La pendiente de la curva de tipos, o dicho de otra forma la diferencia entre los tipos de interés a largo plazo (10 años) y los tipos a corto (3 meses) está en niveles máximos. Pego gráfico de Bespoke para ilustrarlo. Históricamente una curva muy positiva ha sido beneficioso para la renta variable.