Estos últimos años no han sido precisamente buenos para los fondos de energía, que han sufrido el desplome del precio del petróleo y otras materias primas. Pero en los últimos meses la cosa ha intentado dar un vuelco. 

Acabo de ver que el precio del crudo Brent acaba de superar de nuevo los 53 dólares por barril de Brent y se me ha ocurrido dar un paseo por los fondos de energía

La mayoría todavía muestran números bastante rojos en los datos de rentabilidad a tres años, pero la reacción desde mínimos también está siendo notable.

El Blackrock World Energy Fund, por ejemplo, está un 16% arriba en el año. El Schroders ISF Global Energy sube más de un 21% en 2016, tras recuperar casi un 30% desde febrero, mientras que el Franklin Natural Resources sube cerca de un 20%.

Apenas hay fondos nacionales especializados en acciones de energía. Entre ellos, están el Ibercaja Petroquímico, que recupera un 7% en 2016, y el BK Sector Energía, con una subida del 5,4%. 

Lo que está claro, en cualquier caso, es que se trata de un sector sólo apto para inversores que sean insensibles a una volatilidad desatada... Menudas montañas rusas.

Aquí podéis consultar el gráfico de rentabilidad en relativo a comisión y tamaño de los fondos de la categoría de RV Energía.