inversores_asesores_encuesta_natixis_finectEn mundos paralelos. Así es como parecen convivir inversores y asesores, que pese a compartir el mismo universo dentro de los mercados financieros siguen sin coincidir en muchos aspectos. Ya vimos en nuestro Informe del Ecosistema de Asesoramiento Financiero que los inversores piden más a sus asesores, especialmente en lo referente a la gestión de su patrimonio. 

Y hoy volvemos a ver otro factor que los aleja todavía más. En un estudio que acaba de publicar Natixis Investment Managers se pone de relieve que hasta las expectativas en lo que se refiere a la rentabilidad de las inversiones presentan una brecha abismal entre unos y otros. 

Los inversores quieren más. Y quieren que sus asesores consigan rentabilidades altas pero también que los protejan frente a potenciales caídas. Es decir, más rentabilidad a cambio de un menor riesgo. En Finect os desgranamos los puntos clave del estudio. 

 

Los inversores españoles esperan rentabilidades del 13,3% y los asesores del 4%

Los mercados financieros han experimentado en los últimos meses diferentes rachas de volatilidad. Los conflictos comerciales, el eterno debate respecto a la salida de Reino Unido de la UE o los signos de ralentización que presentan algunas economías han contribuido a hacer del miedo el sentimiento principal de los inversores. 

Sin embargo, sus expectativas parecen seguir intactas e, incluso, hasta llegan a crecer. Tanto es así que su optimismo en cuanto a rentabilidad llega a subir hasta el 11,7% a nivel global, desde el 10,4% del año pasado. Y, aunque globalmente las expectativas suben, el caso español llega a situarse incluso por encima de la media, llegando hasta el 13,3%. 

Estos datos demuestran que los inversores españoles siguen siendo optimistas en lo que se refiere a rentabilidad, un punto en el que difieren en gran medida sus asesores, que son los que se muestran más pesimistas de entre todos los países analizados en el estudio. Y es que los profesionales del asesoramiento en España son mucho más cautos, tanto que fijan sus expectativas de rentabilidad en el 4%. “Los inversores no parecen comprender plenamente que buscar rentabilidades de dos dígitos supone invertir en la parte alta del espectro de riesgos”, señalan desde la firma de inversión.

Y es que este es otro tema importante que se pone de relevancia en el estudio, pues aunque el 86% de los encuestados cree que es importante que sus inversiones consigan resultados a largo plazo, un 77% escogería la seguridad antes que la rentabilidad si tuviera que elegir. Es decir, los inversores ponen la rentabilidad por encima del riesgo, pero lo cierto es que cuando llegan tiempos difíciles prefieren asegurar su patrimonio antes que obtener nuevas ganancias. 

En este sentido, no es de extrañar que más de la mitad de los inversores (un 56%) estén dispuestos a pagar por una gestión activa más cara para luchar contra la volatilidad.  "La gran desconexión entre la tolerancia al riesgo y las expectativas de rentabilidad pone de relieve la importancia de que los inversores trabajen con sus asesores para entender la realidad del riesgo y la volatilidad y para estar en disposición de conseguir sus objetivos a largo plazo", explican desde Natixis. 

Los inversores siguen dudando del tipo de gestión que ofrecen los asesores

Aunque los inversores se muestran abiertos a pagar más por obtener un asesoramiento que les permita luchar contra los altibajos de los mercados, también son mucho más exigentes, especialmente en lo que se refiere a la inversión indexada, pues esperan obtener a cambio una gestión activa pura por las comisiones que pagan. Esto llega, entre otras cosas, como resultado de la aplicación de la normativa europea MiFID II, que obliga a todas las empresas de asesoramiento a explicar a sus clientes de forma clara todas las comisiones que les cobran. Y, en este caso, los resultados de la encuesta revelan que los inversores no se conforman con pagar por una gestión activa a medias. Por este motivo, el 68% de los inversores espera que sus fondos cuenten con una cartera que difiera de los índices de bolsa. Y es que un 77% cree que los gestores de fondos cobran comisiones elevadas aunque sus inversiones lo que acaben haciendo sea replicar a un índice. 

fondos_indexados_natixis_finect

Los fondos indexados todavía suscitan dudas

Otro de los problemas llega cuando los inversores buscan fórmulas alternativas para obtener rentabilidad en los mercados financieros. Sin embargo, todavía persisten las dudas a la hora de contratar fondos indexados. Aunque dos tercios de los encuestados (un 68%) entienden la diferencia entre inversión activa y pasiva, solo el 68% reconoce que los fondos indexados ofrecen las rentabilidades del mercado (ya sean tanto positivas como negativas) pero sin dar ningún tipo de protección en caso de que se produzcan caídas. 

De hecho, casi un 70% de los mismos cree que la volatilidad a la que se han enfrentado en los últimos meses los mercados ha puesto de relevancia que los fondos indexados tenían más riesgo de lo que pensaban.