Ahora que estamos en plena temporada de la renta, quienes comprasen su vivienda antes de 2013 se frotan las manos con la deducción de hasta 1.356 euros que pueden practicarse y que les ayudará a reducir su factura fiscal.

Y es que entre las deducciones más populares está la de adquisición de vivienda habitual que permite deducir hasta un 15% de las cantidades pagadas por la hipoteca (seguros obligatorios incluidos) sobre una base máxima de 9.040 euros. A efectos prácticos, 1.356 menos en la declaración de la renta 2016.

La mayoría de españoles esperará a cobrar de ese modo la deducción, pero la realidad es que existe la posibilidad de anticiparla mes a mes. Hacienda permite cobrar la desgravación por compra de vivienda a través de las retenciones de IRPF. Lo que hace la Agencia Tributaria es tener en cuenta esta deducción a la hora de calcular las retenciones que debe practicar en la nómina. Esto se traduce en una rebaja de dos puntos en las retenciones sobre el salario.

Descubre cuánto te va a retener Hacienda



Para solicitarla sólo hay que indicarlo en el Modelo 145 de retenciones a cuenta de IRPF que cada año entrega la empresa en enero o rellenarlo por cuenta propia y entregárselo a la compañía. Eso sí, la posibilidad de cobrar ese dinero de forma anticipada sólo está disponible para las personas con unos ingresos inferiores a 33.000 euros.

¿Merece la pena solicitar el cambio? Desde un punto de vista estrictamente financiero sí. A fin de cuentas las retenciones no dejan de ser un dinero que como ciudadanos estamos anticipando al Estado como si se tratase de un préstamo a tipo de interés cero. Con ese dinero en nuestro bolsillo podríamos optar por invertirlo y obtener rentabilidad, aunque sólo sean cerca de 100 euros al mes.

Con esta píldora puedes calcular cuánto tendrías invirtiendo a largo plazo esa cantidad según tu perfil de riesgo. Para un perfil moderado, podrías tener entre 31.800 y 32.100 euros en un periodo de 20 años.

La deducción por vivienda no es la única que permite anticipos

La desgravación por vivienda no es la única deducción que se puede cobrar anticipadamente. Lo mismo ocurre con la deducción por maternidad y la deducción por familia numerosa. La primera es de 1.200 euros y se cobra a razón de 100 euros al mes y la segunda depende del tipo de familia pero también parte con 1.200 euros de base,.

En total, una persona con derecho a todas las deducciones podría tener 300 euros más todos los meses durante por lo menos tres años y 200 euros a partir del momento en el que su hijo cumpla esa edad.

La contrapartida es que todas esas deducciones anticipadas no se aplicarán en la renta y podrían cambiar el resultado de la declaración de IRPF. En otras palabras, podrías tener que pagar al hacer la renta o tener una devolución menor.