitcoins? Este es tu sitio]

Las monedas virtuales surgen como alternativa a las divisas fiat tradicionales y tienen en el bitcoin su máximo exponente. La criptomoneda se ha convertido en una de las mejores inversiones a largo plazo (llena de riesgos, eso sí). Alguien que hubiese invertido 1.000 euros en 2010 hoy sería millonario.

Qué es el bitcoin

El bitcoin es una moneda virtual independiente e intangible. Lo que diferencia a esta criptodivisa de una divisa al uso como pueden ser dólares o euros es que no pertenece a ningún Estado. En otras palabras, es una moneda descentralizada, ya que no hay ningún banco central, gobierno o institución financiera o empresa que actúe sobre ella.

En el caso del euro, el Banco Central puede intervenir para afectar el precio mediante emisiones masivas de dinero o a través de los tipos de interés. Esto no es posible con el bitcoin. Es más, sus creadores ya han fijado un límite para el número de bitcoins en circulación. Alcanzarán los 21 millones en 2030 y ya no habrá más.

El control del bitcoin recae en los propios usuarios. Son éstos quienes validan cualquier operación a través de intercambios Punto a Punto P2P, sin intervención estatal o de cualquier institución. De hecho, la propia estructura hace imposible manipular su valor. Para realizar cualquier cambio es necesario que toda la comunidad de usuarios lo apruebe.

Bitcoin características como divisa

El Bitcon es la primera moneda electrónica que logró implantarse con cierta solvencia, pero no la primera en aparecer. Lo que diferencia a bitcoin de otros intentos es su tecnología de cadena de bloques o blockchain  –más adelante te explicamos mejor en qué consiste-.

Agosto de 2008 marca el nacimiento de Bitcoin con el registro del dominio bitcoin.org.

Dos meses más tarde, en octubre, se publica el primer documento que explica el diseño de la moneda virtual y en enero de 2009 nace oficialmente la red bitcoin con la publicación del primer código abierto de un cliente. Es en ese momento cuando se mina el primer bloque de Bitcoins con 50 bitcoins de premio y se realiza el primer envío de esta moneda -más adelante te explicamos en qué consiste la minería de bitcoins-.

En octubre de 2009 se realiza la primera transacción en dólares con un precio de 1.309,03 BTC (Bitcoin) por un dólar.

Los primeros cambios de Bitcoins por dólares se realizan ya en 2010 a un precio de 1 BTC por 0,003 dólares. También en 2010 se crea Mt Gox, uno de los mayores bróker de bitcoin que después sería célebre por protagonizar la mayor estafa con esta moneda virtual.

En mayo de 2010 tiene lugar la primera compra en bitcoins. En concreto, se pagaron 10.000 BTC por dos pizzas. Podemos decir que se trata de las pizzas más caras de la historia. A la cotización actual, estamos hablando de 30 millones de dólares por dos pizzas.

En 2011 empiezan a surgir otras criptomonedas y el crecimiento de Bitcoin continúa hasta 2013, cuando recibe un nuevo empujón y su cotización alcanza los 3.000 dólares.

No es hasta 2015 cuando se empieza a legislar el bitcoin como método de pago –recordemos que esa es su principal función-. Ese año la UE exime de IVA las operaciones con esta moneda virtual, mientras avanza la tecnología que permite minar y conseguir bitcoins más rápido. Además, la eleva a rango de método de pago.

Pero el verdadero boom del Bitcoin no llega hasta 2017. Es a principios de año cuando supera los 2.000 dólares e incluso los 3.000 dólares por BTC. El motivo según los expertos es que el BTC estaría dejando de tener valor como medio de pago y empezaría a tenerlo como activo financiero, algo parecido a lo que ocurre al invertir en oro.

A lo largo de 2017 el valor de bitcoin ha llegado a superar los 20.000 euros, marcando un hito.

A esto se suma el hecho de que ya se hayan superado los 16 millones de unidades de bitcoin minadas, lo que nos acerca al umbral máximo de 21 millones de bitcoins que se crearán.

De hecho, su producción y valor se basa en la ley de la oferta y la demanda. Otro detalle interesante es que Bitcoin tiene un límite fijado de 21 millones de monedas, que se alcanzará en 2030.

Quien creó bitcoin

El creador del Bitcoin es Satoshi Nakamoto. Se trata de un seudónimo, por lo que no se sabe si se trata de una persona o de un conjunto de personas.

Satoshi Nakamoto es el nombre que figura como creador del protocolo bitcoin, quien mina el primer bloque de bitcoin y realiza la primera transacción a Hal Finney.

Este usuario hizo su última contribución pública al desarrollo de la moneda electrónica en 2010.

Hasta 2016 Gravin Andresen fue la figura más visible de bitcoin.

Quien controla la red bitcoin

Aunque Bitcoin tenga desarrolladores que actúen como cabeza de lanza, nadie controla la moneda virtual como nadie puede controlar el desarrollo del email en el sentido de que no tiene un único propietario.

Los programadores pueden mejorar el software de Bitcoin, pero no pueden imponer un cambio en el protocolo. Este debe seguir unas mismas reglas para todos y éstas se crean en consenso entre todos los usuarios con sus decisiones sobre qué plataformas eligen para operar, por ejemplo.

De hecho, cuando surgen discrepancias sobre bitcoin se solucionan entre toda la comunidad. Por ahora sólo ha existido una ocasión en la que no se llegó a consenso y se saldó con la creación del Bitcoin Cash, un nuevo fork en lengaje técnico. Para el público de a pie sería una nueva versión separada de la criptomoneda base con la que comparte una misma historia de bloques hasta la separación.

A partir de ahí, el ‘control’ de las transacciones se realiza a través de los propios usuarios, que son los que validan los bloques de la cadena y la seguridad de la transacción. Dado que esta cadena no se puede alterar porque está presente en miles de ordenadores de todo el mundo y que todos deben aprobar cada cambio el control real el de los usuarios de bitcoin.

Cómo funciona el bitcoin

Para el usuario final Bitcoin es un medio de pago más, como lo puede ser el euro y un activo en el que invertir, como lo puede ser una acción o el petróleo. Sin embargo, detrás existe toda una tecnología que es la que permite que el sistema sea fiable. Se trata de la tecnología de blockchain o cadena de bloques que, entre otras cosas previene el doble gasto de la moneda, es decir, que alguien pueda gastar de nuevo un mismo bitcoin.

De forma muy resumida, la red de Bitcoin es un sistema de contabilidad pública de la que cada usuario guarda una copia. Cada vez que alguien realiza una transacción esta queda almacenada en los ordenadores de los usuarios, de manera que se evita lo se conoce como el doble gasto.

El siguiente vídeo resume cómo funciona el bitcoin, sus fortalezas y debilidades:

Y para quienes quieran ir más allá sobre el funcionamiento de Bitcoin como criptomoneda, aquí os dejamos también una versión algo más técnica:

Qué es el blockchain

Qué es el bitcoin

El block chain es la tecnología que está detrás del bitcoin y que actúa al mismo tiempo como base de datos y copia de seguridad del sistema. Como acabamos de ver, en un sistema financiero tradicional, se confía cualquier transacción a una tercera persona (banco, tarjeta de crédito…), que es la que da la validez al proceso. Con la tecnología de bloques, los propios usuarios son quienes lo hacen.

El blockchain es como un gran libro de acontecimientos digitales (transacciones en el caso de Bitcoin) compartido y distribuido entre muchas personas. Sólo puede actualizarse a partir del consenso de la mayoría de usuarios y, una vez se actualiza, la información no puede ser borrada.

En este sentido, cada cadena de bloque que se añade contiene información verificable de todas las transacciones que se han realizado en la historia de bitcoin.

Es bitcoin seguro

El bitcoin como medio de pago es totalmente seguro, ya que para realizar cualquier transacción necesita la autorización de la mayoría de usuarios.

La seguridad del bitcoin se basa también en que para poder acceder a tus bitcoins, necesitarás aportar tu clave privada. Sin esa clave, nadie podrá acceder a tus bitcoins. En el apartado de los monederos te explicamos más en detalle en qué consiste esta clave privada y la diferencia con la dirección pública, es algo así como tu usuario de bitcoins y que servirá para que puedan enviarte y tú puedas enviar monedas.

Cómo conseguir en bitcoins

¿Qué hay que hacer para conseguir un bitcoin? Básicamente existen tres formas de hacerse con una de estas criptomonedas: minar bitcoins, comprar bitcoins a través de una plataforma y vender algo y que te paguen en bitcoins.

De las tres fórmulas para conseguir bitcoins, las dos primeras son las más utilizadas salvo que tengas una tienda online y, además, aceptes el pago con moneda virtual.

Minar Bitcoins

La minería es la forma primigénea de lograr bitcoins. El trabajo de minería pasa por utilizar potentes equipos informáticos para resolver problemas matemáticos, al tiempo que actúan como guardianes de la seguridad de la moneda.

Para que lo entiendas mejor, hay que recordar que el bitcoin es un código encriptado asociado a una dirección de bitcoins que se guarda en un monedero de bitcoin que sí pertenece a una persona física. Estos bitcoins pueden enviarse a otras personas, usarse para pagar, cambiar por otra criptodivisa o cobrar. Cualquier transacción no será válida haalguna cosilla adicionalsta que apruebe la red P2P de Bitcoin, que la componen otros usuarios y mineros.

Cada transacción se agrupa en un bloque que debe sellarse. Este proceso requiere de complejos cálculos matemáticos y, por lo tanto, necesita mucha potencia informática para llevarse a cabo. Ahí es donde entran los mineros. Como recompensa por prestar sus equipos para esta tarea, la red de Bitcoin libera bloques con nuevos bitcoin por los que compiten los mineros.

Cómo minar bitcoins

Para minar bitcoins por tu cuenta necesitas un potente equipo especializado en esta tarea. El motivo es que con el aumento de competencia, los equipos domésticos no cuentan con suficiente potencia como para que la tarea sea rentable.

Hoy en día los mejores equipos están especializados e incorporan circuitos ASIC. Su precio va desde los 1.300 euros hasta los más de 2.000. Entre las casas que los fabrican figuran la china Canaan, Bitmain, BitFury o Spondoolies Tech.

En este equipo habrá que montar un hardware específico para minar bitcoins que muchas veces venden los mismos fabricantes. Es decir, el programa que se encargará de minar efectivamente.

En los últimos meses ha cuajado una fórmula alternativa de minar bitcoins sin necesidad de tener ordenador propio. Se trata de la minería en la nube, con la que se alquila un contrato de minería con cierta potencia de minado (capacidad para resolver esos algoritmos de los que hablábamos). En lugar de tener los equipos en casa o en una nave, pagas a una empresa especializada, que es la que hace el trabajo y después comparte las ganancias contigo. Eso sí, ten en cuenta que la mayoría se reservará el derecho de quedarse con todo lo obtenido si entiende que el precio del bitcoin en ese momento no cubre sus gastos o no le deja sufiiente margen.

Cuánto se tarda en minar un bitcoin

El tiempo que se tarda en minar un bitcoin dependerá principalmente de la potencia de procesamiento o potencia de minado. Cuanto mayor sea, menos tiempo tardarás. Hoy en día las máquinas ya incluyen estadísticas aproximadas del tiempo que puede llevar y las posibilidades de éxitos.

Lo que hay que tener en cuenta es que conforme más personas se dediquen a la minería y más competencia haya, más difícil será minar y más potencia será necesaria. Del mismo modo, cada vez quedan menos bitcoin (recuerda que se emitirán un máximo de 21 millones) y que por eso la red hace que cada vez sea más difícil minarlos.

Cuánto se gana minando bitcoins

Esta es la pregunta del millón. ¿Es rentable minar bitcoin? ¿Realmente se puede vivir de ello y hacer una fortuna? Como acabas de ver, ganar dinero minando no es tan sencillo. Hay varios factores que influyen, empezando por la potencia de procesado que tengas. Si quieres los números completos, en este artículo de Xataca te los dan.

Si lo prefieres, hay calculadoras del beneficio de minado en función de tu potencia. Aquí puedes ver una.

En cualquier caso, la rentabilidad de minar bitcoins está directamente relacionada con el precio del bitcoin. En otras palabras, cuanto más cara esté la moneda, mayor será la rentabilidad y viceversa. En este sentido, si la dificultad para minar sigue en aumento porque cada vez más personas entran en el negocio y lo hacen con equipos más potentes (lo que se llama potencial de minado). El resultado es que cada vez hay que invertir más recursos para ganar dinero minando bitcoins.

Minero y empresario

Una cuestión aparte es que para poder minar bitcoins con todas las de la ley deberás darte de alta en el IAE en el epígrafe 831.0 de la sección 1 como explican en este artículo.

Además, si ganas más de 9.600 euros (el Salario Mínimo Interprofesional) también tendrás que hacerte autónomo y pagar la correspondiente cuota de autónomo.

Si te lanzas, repasa el artículo sobre cómo proteger tu patrimonio como autónomo.

Cómo invertir en bitcoins

Otra fórmula para conseguir bitcoins es invertir en monedas virtuales. En otras palabras especular con la criptodivisa como lo haríamos con el oro, el petróleo o una acción cualquiera.

Cómo comprar bitcoins

Para comprar bitcoins basta con acudir a una de las plataformas de trading de bitcoins. A quienes ya inviertan en bolsa su funcionamiento les resultará similar, aunque algo diferente al de un bróker al uso.

Estas plataformas se denominan monederos de bitcoins y es donde se almacenan las monedas virtuales. Existen diferentes tipos de carteras de bitcoins en función de cuestiones como la seguridad y la usabilidad.

Los primeros son monederos de bitcoin para PC, que puedes descargar como un programa para tu ordenador. Los segundos son los monederos online de monedas virtuales, que pueden ser para móviles o para ordenadores, es indiferente. Los segundos son los más seguros y son los monederos de hardware. En otras palabras, un aparato físico que almacenará los códigos virtuales de tus criptomonedas.

Como usuario puedes usar uno o varios monederos virtuales que contarán con sus contraseñas de respaldo y su sistema de encriptación. En este sentido es habitual que los monederos online pidan doble confirmación de claves vía SMS.

Qué monedero de bitcoin elegir

El mercado de las carteras de bitcoins es amplio. El Bitcoin Wallet que escojas dependerá del uso que quieras hacer y la cantidad de bitcoins que tengas asociados a tu dirección de usuario. Los monederos virtuales son adecuados para cantidades pequeñas porque son mucho más rápidos a la hora de operar. Por el contrario, no son tan recomendables para almacenar grandes cantidades. Eso sí, al operar con estos monederos es imprescindible guardar la clave privada que nos darán, ya que será la que nos permitirá después recuperar los bitcoins.

Como norma general, cuanto mayor sea el número de bitcoins en tu haber, más recomendable será un monedero físico y no constantemente conectado a la red. El peligro en este punto es qué puede pasar si se rompe el dispositivo. De nuevo, la solución pasa por apuntar en papel y tener localizada la clave privada o dirección privada de la cuenta.

Al elegir monedero de criptodivisa hay una diferencia entre los que son monederos al uso, con su clave pública y privada, y las plataformas de bitcoin, donde al final es la web la que custodia el dinero y no tú con tus propias claves.

Entre los monederos más conocidos figura Coinbase, muy fácil de usar e intuitivo, pero que también cargará importantes comisiones cada vez que compres, vendas o traspases bitcoins. Además, al tratarse de una plataforma o exchanger, la seguridad de tus bitcoins dependerá de su cifrado y no de lo que tú hagas. Es decir, estarás incluyendo a una tercera parte que es la que tendrá todos los datos de tus bitcoins.

En el lado contrario Kraken es más lento en la ejecución de las órdenes y los ingresos, que deberán llevarse a cabo mediante transferencia para grandes cantidades, pero cuenta con menores comisiones. Si has invertido en bolsa, no es muy diferente de elegir un bróker de bolsa o un supermercado de fondos.

En este enlace puedes ver una comparativa de los principales monederos de bitcoin y sus características.

Cómo operar con bitcoins

Una vez elijas tu cartera de bitcoin la operativa es muy similar a la de una compra y venta de acciones. La diferencia es que, dependiendo del método de pago, la orden tardará más o menos en ejecutarse.

Pero al igual que con un bróker al uso, podrás

Alternativas al Bitcoin: ethereum y otras criptomonedas

Los bitcoins no son la única criptodivisa del mercado, aunque sí la más importante. Hay otras monedas virtuales que compiten con ella, cada una con su propia filosofía como divisa. A modo de ejemplo, si la cifra de bitcoins es finita (21 millones), en ethereum no hay límite anunciado.

El mencionado ehthereum es hoy en día una de las grandes alternativas al bitcoin, especialmente para los mineros, pero no la única de las denominadas Altcoins. Estas monedas surgen gracias a que el código de bitcoin es abierto.

Cómo comprar altcoins

Los altcoins se pueden comprar de la misma forma que el bitcoin, a través de brokers y los llamados exchangers. Plataformas como Coinbases, BitPanda y similares te permitirán hacerte con estas criptomonedas alternativas a bitcoin.

Sin embargo, lo más habitual suele ser comprar bitcoins y después transformarlos en una de las criptodivisas alternativas. En este sentido, el Bitcoin actúa como puerta de entrada a todo el mercado de monedas virtuales y sirve como respaldo para las transacciones.

En la actualidad hay más de 300 monedas virtuales. Estas son las más importantes por volumen y potencial.

Litecoin

El litecoin es una de las primera altcoins con nombre propio. Surgió en 2011 con un límite de 84 millones de monedas.

Su creador fue el ex ingeniero de Google Charles Lee, que buscaba mejorar al Bitcoin y lo hizo en términos de tiempo de generación de bloques para grandes transacciones. Para ello utiliza un algoritmo de minado diferente y que no está al alcance de un ordenador al uso.

Su capitalización a septiembre de 2017 es de 4.000 millones de dólares.

Ethereum

Es una de las que más ha crecido y ya hay quienes la sitúan por encima del bitcoin como potencial medio de pago y divisa electrónica.

Se trata de una plataforma en la que cualquier desarrollador puede crear Smart contracts, una aplicación de nueva generación cuyo uso va más allá del ámbito financiero. Es decir, traslada el block chain a otras áreas.

Las monedas de la red ethereum se denominan ether. Las transacciones de esta red son más rápidas, de apenas 15 segundos y por las técnicas de encriptación que usa, se pueden minar ether con un ordenador normal. Además, a diferencia del bitcoin, la recompensa por minar no desciende cada año.

Dash o Darkcoin

Lo que caracteriza al dash, inicialmente denominado Darkcoin, es el anonimato en las transacciones. Es una altcoin opaca que elimina, dentro de sus posibilidades, el origen de las transacciones.

Ripple Coin

Es la moneda virtual de la banca, por lo que en cierto sentido lucha contra el concepto que subyace en el bitcoin. En realidad, el Ripple Coin es el campo de pruebas de Banco Santander UK en tecnología blockchain en alianza con la start up Ripple.

Lo que la diferencia de otras criptodivisas es que su uso está limitado, por ahora, a los clientes de Banco Santander.

Monero

Monero utiliza un protocolo diferente a Bitcoin, lo que limita sus funciones. En 2016 proliferó al amparo de la internet oscura, ya que los detalles de las transacciones con esta moneda no son públicos.

Además de estas hay otras más como Dogecoin, cuyo valor está muy por debajo de otras criptomendas y que se ha venido usando como medio de pago por trabajos en la red. En este enlace puedes ver las más atractivas: En qué criptomonedas invertir en 2018

Alternativas al Bitcoin: ethereum y otras criptomonedas

Los bitcoins no son la única criptodivisa del mercado, aunque sí la más importante. Hay otras monedas virtuales que compiten con ella, cada una con su propia filosofía como divisa. A modo de ejemplo, si la cifra de bitcoins es finita (21 millones), en ethereum no hay límite anunciado.

El mencionado ehthereum es hoy en día una de las grandes alternativas al bitcoin, especialmente para los mineros, pero no la única de las denominadas Altcoins. Estas monedas surgen gracias a que el código de bitcoin es abierto.

Cómo comprar altcoins

Los altcoins se pueden comprar de la misma forma que el bitcoin, a través de brokers y los llamados exchangers. Plataformas como Coinbases, BitPanda y similares te permitirán hacerte con estas criptomonedas alternativas a bitcoin.

Sin embargo, lo más habitual suele ser comprar bitcoins y después transformarlos en una de las criptodivisas alternativas. En este sentido, el Bitcoin actúa como puerta de entrada a todo el mercado de monedas virtuales y sirve como respaldo para las transacciones.

En la actualidad hay más de 300 monedas virtuales. Estas son las más importantes por volumen y potencial.

Litecoin

El litecoin es una de las primera altcoins con nombre propio. Surgió en 2011 con un límite de 84 millones de monedas.

Su creador fue el ex ingeniero de Google Charles Lee, que buscaba mejorar al Bitcoin y lo hizo en términos de tiempo de generación de bloques para grandes transacciones. Para ello utiliza un algoritmo de minado diferente y que no está al alcance de un ordenador al uso.

Su capitalización a septiembre de 2017 es de 4.000 millones de dólares.

Ethereum

Es una de las que más ha crecido y ya hay quienes la sitúan por encima del bitcoin como potencial medio de pago y divisa electrónica.

Se trata de una plataforma en la que cualquier desarrollador puede crear Smart contracts, una aplicación de nueva generación cuyo uso va más allá del ámbito financiero. Es decir, traslada el block chain a otras áreas.

Las monedas de la red ethereum se denominan ether. Las transacciones de esta red son más rápidas, de apenas 15 segundos y por las técnicas de encriptación que usa, se pueden minar ether con un ordenador normal. Además, a diferencia del bitcoin, la recompensa por minar no desciende cada año.

Dash o Darkcoin

Lo que caracteriza al dash, inicialmente denominado Darkcoin, es el anonimato en las transacciones. Es una altcoin opaca que elimina, dentro de sus posibilidades, el origen de las transacciones.

Ripple Coin

Es la moneda virtual de la banca, por lo que en cierto sentido lucha contra el concepto que subyace en el bitcoin. En realidad, el Ripple Coin es el campo de pruebas de Banco Santander UK en tecnología blockchain en alianza con la start up Ripple.

Lo que la diferencia de otras criptodivisas es que su uso está limitado, por ahora, a los clientes de Banco Santander.

Monero

Monero utiliza un protocolo diferente a Bitcoin, lo que limita sus funciones. En 2016 proliferó al amparo de la internet oscura, ya que los detalles de las transacciones con esta moneda no son públicos.

Además de estas hay otras más como Dogecoin, cuyo valor está muy por debajo de otras criptomendas y que se ha venido usando como medio de pago por trabajos en la red. En este enlace puedes ver las más atractivas: En qué criptomonedas invertir en 2018

entrar en tu cartera y ver la evolución del bitcoin y su traducción a euros. Lo que sí cambia es que no hay por qué comprar 1 bitcoin entero, simplemente elegir la cantidad a invertir. Eso se traducirá en una porción de bitcoin.

 

En el caso de estas plataformas de trading de bitcoins, las transacciones están controladas por una tercera parte, que es la plataforma. Es decir, la seguridad depende de ellas y son ellas quienes tienen las claves privadas de los bitcoins.

Bitcoin hoy

Para seguir la cotización del bitcoin bastará con conectarte a tu monedero virtual. Allí podrás seguir la evolución de la moneda virtual y ver cómo fluctúa. De hecho, deberías fijarte en el precio marcado por tu plataforma, ya que la cotización de la moneda virtual varía dependiendo del monedero que uses.

Si no te importa que el dato no sea 100% exacto, puedes usar plataformas como Coinbase o Coingecko. Incluso medios especializados como El Economista te darán este dato.

En este sentido, hay una cosa que debes tener clara al invertir en bitcoin: es un activo muy volátil. Es normal ver grandes oscilaciones en el precio del bitcoin dentro de un mismo día.

En este punto es fácil que hayas leído noticias sobre la rentabilidad del bitcoin y cómo una persona que hubiese invertido 1.000 euros en 2009 hoy tendría más de 2,5 millones de euros. El dato es real, pero para ponerlo en contexto, sólo recuerda cuánto costaron las dos primeras pizzas compradas con la moneda virtual. Invertir en bitcoin en ese momento era hacerlo en una promesa. Tanto es así que sólo hay que pensar en otras criptomonedas de la época como Dogecoin, cuya evolución ha sido dispar.

Ventajas y riesgos de invertir en Bitcoin

Los beneficios de invertie en criptomonedas son evidentens. El primero es la enorme rentabilidad que puedes obtener, siempre que apostases o apuestes en el momento adecuado. Como con cualquier otro activo, y más tras convertirse en tendencia, el timing de la inversión en bitcoin es crítico.

A partir de ahí todo es cuestión de que creas o no en su futuro como alternativa a las monedas tradicionales o divisas fiat. Si eres de lo que confía en que este tipo de sistema y el blockchain en general terminará teniendo un hueco, la inversión a largo plazo será interesante.

Que especular con el bitcoin sea interesante no quiere decir que no esté exento de riesgos. El más importante es que el bitcoin es muy volátil. De hecho, es extremadamente volátil. Su precio puede sufrir variaciones de más de un 10% en una misma sesión, por lo que especular con las reglas clásicas puede resultar complicado.

A esto se añade que no hay ningún activo tangible que sustente el valor de la criptomoneda. De hecho, chay quienes aseguran que vale cero y que hacia ese valor tenderá el precio, como por ejemplo Josep Prats en este artículo.

Impuestos sobre bitcoins

La inversión en bitcoins no está exenta del pago de impuestos. De hecho, habrá que tributar por ellos en la declaración de la renta y en el Impuesto sobre el Patrimonio –aquí puedes ver si estás obligado a presentarlo-.

El bitcoin en la renta

Si has comprado y vendido bitcoins en 2017 deberás incluirlos en la renta 2017 como una ganancia o pérdida patrimonial. La fiscalidad de los bitcoins en el IRPF es muy similar a la de las acciones o a lo que ocurre cuando reembolsas un fondo de inversión.

Para que lo entiendas mejor, al hacer la renta deberás incluir en el apartado de ganancias y pérdidas patrimoniales el resultado de la operación. Para ello deberás restar el precio de compra al precio de venta. Si es positivo, será una ganancia. En caso contrario se tratará de una pérdida. Esa cifra se integrará con el resto de ganancias o pérdidas patrimoniales para tributar bajo los tipos del ahorro, que para el IRPF 2017 son los siguientes:

  • Ganancias inferiores a 6.000 euros – 19%
  • Ganancias entre 6.000,01 euros y 50.000 euros – 21%
  • Ganancias superiores a 50.000 euros – 23%

En este artículo puedes ver las casillas de la renta en las que incluir los bitcoins.

Los Bitcoins en el Impuesto sobre el Patrimonio

Mientras tengas los bitcoins en tu Bitcoin Wallet no tendrás que tributar por ellos en la renta, pero sí en el Impuesto sobre el Patrimonio. Al igual que ocurre con las acciones, fondos de inversión y demás ahorros, el dinero que tengas se sumará a efectos de calcular este tributo y determinar si estás sujeto o no a presentarlo.

Comprar bitcoin físicos

¿Se puede comprar una moneda de bitcoin real? Por muy paradójico que parezca, hay muchas personas interesadas en hacerse con bitcoin físicos y como siempre que hay demanda, termina apareciendo oferta.

Existen básicamente dos fórmulas de hacerse con un bitcoin real. La primera es comprar una moneda de bitcoin de coleccionista. En el mercado se pueden encontrar multitud de réplicas e interpretaciones de la criptomoneda, ninguna de ellas oficial. En este punto se trata más de un mundo de coleccionistas que de inversiones en criptodivisas. Si quieres ver algunos ejemplos de monedas físicas de bitcoin aquí puedes hacerlo en ebay.

La segunda fórmula es comprar un monedero físico de bitcoin con forma de moneda. Estos monederos suelen incluir, además, alguna cantidad de bitcoins. Es el caso de Cascaius (sus monedas ya no incluyen bitcoins, aunque pueden comprarse el soporte físico igualmente) o de Kialara, que además aporta el valor añadido de su diseño.

Kilara comprar Bitcoin moneda física

En esta misma línea Satori incluye un código QR que transferirá el número de bitcoins que contenga la moneda a tu monedero virtual.

Alternativas al Bitcoin: ethereum y otras criptomonedas

Los bitcoins no son la única criptodivisa del mercado, aunque sí la más importante. Hay otras monedas virtuales que compiten con ella, cada una con su propia filosofía como divisa. A modo de ejemplo, si la cifra de bitcoins es finita (21 millones), en ethereum no hay límite anunciado.

El mencionado ehthereum es hoy en día una de las grandes alternativas al bitcoin, especialmente para los mineros, pero no la única de las denominadas Altcoins. Estas monedas surgen gracias a que el código de bitcoin es abierto.

Cómo comprar altcoins

Los altcoins se pueden comprar de la misma forma que el bitcoin, a través de brokers y los llamados exchangers. Plataformas como Coinbases, BitPanda y similares te permitirán hacerte con estas criptomonedas alternativas a bitcoin.

Sin embargo, lo más habitual suele ser comprar bitcoins y después transformarlos en una de las criptodivisas alternativas. En este sentido, el Bitcoin actúa como puerta de entrada a todo el mercado de monedas virtuales y sirve como respaldo para las transacciones.

En la actualidad hay más de 300 monedas virtuales. Estas son las más importantes por volumen y potencial.

Litecoin

El litecoin es una de las primera altcoins con nombre propio. Surgió en 2011 con un límite de 84 millones de monedas.

Su creador fue el ex ingeniero de Google Charles Lee, que buscaba mejorar al Bitcoin y lo hizo en términos de tiempo de generación de bloques para grandes transacciones. Para ello utiliza un algoritmo de minado diferente y que no está al alcance de un ordenador al uso.

Su capitalización a septiembre de 2017 es de 4.000 millones de dólares.

Ethereum

Es una de las que más ha crecido y ya hay quienes la sitúan por encima del bitcoin como potencial medio de pago y divisa electrónica.

Se trata de una plataforma en la que cualquier desarrollador puede crear Smart contracts, una aplicación de nueva generación cuyo uso va más allá del ámbito financiero. Es decir, traslada el block chain a otras áreas.

Las monedas de la red ethereum se denominan ether. Las transacciones de esta red son más rápidas, de apenas 15 segundos y por las técnicas de encriptación que usa, se pueden minar ether con un ordenador normal. Además, a diferencia del bitcoin, la recompensa por minar no desciende cada año.

Dash o Darkcoin

Lo que caracteriza al dash, inicialmente denominado Darkcoin, es el anonimato en las transacciones. Es una altcoin opaca que elimina, dentro de sus posibilidades, el origen de las transacciones.

Ripple Coin

Es la moneda virtual de la banca, por lo que en cierto sentido lucha contra el concepto que subyace en el bitcoin. En realidad, el Ripple Coin es el campo de pruebas de Banco Santander UK en tecnología blockchain en alianza con la start up Ripple.

Lo que la diferencia de otras criptodivisas es que su uso está limitado, por ahora, a los clientes de Banco Santander.

Monero

Monero utiliza un protocolo diferente a Bitcoin, lo que limita sus funciones. En 2016 proliferó al amparo de la internet oscura, ya que los detalles de las transacciones con esta moneda no son públicos.

Además de estas hay otras más como Dogecoin, cuyo valor está muy por debajo de otras criptomendas y que se ha venido usando como medio de pago por trabajos en la red. En este enlace puedes ver las más atractivas: En qué criptomonedas invertir en 2018