A Hacienda no se le escapa una, por lo menos sobre el papel. El funcionamiento de las donaciones con el Impuesto sobre donaciones es un buen ejemplo.

Qué es una donación

El artículo 618 del Código Civil define las donaciones como “un acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra, que la acepta”. Se trata de cualquier entrega de bienes sin contraprestación. Es decir, cuando regalas algo a otra persona, sea dinero, una casa, acciones, un fondo de inversión o, llegado al extremo, hasta un regalo de boda.

El funcionamiento básico de las donaciones es muy sencillo: cada vez que alguien te regala algo sin que tengas que pagar nada u ofrecer algún servicio como contraprestación, se está generando una donación. A partir de ahí existen diferentes tipos de donaciones y matices legales y prácticos sobre lo que es una donación y lo que no y cómo afecta a algo tan sensible como las herencias. Y es que al final una donación también se puede considerar un adelanto de la herencia cuando se entrega a un heredero forzoso.

Para que lo entiendas mejor, estos son cuatro ejemplos de donaciones bien diferentes:

    - Un padre que da dinero a un hijo para comprar una casa o abrir un negocio.

    - Un abuelo que regala un coche a su nieto.

    - Un padre que regala la casa del pueblo a los hijos.

    - Un padre que regala a su hijo el dinero que ha ido ahorrando desde que nació o le dona un fondo de inversión.

Cada vez que se produce una donación hay que liquidar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones por la parte de donación, ya que las sucesiones rigen para las herencias principalmente.

Cómo funciona una donación

Quién debe pagar en caso de donación

Una donación debe pagarla el donatario, es decir, quien recibe el bien. Para que lo entiendas mejor, si donas dinero a tu hijo, deberá destinar una parte a pagar el Impuesto de Donaciones. Por el contario, si eres tú quien recibe ese dinero, tendrás que utilizar parte para saldar cuentas con Hacienda.

Cuánto se paga por una donación

Ahora que ya tienes claro que cuado te regalan algo o tus padres te ayudan económica estás ante una donación, llega la parte más importante: cuántos impuestos hay que pagar por una donación.

El problema en este punto es que el impuesto sobre donaciones está cedido a las comunidades autónomas y existen enormes diferencias entre unas y otras. El motivo son las bonificaciones que se aplican. A modo de ejemplo, en Madrid las donaciones entre padres e hijos están bonificadas en un 99% siempre se se firmen ante notario, mientras que en Valencia existe una reducción de hasta 156.000 euros si quien recibe el dinero es menor de 21 años, cuenta con un patrimonio de menos de 600.000 euros y la donación se hace mediante documento público.

Por eso mismo es tan importante en qué comunidad se realice la donación.

Dónde se paga por una donación

Las donaciones se liquidan en la comunidad en la que reside el donatario, quien recibe el dinero, y no de quien lo dona. Si un padre en Castilla y León ayuda a su hijo que vive en Madrid con dinero, el impuesto se pagará en Madrid.

La excepción la marcan las viviendas. La donación de una casa sí se paga en la comunidad en la que esté el inmueble, independientemente de dónde viva quien la recibe.

Cuánto tiempo hay para pagar

Tienes un plazo de un mes para abonar el impuesto de donaciones desde que se produce la donación. A diferencia de una herencia, en este caso no tienes que pagar antes de recibir el dinero o los bienes, por lo que puedes usar parte para pagar a Hacienda.

Cuánto merece la pena donar

La donación es un adelanto de la herencia y un fórmula para pagar menos impuestos al legar. Aquí puedes ver 8 consejos para planificar tu herencia que te ayudarán a reducir la factura fiscal y que tu herencia sea tal y como tú quieres.

A la hora de elegir entre dejar algo en herencia o donarlo la norma general dice que es mejor heredar que donar, ya que la fiscalidad para la parte de sucesiones es mejor que la de las donaciones, aunque existen excepciones. La clave está en estudiar las bonificaciones que se apliquen en la comunidad autónoma de quien recibe el dinero. Por ejemplo, en Madrid gracias a la reducción del 99% para las donaciones en vida entre padres e hijos la cuestión está muy igualada.

Otra cuestión es que te estés planteando comprar un fondo a nombre de tu hijo y te preguntes si es mejor donarle el fondo cuando sea mayor comprarlo a su nombre

Es mejor donar la casa en vida o dejarla en herencia

Buena parte de las preguntas sobre cómo funciona una donación y si conviene hacerla tienen a la vivienda como protagonista. ¿Conviene donar una casa o es mejor dejarla como herencia?

Los impuestos que pagas al heredar prevén un tratamiento especial para la vivienda. En concreto, la ley general incluye una reducción del 95% de la base imponible en el caso de heredar una casa. Después muchas comunidades aumentan este beneficio hasta el 99,9%, como es el caso de Andalucía, o incluyen bonificaciones especiales.

En el caso de una herencia, los impuestos se pagarán en el lugar de residencia del fallecido o en la comunidad donde radique la mayor parte de los bienes.

En la donación de la vivienda puede no aplicarse esta reducción, lo que hará que termines pagando más impuestos por la vivienda donada. La solución es asegurarte antes de que puedes aplicar reducciones.

Además, en la donación de la vivienda también se incluyen un impuesto adicional que debe pagar quien dona la casa. Si quien la recibe tributa por la donación, quien da la casa deberá pagar en el IRPF por la ganancia patrimonial que haya obtenido. En otras palabras, la diferencia entre el precio al que compró la casa y el precio o valor al que la dona (el que figura en el impuesto de donaciones).

A efectos fiscales, a Hacienda no le importa si el donante no ha ingresado ese dinero por el aumento de valor de la casa o no. Para el fisco es una ganancia patrimonial por la que pagará impuestos al hacer la declaración de la renta.

La conclusión es que desde un punto de vista financiero y fiscal, dejar la casa en herencia suele ser más rentable. En este punto hay otras cuestiones que es importante valorar como los gastos que deberán soportar los hijos por la vivienda o el hecho de que una casa heredada suele ser fuente de conflicto (hay quienes quieren vender, quienes prefiren alquilar, los que quieren quedársela...) Una alternativa en este punto puede ser vender antes del fallecimiento o constituir una hipoteca inversa.

En la siguiente píldora puedes ver qué hacer con un dinero que recibas vía herencia o donación.