El 2015 fue un año brillante para las compañías biotechnológicas. El 2016 por ahora está corrigiendo excesos  que quizás no debieron subir tanto.  Al menos de momento, ya que la categoría Morningstar se encuentra entre las que más bajan desde comienzos de año.

Los tiempos en los que las compañías tecnologías vendían expectativas pertenecen al pasado. Amgen, Biogen, o Gilead han obtenido beneficios record durante los últimos cinco años, pero como todo crecimiento, no llega hasta el infinito. Y me temo que en este punto nos encontramos. Estas son las caídas desde máximos de los principales players en la industria.

No es algo que no haya ocurrido antes. Y no creo que deje de ocurrir en el futuro. Para muestra este artículo de cuando aún funcionábamos con pesetas de Fernando Luque (@fernandoluque) en 2001. Es cierto que el sector corrigió. Pero también es cierto que en los años posteriores recortó todo el tiempo perdido.