Con la campaña Renta 2018 ya iniciada, llega el tiempo de analizar si debemos pagar impuestos o no por nuestras inversiones en fondos de inversión, así como la forma correcta de hacerlo, añadiendo toda la información necesaria en sus casillas correspondientes de la declaración. 

Antes que nada, debemos recordar que los fondos de inversión ofrecen una ventaja fiscal muy importante: están exentos de tributación hasta el momento de su reembolso. Esto significa que solo habrá que pagar impuestos cuando se retire el capital del fondo. Es decir, aunque hayamos movido nuestro dinero en fondos durante el año, no tendremos que declararlo todavía si lo hemos hecho a través de la fórmula del traspaso, sólo si hemos realizado reembolsos. 

En el caso de que sí hayamos vendido parte de las participaciones, debemos pagar por las plusvalías que hayamos obtenido. Esta cantidad Hacienda la calcula restándole al precio de venta el precio de compra y los gastos asociados a la compra y a la venta (entre los que se incluye la comisión por suscripción y reembolso, si la hubiera). Básicamente, es restar lo que has perdido a lo que has ganado. El resultado es lo que tributa a las rentas del ahorro que cuentan con tres tramos progresivos: 

- Menos de 6.000 € - 19%.

- Entre 6.000  y 50.000 €  - 21%.

- Maś de 50.000 € - 23%.

Eso es lo que efectivamente pagas, aunque tu gestora ya te habrá hecho la retención al hacerte el ingreso del dinero.

¿Y dónde hay que poner este resultado en la renta? En la página 11 del borrador, apartado G2, casilla 312.

¿Cómo tributan los fondos de reparto?

Los dividendos suelen ser un factor interesante para muchos inversores, que precisan obtener rentas periódicas. En el caso de los fondos de inversión hay una opción de obtener pagos periódicos con la inversión.

Antes de avanzar, veamos las dos grandes opciones que tiene el inversor al invertir en fondos:

- Por un lado están los fondos de acumulación. Estos no reparten ningún tipo de dividendo, sino, como su propio nombre indica, lo van acumulando, con lo que su valor liquidativo crece de manera progresiva por dos razones:

  • La primera, al permitir que las plusvalías generen también más beneficios, lo que eleva la rentabilidad.
     
  • La segunda, la fiscalidad. Al no recibir ninguna ganancia, se retrasa el pago de impuestos.

- Por otro, los fondos de reparto se caracterizan porque reparten de manera periódica (mensual, trimestral, semestral o anual) un dividendo, y por ello son una buena alternativa para quienes desean recibir pagos periódicos.

No obstante, aquí hay que tener en cuenta su fiscalidad. Al igual que el resto de plusvalías, los pagos que se reciban periódicamente tributan al 19% si es inferior a los 6.000 euros hasta un rango que se eleva al 23% si los cobros son superiores a 50.000 euros.

En realidad, esa renta se puede repartir de distintas maneras, como pago en efectivo o como reembolso de participaciones del fondo. Y hay que ver cada caso concreto para incluir esta información de manera correcta en la casilla correspondiente de la renta. La entidad con la que tenemos contratado el fondo debe ofrecernos esta información. 
 

Compensar pérdidas y ganancias

Por último, es clave tener en cuenta que es posible compensar las ganancias que hayamos obtenido con pérdidas de ejercicios anteriores. Es decir, si hemos tenido un buen año y hemos reembolsado participaciones con buenas plusvalías podemos disminuir la factura fiscal si en los últimos cuatro ejercicios hemos tenido peor suerte y hemos declarado pérdidas en nuestras operaciones financieras. 

La casilla 0378 de la declaración es donde debemos apuntar el importe de la pérdida patrimonial procedente de transmisiones en ejercicios anteriores.  

Como se puede ver, es muy importante reflejar también en la declaración de la renta todas las operaciones, incluidas las que nos han ido mal y no hemos tenido que pagar impuestos, porque esto nos permitirá mejor la rentabilidad financiero fiscal conjunta de nuestra cartera.

A continuación se pueden leer algunos de los enlaces de interés:

Renta 2017: Las casillas clave que debes rellenar si eres inversor

Calendario del contribuyente 2018

Píldoras de fiscalidad e impuestos

¿Qué casillas tengo que utilizar en mi declaración de la renta?: