Rentas Exentas en el IRPF

No todos tus ingresos tributan en el IRPF. Hacienda cuenta con un listado de rentas exentas. Se trata de un dinero que no sumará al resto de ganancias a efectos fiscales.

El artículo 7 de la Ley de IRPF recoge la mayoría de las rentas exentas en el IRPF, pero no todas. Y es que en ocasiones tiene que ser la justicia quien corrija el criterio de Hacienda y determine cuándo un ingreso o ganancia no tiene que pagar impuestos. El mejor ejemplo es lo ocurrido con la prestación por maternidad y paternidad.

Precisamente con ella vamos a comenzar el repaso a las rentas y ganancias exentas de impuestos. Son las siguientes

Prestación por maternidad

La fiscalidad de la prestación por maternidad ha cambiado en el último año tras la sentencia del Tribunal Supremo del pasado mes de octubre. Hasta el año pasado se consideraba un ingreso salarial más a efectos de IRPF, pero ahora mismo es un dinero por el que no hay que pagar impuestos, ya que Hacienda no lo sumará al resto de rentas.

Si has tenido un hijo y tributaste por la prestación por maternidad, ahora puedes reclamar la devolución de las cantidades pagadas de más desde la renta 2014. Aquí puedes hacer tus cálculos:

La indemnización por despido

El dinero que cobres como indemnización por despido tampoco tributará en la renta, aunque sólo hasta unos límites.

En concreto, están exentas de tributar las cantidades que marque el Estatuto de Trabajadores para cada tipo de despido hasta un máximo de 180.000 euros. El resto sí que pagará impuestos como una renta del trabajo más.

En este sentido, por un despido procedente recibirás una indemnización de 20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 mensualidades y por uno improcedente, 33 días por año trabajado.

Aquí puedes ampliar información sobre la fiscalidad de las indemnizaciones por despido

Determinadas indemnizaciones

La indemnización de los seguros de accidente por responsabilidad civil tampoco tributa en la renta. Esto afecta al dinero del seguro por un accidente de tráfico o una negligencia médica. Esta exención afectará también a los herederos cuando liquiden el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

El límite a esta exención será la cuantía legal que marque el baremo de accidentes o la sentencia judicial.

Dentro de las indemnizaciones exentas también figuran las de los daños personales relacionados con el funcionamiento de los servicios públicos.

Parte de los rendimientos por trabajos en el extranjero

Los trabajadores expatriados están exentos de tributar por los ingresos que hayan conseguido en otros países hasta un máximo de 60.100 euros o de 30.000 euros en el caso de Navarra.

Para poder aplicar la exención, el país en el que hayas trabajado no debe ser un paraíso fiscal y debe contar con un impuesto similar al IRPF.

La capitalización del paro

El pago único de la prestación por desempleo es una de las ayudas para hacerse autónomo o iniciar un negocio. Si optas por cobrar el paro de golpe no tendrás que pagar impuestos por ese dinero siempre y cuando mantengas la actividad durante 5 años. Si no es así, deberás después hacer una complementaria para devolverlo.

El dinero de los Planes de Ahorro a Largo Plazo

Los PALP tampoco pagan impuestos. Estos afectan a los SIALP y los más conocidos como Plan Ahorro 5 o CIALP. La exención sólo se aplicará si mantienes el plan por lo menos durante 5 años y sobre unas aportaciones máximas anuales que no pueden superar los 5.000 euros.

Los PIAS

El dinero de los PIAS está exento de tributar en la renta si has mantenido la inversión por lo menos durante un periodo de 5 años y optas por cobrarlo como renta vitalicia.

Aquí puedes ampliar información sobre qué es un PIAS y si te conviene.

Pensiones y prestaciones por incapacidad y gran invalidez

Las prestaciones de la Seguridad Social por incapacidad permanente absoluta o gran invalidez no pagan impuestos en el IRPF, como tampoco las prestaciones de los trabajadores autónomos que paguen las Mutualidades de Previsión Social.

Como en los casos anteriores, existe un límite para estas inversiones. Se trata de las cantidades máximas de la Seguridad Social para cada caso. Las pensiones que superen ese importe tributarán como parte de los rendimientos de trabajo.

Pensiones por inutilidad o por incapacidad permanente

Las pensiones por inutilidad o incapacidad permanente de los regímenes públicos de la Seguridad Social y las Clases Pasivas están exentas siempre que estés inhabilitado por completo para cualquier trabajo.

Estas pensiones incluyen las pensiones pagadas a favor de nietos y hermanos menores de 22 años o incapacitados para todo trabajo.

Pensión de alimentos a favor de los hijos

Tampoco tributa en el IRPF la pensión de alimentos a favor de los hijos siempre que exista una sentencia que avale y establezca la cuantía de la pensión. La traducción práctica es que si se recibe un dinero por un acuerdo entre las dos partes pero no lo ha certificado un juez, habrá que pagar por ese dinero en la renta como rendimiento del trabajo.

Premios de Loterías y Apuestas del Estado

Determinados premios de la Lotería están exentos de tributar parcialmente. Es decir, hay una parte del premio por la que no pagarás impuestos. En la renta 2018 esa cuantía son los primeros 2.500 euros y en la renta 2019 son los primeros 10.000 euros.

El resto del premio tributará a un tipo del 20%, aunque Hacienda ya se encargará de practicar una retención de IRPF sobre esa cantidad. Así, al hacer la renta sólo tendrás que informar sobre ello. Aquí puedes ver cómo se hace.

Rendimientos de trabajo en especie

Las dietas, gastos de viaje y la mayoría de los rendimientos de trabajo en especie no tributan en el IRPF. Ese dinero que te paga la empresa forma parte de las rentas exentas.

Fuera del salario en especie exento quedarían los gastos de formación y el seguro de accidentes.

Becas públicas

Una de las novedades de la renta 2018 afecta a las becas públicas. Hacienda establece una cuantías exentas de tributar para estas ayudas a los estudios dependiendo del tipo de estudios y de dónde se cursen. Son las siguientes:

- Hasta 6.000 euros de gastos de matrícula y seguros para estudios reglados.

- Hasta 18.000 euros para gastos de transporte y alojamiento para estudios de tercer ciclo.

- Hasta 21.000 euros para gastos de transporte y alojamiento para estudios de tercer ciclo en el extranjero.

- Hasta 21.000 euros en becas para estudios de doctorado en España.

- Hasta 24.600 euros en becas para estudios de doctorado en el extranjero.

Recuerda que esta exención no se aplica a los contratos en prácticas, por los que sí hay que pagar impuestos.

Rentas exentas en caso de personas con discapacidad

Las personas con discapacidad disfrutan de ventajas fiscales en el IRPF. Una de ellas es que no tributan por el dinero de sus planes de pensiones con un límite de tres veces el IPREM o 7.680 euros en 2019.

Tampoco pagarán impuestos por las ayudas públicas a personas con un grado de discapacidad igual o mayor al 65% y a mayores de 65 años para el pago de residencias o centros de día, siempre que la renta de estas personas no supere tres veces el IPREM. En esta líneas las ayudas por acogimiento de personas mayores de 65 años o personas con discapacidad también se consideran rentas exentas.

Ganancia patrimonial por la venta de la casa

La fiscalidad de la venta de la vivienda incluye dos excepciones por las que no tendrás que tributar en la renta. No se trata exactamente de rentas exentas, pero sí de supuestos en los que tus ganancias no tendrán que pasar por la caja de Hacienda..

La primera son las ganancias por la venta de la vivienda por parte de los mayores de 65 años siempre que se trate de su vivienda habitual o que se reinvierta la ganancia en constituir una renta vitalicia asegurada – aquí puedes ver cómo funciona una renta vitalicia-.

La segunda se refiere a la exención por reinversión en vivienda habitual en un plazo de dos años. En otras palabras, si vendes tu casa y te compras otra.

En esta misma línea se podría hablar de la exención por traspaso de planes de pensiones, una de las grandes ventajas fiscales de este producto.

No te olvides de estas rentas exentas al hacer el IRPF. Si lo haces, pagarás impuestos por ellas.