Un 33% de los españoles no ahorra nada cada mes y un 34,8% no llega a los 200 euros según un estudio de Rastreator. El principal argumento para no ahorrar es que su salario es demasiado bajo. De ahí surge precisamente la pregunta clave: ¿Se puede ahorrar como mileurista?

Para empezar, apunta esta cifra: 16.490 euros. Ese es el salario más repetido en España, lo que arroja un sueldo mensual de 1.135 euros en 12 pagas para una persona soltera sin hijos a cargo una vez descontada Seguridad Social y retenciones de IRPF. Poco más que mileurista y uno de los impedimentos para ahorrar. ¿Se puede ahorrar así? La respuesta es afirmativa, aunque depende de los gastos y de la ciudad en la que vivas.

Seguro que la mayoría tenéis vuestras cuentas bien atadas y ya estáis consiguiendo ahorrar e incluso invertir ese ahorro. Por eso os agradeceré que me ayudéis con ejemplos en los comentarios.

Desglose de gasto

Para saber si hay capacidad de ahorro nada como mirar el gasto y, sobre todo, los gastos fijos. Según los datos de EnAlquiler, el precio medio de un arrendamiento en España es de 817 euros, aunque varía mucho en cada región. Para un salario de 1.135 euros el alquiler no debería sobre pasar los 397 euros (400 euros para redondear). En algunas ciudades con eso será suficiente, pero en otras como Madrid te tocará ser imaginativo.

De los 1.135 euros ya nos quedan solo 735 para pasar el mes, a lo habrá que restar 75 euros de transporte (una media entre los abonos y lo que se puede gastar en gasolina) y otros 100 en concepto de energía entre electricidad y gas. Dentro de los gastos fijos también hay que sumar alimentación, en torno a 200 euros al mes y teléfono e internet, que pueden ser en torno a 60 euros sin incluir la televisión. Tras estos primeros gastos, ya sólo quedarían 300 euros en la cuenta.

Entre el resto de gastos fijos sólo faltaría incluir el seguro de coche, cuyo precio medio es de 635 euros al año o 100 euros al mes, para rendondear. En total, quedan esos 200 euros que la mayoría usará para sus gastos de ocio, como es lógico y el resultado es que a final de mes no quedará nada o muy poco para el ahorro.

La clave para ahorrar

La forma de cambiar las tornas es lo que se conoce como pagarte a ti mismo el primero o preahorro. De forma muy resumida, en lugar de ahorrar a final de mes, hacerlo al principio. El ahorro deja de ser un producto de tu ecuación mensual y pasa a convertirse en uno de los factores.

Para aplicar este sistema sólo necesitas determinar cuánto quieres ahorrar y sepáralo de tu cuenta del día a día a principio de mes. Como no tienes el dinero a mano, no sentirás tentaciones de usarlo y no lo echarás de menos ni la mitad de lo que piensas.

Pon en marcha este método y verás cómo tu cuenta de ahorro sube. A partir de ahí el siguiente paso lógico te llevará a la necesidad de obtener una rentabilidad por tus ahorros. En el grupo de Aprender de Inversiones puedes encontrar artículos que te ayudarán con estos primeros pasos.

En esta píldora puedes averiguar tu perfil de inversor para saber el riesgo que tu corazón está dispuesto a asumir.