"¡Muy cortas!". Sí, es una frase que has repetido estos días hasta la saciedad cuando te han preguntado qué tal tus vacaciones. Hayas estado una semana, dos semanas, un mes o lo que sea, es un hecho: la vuelta a la rutina es complicada y los viajes siempre se nos hacen cortos. ¿Y si empiezas a pensar ya en las vacaciones de 2019 para animarte?

Aunque parezca demasiado pronto, cuanto antes empieces a planificar, menos te costará hacerlo el año que viene, tanto en términos de tiempo como de dinero. Aquí te dejamos unos consejos para empezar a pensar ya en tus vacaciones del año que viene.

Elige destino, echa cuentas

Lo primero es lo primero. Elige tu próximo objetivo y haz unas cuentas básicas: lo que te costaría el billete de avión, los hoteles, comida, el coche de alquiler... Ahora que tienes frescos los gastos de tus últimas vacaciones, aprovecha eso para hacer números más realistas. Ya sabes que casi siempre gastas más de lo que tienes previsto, por lo que lo suyo es tirar por lo alto.

Con ese presupuesto inicial, ya sabes lo que te vas a gastar. Ya estás dispuesto para el siguiente paso.

Empieza YA a ahorrar para tus vacaciones de 2019

¿Siempre te pasa lo mismo y empiezas a ahorrar para tus vacaciones muy tarde? Sabes que esto no suele acabar bien: o te quedas corto y haces un viaje más "modesto" o te endeudas para no renunciar a tu viaje soñado, incluso a tipos de interés desorbitados que luego son un problema.

Ahora que ya sabes cuánto te va a costar nuestro próximo viaje para el verano 2019, te toca planificarte un poco, dividir ese coste entre los meses que faltan y empezar a ahorrar. Si lo inviertes y bien, el interés compuesto trabajará por ti y hará crecer tu dinero. ¡Es un win-win!

Ahorro periódico y AUTOMÁTICO

No hay excusa: cada vez más entidades permiten la creación de "huchas digitales", personalizables según objetivos. Es muy sencillo darle la orden a tu banco para que realice una aportación fija mensual de manera automática a principios de mes destinada a financiar nuestras vacaciones de 2019.

También ya hay servicios "recién nacidos" para ahorrar sin apenas darte cuenta, redondeando al alza cada compra que haces y metiendo ese dinerillo a una hucha digital. Un ejemplo son Revolut, Coinscrap, etc. Parece una nimiedad, pero poco a poco ahorras sin darte cuenta gracias a este tipo de aplicaciones.

¿Y si reservas ya? ¡Con cancelación, claro!

Vale, ya sabes dónde vas a ir y cómo vas a ahorrar para llegar a ello. Si tan clarito lo tienes... ¡Aprovecha para reservar cuando puedas! Como ya sabes, los precios van subiendo conforme se aproxima la fecha del viaje.

En el tema hoteles no hará falta que pagues hasta los días previos en la mayoría de casos, pero los vuelos hay que pagarlos nada más comprar, algo que echa para atrás a muchos en su empeño por planificar las vacaciones con tiempo.

En este caso, es recomendable contratar un seguro de viaje, por si al final no puedes viajar (¡oooh!) a tu destino soñado. Pero ¡ojo! No hay que tirar el dinero: a veces las cláusulas de cancelación son demasiado estrictas y no te compensa.  ¡O quizás estás cubierto por el seguro de la tarjeta de crédito y no lo sabes! En muchas ocasiones incluso tu tarjeta de crédito tiene mejores condiciones que el seguro que te quiere "colocar" la web donde reservas el viaje.

¡Invierte! Te costarán menos tus vacaciones 

Si falta más tiempo para comenzar tu viaje, más sentido tiene invertir esos ahorros vacacionales para que generen intereses.  Eso sí, valora el riesgo que quieres correr: si no te importa ir de "mochilero", puedes tomar un poco más de riesgo a la hora de invertir. Si no quieres jugártela o bien queda poco tiempo para el viaje, mejor inversiones conservadoras.

Haz tus propios cálculos con nuestra herramienta para saber cuándo tener las vacaciones de tus sueños

 

¿Cuándo podré tener las vacaciones de mis sueños?: