Según Cotizalia, la carrera imparable de las firmas internacionales en la industria de fondos española continúa. Mientras las gestoras nacionales sufren la crisis y no consiguen frenar los reembolsos, las extranjeras siguen cosechando un éxito tras otro y aumentando sus activos. Y esta situación ha propiciado que el patrimonio en fondos de firmas extranjeras roce ya casi la mitad de lo que manejan las firmas españolas.

Según las estimaciones de Inverco, el patrimonio de las gestoras extranjeras ascendía a finales de septiembre a 52.000 millones de euros, mientras que los activos de las firmas nacionales en fondos (excluyendo los inmobiliarios) se sitúan en 123.039 millones de euros.  Y si se incluyen los inmobiliarios y las sicav, las gestoras extranjeras manejan ya el 25% de los activos totales de las instituciones de inversión colectiva, que ascienden a 200.204 millones de euros.

El auge de las firmas extranjeras, que en los tres primeros trimestres de este año han elevado sus activos un 10%, no se debe solo a la revalorización de sus carteras, también consiguen atraer dinero nuevo a sus productos.

Las gestoras internacionales registraron unas suscripciones netas de 1.386 millones de euros en el tercer trimestre, que contrastan con los reembolsos que experimentan las nacionales prácticamente todos los meses desde que estalló la crisis financiera en 2007.

Entre los meses de julio y septiembre, la gestora que más suscripciones netas registró fue JP Morgan Asset Management, con 360,6 millones de euros. Tras ella se situaron de cerca BlackRock, con 334 millones y Pictet, con 282 millones.

Axa Investment Managers y Swiss & Global también superan los 100 millones de euros en suscripciones netas, con 135 y 107 millones de euros, respectivamente.

En ese periodo solo hubo tres gestoras que cerraron con reembolsos. Los de Franklin Templeton fueron los más abultados, con 426 millones. En el caso de Fidelity, las salidas fueron de 66 millones, mientras que BNP Paribas perdió 20 millones.

Valor añadido

Los expertos señalan que el atractivo de las firmas extranjeras para los partícipes radica en su especialización y en que son capaces de ofrecer mayor valor añadido en determinadas áreas de mercado y obtener, por tanto, mejores retornos.

Esta tendencia se aprecia claramente si se analizan los fondos por categorías. Los garantizados están siendo uno de los productos más denostados y han experimentado rembolsos netos en el año de 1.900 millones entre los vehículos de deuda y los de renta variable pese al carácter extremadamente conservador del inversor español.  

Por el contrario, los productos globales son uno de los segmentos que más captan en el año, con suscripciones de 80 millones, solo superados por los de gestión pasiva (100 millones) debido al auge de los ETF.