Deducción por alquiler de vivienda en la declaración de la renta. Finect

Hay muchas formas de pagar menos impuestos en la renta 2018 y una de las más recurrentes es la deducción por alquiler como inquilino. Si estás arrendado deberías repasar siempre la predeclaración de Hacienda porque uno de los errores más habituales en el borrador de IRPF  es olvidarse esta desgravación.

La deducción por alquiler en la renta se divide en dos tramos. El primero es estatal y se aplica en todas las declaraciones. El segundo es autonómico y depende de lo que establezca cada región. Por eso mismo deducirás más o menos por tu alquiler dependiendo dónde vivas.

Te contamos comunidad por comunidad cuánto te puedes deducir, pero con esta calculadora de desgravación del alquiler puedes hacer rápidamente tus propios cálculos y salir de dudas.

Calculadora: ¿Cuánto me puedo desgravar en la renta por el alquiler?:


Quiénes pueden deducir por alquiler en la renta

Esta ventaja fiscal no está disponible para todos los inquilinos en el tramo estatal. De hecho, es una deducción con carácter transitorio. A efectos prácticos, sólo los alquileres anteriores a 2015 tienen derecho a deducción.

Si firmaste el alquiler antes del 1 de enero de 2015 podrás deducir, si lo hiciste más tarde no. En este sentido, da igual las veces que se haya ampliado el contrato siempre que no presente cambios sustanciales. Hacienda especifica que “la suscripción de un nuevo contrato de arrendamiento sobre la misma vivienda habitual a la finalización del contrato inicial o para modificar las condiciones pactadas, entre otras, el precio del alquiler” se considera una continuación y no un cambio en el contrato.

Estos requisitos no se aplican a la deducción autonómica. En este punto cada región establece sus propias condiciones.

Lo que sí se aplican en todos los casos son una serie de límites en función de los ingresos por tu salario y de las ganancias de tus inversiones. Es lo que Hacienda denomina base liquidable general y base liquidable del ahorro. Como es lógico, Hacienda entiende que superado un determinado nivel de ingresos ya no necesitarás este tipo de subvenciones fiscales. 

A lo largo del texto verás que hablamos de base liquidable, base imponible, mímimo por descendiente y otros términos similares. Para que no te pierdas, te resumimos qué quiere decir cada uno y dónde encontrarlos en la declaración de la renta:

  • Base liquidable general. Suma las rentas de tu trabajo junto con otras como los seguros o los dividendos, por ejemplo, y aplica sobre ellas las reducciones a las que tengas derecho como por ejemplo por aportaciones a planes de pensiones. Encontrarás el dato en la casilla 435 en la página 13 de la renta.
  • Base liquidable del ahorro. Se refiere a tus inversiones y el dinero que hayas obtenido por ellas. Este dato lo tienes en la casilla 460 de la página 14 de la renta. 
  • Mínimo personal y familiar. En la renta se aplican unas tablas con un dinero que Hacienda no computará al hacer tu declaración de la renta. Con carácter general es del 5.550 euros para todo el mundo. En caso de tener hijos se aplica un mínimo por descendiente que va desde los 2.400 euros por el primer hijo hasta los 4.500 euros por el cuarto y siguientes. El mínimo personal lo encontrarás en la casilla 511 y el mínimo por descendiente en la casilla 513 de la página 15 de la renta. 

Cómo funciona la deducción estatal

La desgravación por alquiler en la renta 2018 es del 10% sobre una base máxima de 9.040 euros. Sin embargo, sólo quienes sumen una base menor que 17.707,2 euros podrán practicarla. Y es que esta deducción tiene carácter progresivo de forma que la base sobre la que se practica la deducción va disminuyendo hasta desaparecer en los 24.107,2 euros.

La fórmula concreta de Hacienda es: 9.040 – [1,4125 x (BI – 17.707,20)], cuando la base imponible esté comprendida entre 17.707,20 y 24.107, 20 euros anuales.

Si no tienes clara cuál es tu base te bastará con sumar las casillas 435 y 460, situadas en las páginas 13 y 14 de la renta 2017.

¿Y las deducciones autonómicas por alquiler? La mayoría de comunidades cuentan con subvenciones fiscales al arrendamiento, aunque la cuantía, porcentajes y requisitos para acceder a ella cambian en cada CCAA.

Deducir por el alquiler en Andalucía

Los andaluces menores 35 años podrán desgravar un 15% del alquiler hasta 500 euros siempre que su base base liquidable general y del ahorro sea menor de 19.000 euros en tributación individual y 24.000 euros en tributación conjunta.

Deducir por el alquiler en Aragón

En Aragón la deducción por alquiler de vivienda está limitada a casos de dación en pago en los que, además, se firme un contrato de alquiler con opción a compra. En estos casos se podrá aplicar una desgravación del 10% de las cantidades destinadas al alquiler sobre una base máxima de 4.800 euros.

Para poder acceder a esta ventaja fiscal la base liquidable general no podrá superar los 15.000 euros en tributación individual ni los 25.000 euros en conjunta. Además, es necesario que se deposite la fianza en el organismo correspondiente de Aragón.

Deducir por el alquiler en Asturias

Los asturianos podrán deducir un 10% del alquiler hasta un máximo de 455 euros con carácter general y un 15% con límite de 606 euros si la vivienda está en el medio rural.

En ambos casos la base liquidable general y del ahorro del contribuyente no podrá superar los 25.009 euros en tributación individual ni los 32.240 euros en tributación conjunta. Además, dinero destinado al alquiler deberá superar el 10% de la base imponible.

Deducir por el alquiler en Islas Baleares

En las Islas Baleares se puede desgravar el 15% del dinero destinado al alquiler hasta 400 euros siempre que se deba a un traslado temporal de una isla a otra por motivos laborales que no incluyen el cambio de trabajo.

El contrato debe registrarse en el organismo oficial y la base del contribuyente no podrá superar los 30.000 euros en tributación individual ni los 48.000 euros en conjunta.

Además, los menores de 36 años, personas con discapacidad física igual o superior al 65% y sensorial del 33% y familias numerosas podrán aplicar una reducción del 15% hasta un máximo de 400 euros por alquiler de vivienda. Para ello la suma de la base imponible general y la base imponible del ahorro no podrán superar 20.000 euros en tributación individual ni los 34.000 euros en tributación conjunta.

Deducir el alquiler en Canarias

Los residentes en Canarias pueden desgravar un 20% del alquiler hasta un máximo de 600 euros.

Para poder disfrutar de la ayuda fiscal, la base no podrá superar los 20.000 euros en tributación individual ni los 30.000 euros en conjunta. Además, el dinero destinado al alquiler tendrá que superar el 10% de la base imponible.

Además, en Canarias también existe una deducción de 300 euros por traslado de la residencia habitual a otra isla del Archipiélago por motivos laborales. Dentro de estos motivos se incluiría el hacerte autónomo.

Deducir por el alquiler en Cantabria

En Cantabria los menores de 36 años, mayores de 65 años o personas con discapacidad superior al 65% pueden deducir el 10% del alquiler con un límite de 300 euros en tributación individual y 600 en tributación conjunta. En este caso, basta con que uno de los dos cónyuges reúna los requisitos.

Además, la base no podrá superar los 22.000 euros en tributación individual ni los 31.000 euros en conjunta. Como en casos anteriores, es necesario destinar más del 10% de la renta disponible al alquiler.

Deducir por el alquiler en Castilla-La Mancha

Los castellanomanchegos menores de 36 años podrán desgravar un 15% del dinero del alquiler hasta un máximo de 450 euros con carácter general. La deducción por alquiler en Castilla-La Mancha se incrementa hasta un 20% con un máximo de 612 euros por alquileres en poblaciones de hasta 2.500 habitantes o de hasta 10.000 habitantes siempre que se encuentren a más de 30 kilómetros de un municipio con más de 50.000 habitantes.

Además, la base no podrá superar los 12.500 euros en tributación individual ni los 25.000 euros en conjunta.

En Castilla-La Mancha también es necesario haber liquidado el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, que también se puede reclamar en el caso de alquileres.

¿Tengo derecho a las ayudas para el alquiler de vivienda?:


Deducir por el alquiler en Castilla y León

En Castilla y León los menores de 36 años pueden desgravar el 20% del alquiler que pagas hasta un máximo de 459 euros. Esta cantidad se eleva hasta el 25% y 612 euros de límite en poblaciones de hasta 10.000 habitantes o de 3.000 habitantes si está a menos de 30 kilómetros de la capital de provincia.

Para poder desgravar el alquiler la base liquidable general más la del ahorro y menos el mínimo personal y familiar no podrá superar los 18.900 euros en tributación individual ni los 31.500 euros en conjunta.

Deducción por el alquiler en Cataluña

La desgravación por arrendamiento en Cataluña es del 10% del alquiler hasta un máximo de 300 euros al año. Esta cuantía asciende a 600 euros en el caso de las familias numerosas que además cumplan con el resto de requisitos de la ayuda fiscal.

Esta ventaja se limita a determinados colectivos. En concreto, para acceder a ella es necesario ser menor de 32 años de edad, viudo o viuda de más de 65 años, haber estado en paro 183 días o más en 2017 o tener un grado de discapacidad del 65% o más.

También hay límites en la base, que no podrá superar los 20.000 euros en ningún caso. Del mismo modo, el dinero destinado al alquiler debe superar el 10% de los rendimientos netos.

Deducir por el alquiler en Extremadura

En Extremadura el arrendamiento de vivienda habitual tiene premio. Los extremeños pueden desgravar un 5% del alquiler hasta 300 euros con carácter general y un 10% hasta 400 euros para el alquiler de viviendas en medios rurales.

Para acceder a la deducción es necesario tener menos de 36 años o formar parte de una familia numerosa o tener una discapacidad igual o superior al 65%. No se podrá aplicar la deducción si se tiene otra casa a menos de 75 kilómetros de la vivienda alquilada.

Los límites en la base son de 19.000 euros en tributación individual y 24.000 euros en conjunta.

Deducir por el alquiler en Galicia

Los gallegos menores de 35 años que hayan firmado su contrato más tarde de 2013 podrán desgravar el 10% del alquiler hasta 300 euros con carácter general o el 20% hasta 600 euros si se tienen dos o más hijos menores de edad. En caso de discapacidad superior al 33% las cuantías de la deducción se duplican.

La base no podrá superar nunca los 22.000 euros independiente del tipo de tributación.

Deducir el alquiler en Madrid

La deducción por alquiler en Madrid se limita a los menores de 35 años, que podrán desgravar el 30% del alquiler hasta un máximo de 1.000 euros, tanto en tributación individual como en conjunta.

La suma de la base liquidable general y la del ahorro no podrá superar los 25.620 euros en tributación individual ni los 36.200 euros en conjunta. Además, el dinero destinado al alquiler debe superar el 20% de esa misma suma.

Deducir el alquiler en Valencia

La deducción por arrendamiento en Valencia es del 15% hasta un máximo de 550 euros con carácter general.

La cuantía sube hasta un 20% y 700 euros de límite para los menores de 35 años, mayores de 65 años o personas con un grado de discapacidad física o sensorial del 65% o más o psíquica del 33% o más.

Quienes además ser menores de 35 años o mayores de 65 años acrediten los citados grados de discapacidad podrán deducir por el alquiler en Valencia un 25% hasta 850 euros.

Para poder desgravar el total, la base liquidable general más la del ahorro no podrá superar los 26.000 euros en tributación individual ni los 46.000 euros en conjunta.

Si la suma supera esa cifra pero está entre 26.000 y 30.000 euros en tributación individual y entre 46.000 y 50.000 euros en conjunta también se podrá deducir, aunque con unos importes diferentes y más reducidos.

En Valencia también convive otra deducción por arrendamiento destinada a alquileres por cuestiones labores en un municipio distinto del de la residencia habitual. En este caso la deducción es del 10% del alquiler con un límite de 204 euros. Para aplicarla la suma de la base liquidable general y la del ahorro no podrá superar los 30.000 euros en tributación individual ni los 50.0000 en conjunta.

Además, el límite de la deducción se prorrateará por el número de días de alquiler de esa vivienda.

Deducir el alquiler en Navarra

Los navarros podrán desgravar el 15% del dinero del alquiler con un máximo de 1.200 euros anuales.

La base no podrá superar los 30.000 euros en tributación individual ni los 60.000 euros en tributación conjunta. Además, deberás destinar más del 10% de tu renta al alquiler.

Deducir el alquiler en País Vasco

Cada una de las diputaciones del País Vasco cuenta con su propia normativa fiscal, pero la deducción por alquiler de vivienda es común a todas.

En País Vasco la deducción por alquiler es del 20% con carácter general hasta 1.600 euros y del 25% hasta 2.000 euros para menores de 30 años.

Las familias numerosas también podrán desgravar el 25% con un máximo de 2.000 euros.

¿Y las ayudas para el alquiler para jóvenes?

Las nuevas ayudas del alquiler para jóvenes que forman parte del Plan Estatal de Vivienda tributan en la renta 2018, que es la que presentamos en 2019. Como la mayoría de ayudas, tendrás que incluirlas en la declaración de la renta. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber al respecto, desde quienes pueden solicitarlas hasta cómo tributar por ellas: Cómo funcionan las ayudas para el alquiler de vivienda para jóvenes