El auge de la inversión en valor en España ha quedado enfríado los últimos meses por las rentabilidades que estamos viendo en muchos fondos que siguen este estilo, consistente en comprar en valoraciones muy bajas, en títulos alejados de las modas del momento. Pero esto no ocurre sólo en España, más allá de nuestras fronteras el 'value' ha perdido parte de su predicamento porque quienes invierten de este modo llevan años haciéndolo peor que el mercado. ¿Se acerca su momento, llega la hora de que se dé la vuelta a la tortilla? ¿O realmente estamos viviendo cambios estruturales que harán que la típica inversión value ya no funcione como en el pasado?

De todo ello, charlé la semana pasada durante una interesante conversación con Andy Evans, gestor del equipo de value investing de Schroders, que os comparto a continuación. Evans cree que el value volverá a superar al mercado, alerta del riesgo de invertir sin tener en cuenta las valoraciones y comenta los sectores y zonas donde ahora mismo están encontrando más oportunidades. Eso sí, recordando que la paciencia es imprescindible y que hay que evitar cómo sea dejarse llevar por las emociones.

- Pregunta: ¿Queda recorrido en las acciones tras tantos años de mercado alcista?

Andy Evans: La renta variable se ha comportado muy bien la última década pero, si te fijas, la evolución ha sido muy distinta entre los distintos estilos. Los valores de crecimiento y tecnología en EEUU lo han hecho fantástico la última década, pero Europa y mercados emergentes, así como value, no lo han hecho tan bien. Pensamos que el value está ahora en una posición muy atractiva para los próximos meses, comparado con otras acciones que se han ido a valoraciones extremas. 

- Hay gente que dice que la tremenda disrupción tecnológica que vivimos puede hacer que el value deje de funcionar bien

Si nos fijamos en los últimos 130 años de bolsas, el comportamiento del value ha sido muy estable. Los últimos 10 años casi han sido la excepción de la regla. A lo largo del último siglo y medio hemos tenido guerras, inestabilidad política, cambios enormes en los que ha influido la tecnología, como la electrificación, revolución en el uso de los ordenadores … Y aún así, el value se ha comportado mejor que el mercado. Ha sido un estilo de inversión que ha sido capaz de ir adaptandose a todas las disrupciones que iban generándose. Ahora estamos viendo cambios radicales en muchos negocios, pero tenemos fé en que el value volverá a destacar.

- ¿Pero se incrementa el riesgo de trampas de valor?

Hay áreas que van a sufrir, pero como value investors tenemos que estar preparados para identificar esos riesgos y ponerlos en precio. Si pensamos que un negocio va a pasar un momento complicado, que luego superará, pero el mercado piensa que es un problema estructural, puede ser una oportunidad para comprar barato. Tenemos que identificar en qué casos las dificultades pueden ser permanentes. Por ejemplo, estamos muy atentos ahora mismo a las compañías de distribución minoristas, en las que un Amazon pueda romper el mercado. Pero si se nos ofrecen oportunidades muy buenas, somos capaces de tener visibilidad del futuro de la compañía y vemos un potencial de recuperación importante, se trata del tipo de cosas que un value investors debe hacer. Tenemos que estar preparados para asumir estos retos.

- ¿En qué tipo de sectores encontrais valores más atractivos?

En nuestro análisis global, nos sale que los bancos y las compañías de gas y petróleo están en valoraciones muy interesantes, pero la novedad de los últimos meses ha sido que han empezado a aparecer oportunidades en compañías cíclicas e industriales, como empresas relacionadas con la industria del automóvil. Este es realmente el trabajo de un value investor, esperar hasta que aparecen estas oportunidades, hacer nuestro análisis exhaustivo, asegurarnos de que tenemos un alto potencial de revalorización y comprar donde vemos mayor margen de seguridad respecto al riesgo que percibimos. 

- En España muchos value investors se muestran reacios a invertir en bancos, porque son entidades muy apalancadas y complejas. ¿Cuál es tu visión?

Cuando la crisis financiera se desató mucha gente se asustó con la inversión en bancos. Y cuando la gente se asusta es una oportunidad para nosotros. Si miras los bancos ahora, tienen menor riesgo que antes de la crisis. Los reguladores les han obligado a tener mucho más capital, han mejorado mucho sus ratios. Tienen el colchón de capital al doble de lo que suele ser habitual y están muy preparados para lo que puede venir. Es fácil decir no queremos tocar los bancos y ahí es donde aparece la oportunidad para nosotros, cuando otros no quieren ni tocar un sector.

- ¿Se entrena el control de las emociones? ¿Cómo evita uno el pesimismo y la euforia?

Lo primero es entender que tomar decisiones difíciles ahora puede tener una elevada recompensa en el futuro. Igual en la vida. Si comes saludablemente y vas al gimnasio, en vez de comer queso y vino todo el día, será mejor para tí a largo plazo. Se trata de sacrificar beneficios de corto plazo por obtenerlos mayores en el futuro. Muy importante leer. En el equipo value de Schroders todos somos ávidos lectores. 

- ¿Cuál es tu libro favorito?

Pensar rápido, pensar despacio. Ya lo he leído un par de veces. Te abre los ojos para entender cómo tomamos los decisiones los humanos, que somos muy irracionales en contra de lo que entienden muchos modelos económicos. Y esto en mercado es muy importante, si te mantienes racional puede aprovechar las oportunidades que generan las decisiones emocionales de muchos inversores. 

- ¿Cómo afecta el boom de la inversión pasiva a vuestro trabajo?

Si la inversión pasiva no se preocupa sobre la valoración, sino sobre el peso en los índices, esto puede exacerbar algunas tendencias. Si hay una compañías que ha doblado en precio pero sigue entrando valor en el fondo pasivo, puede acelerar las subidas del mercado. 

- ¿Y esto genera más oportunidades para vosotros? 
A largo plazo sí. Si hay más gente comprando sin importarle las valoraciones y eres prudente, se te presentarán más oportunidades en el futuro. Para ello hay que mantenerse racional, analizar en máximo detalle los fundamentales.

- ¿En qué tipo de valores habéis aumentado peso?
Hemos comentado antes que estábamos viendo valoraciones atractivas en bancos, compañías de gas y petróleo… También en compañías de medios de comunicación especialmente en cadenas de televisión y empresas mineras. También en algunos sectores como el farmacéutico, donde aunque no veamos precios tan bajos, sí vemos caídas específicas en valores concretos por problemas que no creemos que vayan a ser estructurales. 

- ¿Qué tipo de bancos estáis comprando? 
El mayor riesgo que vemos para la inversión en banca es comprar el riesgo inadecuado en el balance. Vemos bancos a precios muy atractivos, pero en las que quizá el balance no podría suficiente para resistir una presión bajista. Hay valores en Italia cotizando a valoraciones muy bajas, pero con mucho riesgo, pero otros que sí han limpiado sus balances y ofrecen interesantes oportunidades. 

- En las compañías industriales, ¿no os preocupa la ralentización de China?
Hay que analizar muy bien los riesgos de las distintas compañías. Por ejemplo, no tenemos demasiado peso en fabricantes de coches, pero las caídas sí nos han ofrecido la opción de mirar empresas relacionadas con el sector del automóvil.

- Por zonas geográficas, ¿Cómo veis las valoraciones?
Donde vemos una mayor distorsión es en EEUU, que vemos bastante caro. En mercados emergentes muchas acciones han empezado a estar atractivas. Pero donde más valor encontramos es en Reino Unido, el más barato ahora mismo, y Europa.

- ¿Y el Brexit? 
Siempre hay temores, pero si somos pacientes y aprovechamos las oportunidades, el value nos dará muy buenas rentabilidades.

- ¿Qué dirías a los inversores que están desencantados con el value tras su peor comportamiento que el mercado los últimos años?
El value va de paciencia. Muchos inversores están sobreponderado ahora mismo en sectores más relacionados con crecimiento. Pero muchas de las tendencias que han funcionado mejor en los últimos años no sabemos cuánto durarán, muchas son insostenibles, especialmente aquellas que ignoran las valoraciones. 

- ¿Qué oportunidades estáis viendo en España?
No tenemos muchos valores españoles en cartera. La principal que tenemos es Repsol, que además de por valoración ha mejorado mucho su balance, después de la venta de Gas Natural. Hemos mirado otras opciones, como BME o utilities, pero creemos que no ofrecen una relación entre rentabilidad y riesgo atractiva. En general, vemos mucha deuda en algunos sectores y nos preocupa mucho asumir un riesgo de balance excesivo.