A nadie le gusta pagar de más por sus ahorros. Por eso mismo es tan importante tener en cuenta la fiscalidad de los productos de inversión antes de elegir uno u otro. E incluso conociendo la fiscalidad de tus inversiones, hay cosas que se te pueden pasar al hacer la declaración de la renta.

Si tienes una cartera con fondos de inversión lo primero que debes saber es que sólo pagarás impuestos por los beneficios que obtengas. Además, los fondos cuentan con una ventaja fiscal adicional, el traspaso está exento de tributar en la renta 2017. En otras palabras, si usas el dinero obtenido por un fondo para comprar otro, no tendrás que pagar impuestos en el IRPF.

Cómo tributan los fondos de inversión en la renta

Con esto claro, si efectúas un reembolso de tu fondo y no reinviertes, tendrás que pagar en el IRPF y ahí es cuando debes tener claro qué gastos de tus fondos puedes desgravar y dónde ponerlos en la renta 2017.

Los fondos de inversión tributan como ganancia o pérdida patrimonial dentro de las rentas del ahorro en el IRPF 2017. Al vender las participaciones pagarás por la diferencia entre el valor de venta y el de suscripción, aunque como los fondos están sujetos a diferentes comisiones Hacienda entiende que parte de esos gastos que soporta el inversor pueden deducirse.

Gastos deducibles en un fondo de inversión en la renta

La Ley de IRPF permite deducir del beneficio obtenido la comisión de suscripción, reembolso, gestión o custodia. En realidad, lo que se hace es imputar estos gastos al hacer la declaración de la renta.

En la mayoría de los casos la entidad ya habrá descontado estos gastos del resultado final y los podrás ver en el resumen de operaciones. En caso contrario, bastará con que los restes por tu cuenta al hacer la declaración de IRPF y pongas el resultado en la casilla 294 de la declaración de la renta, que es el desplegable donde introducir las operaciones con fondos de inversión. En ella deberás indicar el valor de compra y de venta de llas participaciones. 

La otra alternativa que tienden a ofrecer los asesores fiscales para evitar contradecir los datos que ya tiene Hacienda es imputarlos en el apartado 029 de rendimientos de capital mobiliario y correspondiente a los rendimientos procedentes de la transmisión, amortización o reembolso de otros activos financieros. El motivo es que así es más fácil que le cuadren las cuentas a Hacienda y que no hagas cambios en los datos fiscales que tienen, que serán los mismos que te envió tu gestora.

En esta píldora puedes averiguar el coste de las comisiones de tu fondo de inversión y cuánto te cuesta mantenerlo en realidad:

Recuerda que sólo debes incluir los datos de tus fondos si has reembolsado. En caso de traspaso hacia otro fondo no habrá que computar la ganancia o pérdida patrimonial que hayas sufrido. Además, las nuevas participaciones conservarán el valor y fecha de adquisición de las transmitidas.