El año pasado, los fondos de inversión mixtos, tanto los de renta fija como los de renta variable, fueron el gran producto de campaña en las redes de las grandes entidades financieras. Buena parte del dinero que entró en el conjunto de la industria de fondos lo hizo en estos productos. 

Y, en concreto, llegaron a ellos muchos inversores procedentes de los depósitos, a los que el banco ofrecía estos productos como alternativa, ante los nulos intereses de la renta fija. 

Pues bien, los débiles resultados con los que terminaron 2015 y el difícil arranque de año parecen haber llevado a muchos inversores a abandonar estos productos. Y con muy mal sabor de boca. 

Según los datos provisionales de Inverco, la asociación del sector, sólo entre enero y febrero ya han salido en neto más de 2.000 millones de euros de estos productos (suscripciones menos reembolsos). En concreto, casi 1.500 millones de los mixtos de renta fija (entre los que se encuadran los superventas Foncaixa Equilibrio y Santander Tandem 0-30) y casi 600 millones de euros de mixtos de renta variable. 
 

Fuente: Inverco
 

Parte de este dinero deja el mundo de los fondos, pero del dinero que se queda, la mayoría está yendo a monetarios, a la espera de mejores tiempos y a pesar de que la mayoría de estos productos marcaran caídas en 2016 con estos tipos. Lo mismo que sucede con la categoría de renta fija. 

En cuanto a renta variable, la sacudida de enero y febrero ha dejado a muchos fondos temblando. Ha habido salidas netas superiores a los 500 millones de euros en 2016 entre los bolsa nacional e internacional.

Teniendo en cuenta además el efecto de las cotizaciones (la reducción en volumen gestionado por la caída de las acciones), el patrimonio invertido en fondos en España se ha reducido en febrero en 3.700 millones de euros. Respecto a hace un año, ya sólo suman 3.300 millones de euros más.

 

Fuente: Inverco

Si no hay rebote del mercado en febrero, de hecho, los fondos empezarán a registrar pérdidas de patrimonio interanuales.