El convencimiento general es que estamos saliendo de la crisis, que lo peor ha pasado. Yo sinceramente no lo tengo tan claro, por lo menos a nivel bursátil (en el plano macroeconómico nadie duda de que las importantes inyecciones públicas de capital han salvado al sistema financiero del cataclismo). Creo que lo complicado viene ahora. Conviene recordar que tras la euforia de 1932, siguieron 7 años de gran sufrimiento. Antes de escribir este post leía que el viernes la FDIC (el organismo regulador del sistema financiero en EEUU) tuvo que salir al rescate de tres nuesvas entidades financieras. También leía que en la segunda semana de septiembre el sistema financiero estadiunidense vio recortar los préstamos comerciales en 10.000 millones de dólares, los préstamos hipotecarios en 15.000 millones y los préstamos al consumo en algo más de 6.000 millones... nada más y nada menos y las bolsas subiendo.