Atrás ha quedado el rugir de las trompetas y los altos estandartes. Ahora, las guerras se libran en un campo de batalla más mediático: Twitter. Y es que al presidente de los Estados Unidos le encanta esta red social para hacer muestra de poder y, sobre todo, para poner nerviosas a las bolsas. 

La última contienda tiene que ver con los aranceles y las negociaciones comerciales entre EEUU y el resto de potencias. En este artículo voy a hacer un repaso cronológico de los últimos acontecimientos para que tengas el esquema de qué está pasando. Esto te interesa porque quizá tus vaqueros Levi´s podrían subir de precio. 

Jueves 1 de marzo: la mecha del conflicto

Todo se remonta a la semana pasada, cuando Trump, haciendo alusión al déficit comercial de Estados Unidos, anunció la subida de aranceles del acero (25%) y del aluminio (10%).

Las reacciones no se hicieron esperar: en España, la principal acerera del Ibex 35 (Arcelor Mittal) cayó más de un 4%. Otros de los grandes afectados serían las industrias asiáticas y brasileñas.

Viernes 2 de marzo: Europa contraataca

El Viejo Continente no va a quedarse de brazos cruzados y está dispuesto a responder a las presiones del presidente norteamericano. Así lo reflejó el pasado viernes el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que afirmó que los países miembros se defenderán de los nuevos aranceles impuestos por la Casa Blanca. 

De hecho, la Unión Europea está considerando aplicar aranceles del 25% a determinados productos importados de EEUU por valor de 2.800 millones de euros. En este sentido, Juncker ha asegurado que "se pondrán aranceles en Harley-Davison, el bourbon y los pantalones Levi's...Estamos aquí y nos conocerán. Quisiéramos una relación razonable con EEUU, pero no podemos meter la cabeza bajo la arena y escondernos”.

Sábado 3 de marzo: Trump VS coches europeos

Y como si de un partido de tenis se tratará, la pelota volvía a estar en el campo de Trump, quién, por supuesto, respondió: "Si la UE quiere aumentar, aún más, sus ya de por sí enormes tarifas y barreras a las empresas estadounidenses que operan allí, nosotros simplemente aplicaremos un impuesto sobre sus coches que fluyen libremente por Estados Unidos", escribió Trump en su cuenta personal de Twitter.

Lunes 5 de marzo: Canadá y México 'chantajeadas'

En Canadá y México también saltaron las alarmas, ya que se encuentran inmersos en las negociaciones de un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA).

No obstante, el presidente de los Estados Unidos señaló en su perfil de Twitter que podría eliminar estos aranceles a sus dos vecinos si se logra un ‘nuevo y justo’ acuerdo. 

Martes 6 de marzo: la lista de Juncker

Con todo, este martes Bloomberg ha publicado una lista de los productos importados de Estados Unidos que se podrían ver afectados por unos nuevos aranceles: Desde camisas, jeans, cosméticos, otros bienes de consumo, motos y hasta embarcaciones de recreo valoradas en alrededor de mil millones de euros; zumo de naranja, whisky bourbon, maíz y otros productos agrícolas por un total de 951 millones de euros; y acero y otros productos industriales valorados en 854 millones de euros.

Miércoles 7 de marzo: dimisión en Washington

Gary Cohn, el director del Consejo Económico Nacional y ex presidente de Goldman Sachs, ha presentado oficialmente su dimisión por discrepancias con la postura proteccionista del presidente. El director del Consejo Económico Nacional abandonará su puesto próximamente y se suma así a la creciente oleada de salidas de altos funcionarios de la Casa Blanca.

Cómo afecta al mercado

Dentro de las gestoras españolas también se comentan las tensiones comerciales. Desde Az Valor, Álvaro Guzmán de Lázaro señala que "Todo lo que sea limitar el librecambismo es un error”. Su compañero, Fernando Bernad añade que ”El libre comercio es el verdadero y mejor Nobel de la paz. El proteccionismo es un error gravísimo. Va a producir daño para todo el mundo y cierta inflación en ciertos metales. No durará mucho porque es tan absolutamente torpe que no durará mucho”. 

El equipo de análisis de Bankinter considera que es una medida “muy grave porque cambia las reglas del comercio internacional y eso desemboca siempre en represalias comerciales por parte de los países afectados”. Incluso, pronostican que el impacto en las bolsas sería sonado: “aumenta el riesgo de que las bolsas no sólo sufran un ajuste (como pensábamos hasta ahora) sino que cambien de dirección y entremos en un mercado bajista el cual, pasado un tiempo y tras ciertos retrocesos, se quedaría después plano en lugar de rebotar”.