preguntas_asesor_financiero_finect

Lo has intentado varias veces. Algunas ocasiones el resultado ha sido satisfactorio pero, al final, te has dado cuenta de que tu estrategia de inversión requiere un tiempo o unos conocimientos de los que todavía no dispones. Si estás en este punto y has llegado a la conclusión de que necesitas la ayuda de un asesor financiero es normal que te surjan dudas. ¿Por cuál me decido? ¿Cómo sé cuál es el experto adecuado para mí? ¿Qué debo esperar de estos profesionales? En Finect te ayudamos con todas tus cuestiones y te contamos cuáles son las preguntas que deberías hacerle a un asesor financiero antes de contratar sus servicios para que puedas elegir el que más se ajuste a tus objetivos. 

¿En qué tipo de productos está especializado?

Aunque, si te has asegurado de encontrar un buen asesor financiero, es probable que ya hayas investigado los productos en los que este profesional está especializado, conviene que habléis sobre el área de inversión en la que estás interesado. Algunos expertos se podrán encargar de prepararte un plan de asesoramiento que contemple todos los objetivos que tienes en mente desde el presente hasta la preparación de la jubilación. Sin embargo, otros están especializados en determinados productos, como fondos, vivienda, fiscalidad o planes de pensiones y te ofrecerán diferentes soluciones en función de tus necesidades de inversión. Elegir entre unos asesores u otros dependerá del objetivo con el que te hayas planteado contratar sus servicios. 

 

¿Cómo puedo alcanzar mis objetivos y cuáles son los riesgos?

Para que el experto pueda preparar una propuesta de asesoramiento adaptada a tus preferencias, lo recomendable será hablar con transparencia y contarle cuáles son los objetivos que quieres conseguir con su ayuda. Sin embargo, no te dejes llevar solo por la rentabilidad de tus inversiones. Es conveniente hablar con el profesional sobre los posibles riesgos de la estrategia que llevaréis a cabo y los contratiempos que pueden surgir en el camino y que pueden impedir que consigas tus metas en el plazo que habías previsto. 

¿Cuál será nuestra estrategia de inversión?

Cada asesor financiero tiene su estilo y sus preferencias de inversión. Por este motivo, antes de contratar los servicios de cualquier profesional deberás preguntarle por su filosofía y sus gustos a la hora de preparar vuestra estrategia. Hay expertos que prefieren el corto plazo, mientras que otros se decantan por el largo. Asimismo, hay quienes optan por la gestión activa en detrimento de la pasiva, o viceversa. En este punto, será muy importante que tanto asesor como inversor estén totalmente alineados. Deberás saber si este experto es una persona arriesgada y coincide con tu tolerancia al riesgo o no. 

¿Cómo será nuestro contacto?

Para poder elegir al experto que se ajuste mejor a tus necesidades, tendrás que tener claro con qué frecuencia tendréis contacto y si trabajarás solo con esta persona o algún otro miembro de su equipo. En este sentido, hay asesores que, por ejemplo, mantienen el contacto con el inversor cada tres meses y otros que lo hacen una vez al año para realizar una revisión de la cartera y adaptarla en función de la evolución que esté teniendo. Todo ello dependerá de tus necesidades, ya que no será lo mismo contratar un servicio puntual que a alguien que nos de soporte de manera continuada. 

¿Se trata de un asesoramiento independiente?

En el mercado existen dos tipos de asesores: quienes reciben comisiones o retrocesiones de terceros (de su gestora o banco) por recomendar algunos de sus productos y quienes trabajan de forma totalmente independiente. Por ello, es interesante conocer qué tipo de asesoramiento realizará el experto y si te ofrecerá productos con los que obtendrá incentivos adicionales o no. Para que no haya malentendidos, lo mejor será que elijas a un profesional que te hable con transparencia desde el principio, sea o no independiente. 

¿Cuánto cuesta el asesoramiento?

Hacer uso de los servicios de un profesional tiene un coste y es preciso conocerlo antes de contratarlo. De entre todos los expertos del sector, algunos optarán por cobrarte utilizando unos honorarios fijos, mientras que otros lo harán a través de una comisión que suele ser un determinado porcentaje sobre la rentabilidad de la cartera. 

Además del precio que pagues por el servicio de asesoramiento, también te deberán explicar los gastos a los que tienes que hacer frente al invertir en determinados productos así como los derivados de transacciones de compra venta o cambios de divisa. 

Por todo ello, es preferible que realices tus cálculos antes de contratar un determinado servicio, ya que deberás estudiar si la rentabilidad esperada por la gestión de tu cartera compensa el precio total que tendrás que pagar. 

En definitiva, lo más recomendable es comparar al menos los servicios de tres profesionales y, una vez planteadas todas estas cuestiones, decidir quién encaja mejor con tus objetivos. Por lo general, muchos de los asesores ofrecen una primera visita gratuita para que habléis sobre tus metas y el tipo de estrategia de inversión que podéis llevar a cabo juntos. Lo ideal es que aciertes a la hora de encontrar a este profesional para que la planificación y gestión de tu patrimonio sea la que esperas.