Dicen que nadie es profeta en su tierra así que el presidente en funciones de España se ha tenido que ir a China a 10.000 kilómetros de distancia para demostrar(se)lo.

Allí son todo alabanzas para el presidente en funciones de lo bien que van las cosas en España.

Pero la realidad es tozuda y muestra una cara oculta igual que la Luna que parece no ser vista desde el exterior.

Podéis ver esta información en:
http://tendenciadefondo.com/fortaleza-semanal-categorias-rv-y-rf-02-sep-2016/