Las agencias de crédito van a regalarle mucho carbón a los mercados estas navidades. Standard & Poor´s ha anunciado que ha colocado en revisión negativa la calificación crediticia de la deuda de España, después de que este pasado lunes hizo lo mismo con Grecia. 

Es importante recordar que esto no supone rebajar la calificación, que sigue siendo muy alta (AA+) pero sí que abre la puerta a que esto suceda próximamente. En enero S&P ya bajó a España del escalón más alto, la AAA.

Para acceder a la nota de S&P hay que estar registrado en la web, pero os la resumo yo a continuación:

- "Creemos que España experimentará un deterioro más pronunciado y persistente en sus finanzas públicas y un periodo de debilidad económica más pronunciadas que otros países"
- "Reducir los importantes desequilibrios fiscales y económicos requiere de fuertes acciones políticas, que todavía no han sido llevadas a cabo".

- "Creemos que España se enfrenta a un periodo prolongado de crecimiento anual por debajo del 1 por ciento, debido al alto endeudamiento privado y a un mercado laboral inflexible".

- "Estos factores nos sugieren que las presiones deflacionistas podrían ser más persistentes que en otros países europeos, lo que esperamos que ralentice todavía más la consolidación fiscal a medio plazo".

S&P dice que, si no hay medidas drásticas, reducirá la calificación de deuda de España y, lo único positivo, afirma que "hay tiempo" para que el gobierno consiga "un consenso que apoye una consolidación fiscal que sea consistente con el rating actual". 

El mercado se la ha dado bien dada tras conocerse la noticia. El Ibex cae un 2,5 % y el resto de Europa, la mitad más o menos hacia las 16 horas.

¿Momento de reducir la exposición táctica a España en las carteras?