He visto en Funds People la noticia de que en la última carta de Carmignac, que podéis encontrar adjunta en este post, ha reducido al mínimo legal su exposición a bolsa en algunos fondos. 

La noticia me llama la atención especialmente porque, cuando menos, una posición tan fuera de mercado se puede considerar arriesgada cuando estamos en la recta final de año, cuando los rallys alcistas suelen sucederse cada ejercicio. No es que confíe yo especialmente en las pautas estacionales, pero ahí están los datos.

El argumento central con el que justifican su postura es que sus gestores "se han preocupado de preservar el capital, más que de las valoraciones". Motivo por el que "las exposiciones a la renta variable de nuestros diferentes fondos se han ido reduciendo durante la mayor parte del periodo, hasta niveles próximos al mínimo legal en el caso de los fondos de renta variable internacional". 

Según explica Eric le Coz en la carta, "estas reducciones de la exposición han tenido lugar en todas las regiones, incluido el universo emergente, que se ha vuelto vulnerable por la intolerancia generalizada al riesgo y por un entorno de liquidez enrarecido temporalmente por la contracción que está teniendo lugar en todo el mundo". 

Respecto a otros activos, "se han mantenido las sensibilidades de las carteras de renta fija en niveles elevados privilegiando la deuda pública estadounidense y alemana. En cuanto a las divisas, la exposición al euro se ha mantenido baja durante este periodo con el objetivo de reflejar lo que en nuestra opinión iba a ser un movimiento inevitable de depreciación de la moneda única".

Carmignac ya venía estando más bien negativo durante los últimos meses lo que le permitió tener un brillante tercer trimestre. Sin embargo, sus fondos han sufrido mucho con la recuperación de los mercados desde principios de septiembre, hasta el punto de acercarse de nuevo a mínimos anuales, en el caso del Carmignac Patrimoine, o el Investissemen, cuyo gráfico es el que sigue. Ambos están entre los más populares en las carteras de los usuarios. 

En fin, que aunque entiendo que el enfoque de Carmignac no es de corto plazo, me parece que se la juega definitivamente con esta estrategia de cara a la foto de 2011. Si le sale bien, y los mercados se caen estos próximos meses, brillará, pero si no, saldrá entre los peores del ranking... Y me temo que eso podría llevar a más reembolsos en la rotación de carteras típica de finales y principios de ejercicio.

La carta 

carmignacviews.pdf

¿Cómo lo véis?