Una de las mejores fórmulas para ahorrar en la declaración de la renta si si inviertes es compensar pérdidas con ganancias patrimoniales. Sin embargo, no hacerlo siguiendo la normativa puede tener consecuencias. La historia de Francisco Vallejo es un buen ejemplo.

Gran Maestro y el ajedrecista español mejor situado en el ránking mundial anunciaba que dejaba el campeonato de Europa de ajedrez por problemas con Hacienda. En concreto el fisco le reclama desde 2016 el pago de una cantidad de más de seis cifras por imputar de forma incorrecta las pérdidas de 2011 en el póker online. El error de Vallejo fue compensar las pérdidas con las ganancias obtenidas y como había sufrido más pérdidas que ganancias, no tributar por ellas. Cuando lo hizo, en 2011, la normativa no lo permitía. Hoy sí lo hace, aunque con ciertos límites y particularidades que te conviene conocer.

Compensación de pérdidas y ganancias patrimoniales

Cómo funciona la compensación de rentas del ahorro

La posibilidad de compensar rentas del ahorro y, más concretamente, pérdidas y ganancias patrimoniales permite que sólo pagues impuestos por los beneficios reales que has tenido por tus inversiones. Para que lo entiendas mejor, el dinero que hayas perdido con una inversión se restará a lo que has ganado y sólo tributarás por la diferencia entre ambas.

A modo de ejemplo, imagina que has invertido en bolsa y has ganado 2.000 euros pero has perdido 500 euros. Al hacer la renta podrás compensar y tributar solo por 1.500 euros, la diferencia de restar las pérdidas a las ganancias.

Cómo se calcula la ganancia o pérdida patrimonial

Una de las claves en la compensación de pérdidas patrimoniales es saber si existe ganancia o pérdida. Como ya hemos comentado al principio del artículo es posible que tú creas que puedes imputar ciertas pérdidas que en realidad no están permitidas.

La normal general que Hacienda aplica a la transmisión de elementos patrimoniales (cuando compras o vendes algo) es la siguiente:

Calcular ganancias y pérdidas patrimoniales  

Este esquema se aplicará para las ganancias por vender tu casa y también a las que obtengas por la venta de acciones o de participaciones de un fondo de inversión. Y es que en todos esos casos Hacienda interpreta que estás comprando y vendiendo algo.

Otra cuestión diferente son las ganancias o pérdidas donde no existe transmisión como, por ejemplo, el dinero proveniente de las apuestas y del poker online. En este sentido, recuerda que El Gordo de Navidad, la Quiniela, El Euromillones y otros juegos de azar similares tienen su propia fiscalidad. Aquí puedes ver la fiscalidad de la loteria.

Qué pérdidas y ganancias puedes compensar

Ahora que ya sabes cómo funciona la compensación de rentas y que puedes usar tus minusvalías para pagar menos impuestos llega el momento de ver qué rentas del ahorro puedes compensar y como hacerlo.

Y es que no todas las inversiones funcionan igual a efectos fiscales. De hecho, la forma en la que inviertas te hará pagar más o menos impuestos.

La norma general es que podrás compensar pérdidas y ganancias de cada producto de inversión y, en caso de tener pérdidas, con otros productos de su misma categoría. Hacienda divide las rentas del ahorro entre rendimientos del capital mobiliario y ganancias y pérdidas patrimoniales. Los primeros los integran los dividendos, derechos sobre acciones, intereses de cuentas corrientes, prestaciones de seguros de vida, jubilación o invalidez y rentas vitalicias por imposición de capitales.

Las ganancias y pérdidas patrimoniales son mucho más amplias y engloban prácticamente todas las inversiones, desde bolsa hasta comprar oro pasando por fondos de inversión, ETFs... También caen dentro de este saco las ventas de objetos de segunda mano e incluso la venta de la casa.

Como novedad en la renta de este año Hacienda permite compensar primero pérdidas y ganancias patrimoniales hasta un máximo del 20%. De esta forma, si después de realizar la operación sigue habiendo pérdidas, éstas se podrán compensar hasta con un 20% de los rendimientos de capital mobiliario. Para que lo entiendas mejor, en caso de que hayas perdido con acciones, fondos, Etfs... en la renta 2018 podrás usar esa minusvalía para restarla al dinero que hayas ganado en depósitos o con tus dividendos.

Compensar pérdidas y ganancias en la renta para pagar menos impuestos

Quizás la mejor forma de entender cómo funciona esta forma para pagar menos impuestos es a través de dos ejemplos.

Ejemplo 1: Compensar pérdidas en acciones

Cualquier inversión es susceptible de generar pérdidas pero en la bolsa suelen ser más recurrentes. Este es el caso de Pedro. Este es el resultado global de sus inversiones en 2017:

  • Bolsa: -2.500 euros
  • Fondos: +500 euros
  • Depósitos y cuentas remuneradas:+500 euros
  • Dividendos: +1.000 euros

Al hacer la renta 2017 Pedro empezará por restar a los 500 euros que ganó en fondos los 2.500 que perdió en bolsa. Así, el saldo de ganancias y pérdidas patrimoniales es de -2.000 euros.

El siguiente paso será aprovechar la posibilidad de compensar pérdidas patrimoniales con rendimientos del capital mobiliario. En otras palabras, usar los 1.500 euros que ha ganado Pedro con los depósitos y dividendos para minorar las pérdidas. Dado que el límite es del 20% del saldo positivo, se podrán restar 300 euros. El resultado es que Pedro arrastrará 1.700 euros en pérdidas patrimoniales en 2017, una cantidad que podrá compensar con las ganancias obtenidas durante los cuatro años siguientes.

Ejemplo 2: Compensar ganancias de la venta de la casa

El dinero obtenido por la venta de la vivienda se considera una ganancia patrimonial a efectos de IRPF. Marta ha vendido su casa y no ha reinvertido el dinero en comprar otra. Lo que ha hecho es invertir. De su casa obtuvo una ganancia de 40.000 euros y como está aprendiendo, en 2017 perdió 3.000 euros en fondos y acciones. Al hacer la declaración de la renta, Marta podrá restar los 3.000 euros a los 40.000 euros que ganó a la hora de hacer la renta.

Excepciones a la norma: cuidado con compensar...

La mayoría de rentas funcionan bajo la norma general, pero existen excepciones que conviene conocer. Una de ellas tiene que ver con la fiscalidad de las apuestas y los juegos de azar. Si realizas apuestas deportivas Hacienda te va a permitir restar las pérdidas a las ganancias, pero no exportarlas para compensar las con otras ganancias y pérdidas patrimoniales. Es decir, si el saldo de tus apuestas es negativo, no podrás restarlo al dinero que has ganado con las acciones, por ejemplo.

Además, las ganancias del juego no se suman a las rentas del ahorro, sino que lo hacen a la base general del IRPF, como tu salario.

Esta misma idiosincrasia se aplica al póker, que también sería una ganancia o pérdida patrimonial no derivada de transmisión de elementos patrimoniales.

Otra de las excepciones tiene que ver con la venta de objetos de segunda mano. Es fácil pensar que si has vendido algo que te costó 100 euros por 80 en Wallapop has perdido 20 euros que podrás minorar al hacer la renta 2017 Nada más lejos de la realidad. Hacienda se protege de este tipo de situaciones donde no media inversión al entender que en determinados objetos es normal que haya una pérdida de valor.

El mejor ejemplo de esta interpretación de Hacienda es la venta de un coche. Los coches pierden valor rápidamente. Si compraste un coche por 10.000 euros y al cabo de cuatro años lo vendes por 6.000 euros no podrás imputar esa diferencia como pérdida. La AEAT tiene claro que un coche va perdiendo valor con el tiempo, por lo que en realidad no habrás perdido dinero bajo su criterio.

Esta interpretación no será válida para una vivienda, que sí se considera un bien de inversión. Si has perdido dinero con tu casa puedes imputarlo como pérdida patrimonial.

No ocurre lo mismo con el alquiler de vivienda, que forma parte de las rentas de capital inmobiliario y a las que sí se podrían restar las pérdidas no derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales. Sin embargo, esto no aplicaría a las pérdidas sufridas con el póker y los juegos de azar, que no permiten compensación más allá de restar las pérdidas a las ganancias propias del juego.

¿Hasta cuándo puedo compensar las pérdidas

¿Qué pasa si un año entero lo cierras con pérdidas patrimoniales? ¿Es posible recuperar de alguna forma ese dinero? Sí. Hacienda permite compensar pérdidas con ganancias durante los cuatro años siguientes a que se produzca. Esto quiere decir que tendrás tres ejerccios para ir minorando esas pérdidas.

En el caso de la renta 2017, podrás imputar pérdidas sufridas en 2013, 2014, 2015 y 2016.

En el caso de la renta 2018 es posible compensar con pérdidas desde 2014 hasta 2017. De hecho, si sabes que ya traes un bagaje negativo de 2014, una buena idea para pagar menos impuestos es hacer aflorar ganancias. Gracias a la posibilidad de compensar pérdidas, te ahorrarás parte de los impuestos. 

¿Qué casillas tengo que utilizar en mi declaración de la renta?