Según publica Funds People , SÓLO ese porcentaje de los fondos de inversión que declaran una política activa -esto es, no pasiva, sino que pretenden añadir "alfa"- lo hacen mejor que sus benchmarks o índices de referencia respectivos. Aunque el tono del artículo parece querer indicar que se trata de un resultado bastante aceptable, a mí no me lo parece en absoluto. Tomémoslo al revés: un 60% de los fondos obtienen menos rendimiento del que podría conseguirse con un fondo que se limitara a replicar su benchmark. Es decir, que un 50% más (60 frente a 40%) de gestores no añaden valor a la gestión, sino que la destruyen, que los que sí lo hacen.