Lo más importante en una buena distribución de activos (parece una evidencia, pero no lo es) es identificar los posibles tipos de activos que pueden incorporarse a nuestra cartera de inversión. Un error muy frecuente que cometen los inversores es saltarse este primer paso. Empiezan por invertir un fondo de acciones españolas (o acciones directamente, me da igual), luego "diversifican" comprando un fondo de renta variable americana, japonesa o emergente, etc. Eso no es lo correcto. Estamos hablando de un MISMO tipo de activo: renta variable. Por lo tanto conviene identificar esos posibles tipos de activos. Sí, ya lo sé, todo el mundo piensa en ACCIONES y BONOS. Bien,  pero el mundo de los activos no se limita a esas dos opciones. Tenemos a nuestra disposición MATERIAS PRIMAS, HEDGE FUNDS (sí, incluso para el pequeño inversor... no hace falta ser millonario para tener acceso a este tipo de activo), LIQUIDEZ (nos olvidamos con frecuencia de este tipo de activo), INMOBILIARIO (no está de moda, pero llegará un momento en el que volverá a ser interesante), VOLATILIDAD,... y seguro que me olvido de algún otro ( CAPITAL RIESGO... aunque este tipo de activo es de difícil acceso para el particular). Pero ya tenemos nuestros distintos tipos de "legos" (tampoco se trata de complicarlo en exceso) para construir nuestra cartera de inversión.

Fernando