Puede que este verano no podamos contar con el dinero de los dividendos para cubrir las vacaciones, ya que cada vez son más las compañías que ofrecen al accionista la posibilidad de obtener nuevos títulos bursátiles en lugar de pagar el valor en efectivo.

 

Al igual que hizo el año pasado Santander, Iberdrola y Gamesa van han optado en esta ocasión por esta vía, dando a elegir al accionista por un sistema u otro de reparto.

 

¿Cuáles son las ventajas del dividendo en especie? según finanzas.com la ventaja está en la fiscalidad: al no comportar la obtención de una renta para el accionista, no se aplica la retención por rendimiento mobiliario, como sí correspondería al dividendo en efectivo. Además, en el momento de recibirlas no generan ninguna variación en el patrimonio del contribuyente, por lo que no computan como una ganancia patrimonial, desde el punto de vista tributario.

 

¿Qué prefieren los accionistas? en el caso concreto de Iberdrola, dos tercios eligieron el dividendo en especie, mientras que un tercio optó por el dividendo en efectivo.

 

Si os dieran a elegir, ¿por qué modalidad os decantaríais?