Durante la semana pasada más de 40 alumnos tuvieron la oportunidad de participar en la escuela de verano de Value School, donde varios profesionales del mundo de la gestión compartieron sus enseñanzas: Luis Torras, gestor de Japan Deep Value; Emérito Quintana, asesor de Numantia Patrimonio Global FI; Xavier Brun, responsable de Renta Variable Europea de Trea AM; Pablo Martínez Bernal, responsable de relación con inversores de Amiral Gestion; Alejandro Muñoz, gestor de Inconometric Equam Global Value o Mayte Juárez, Head of Equity Trading de Cobas.

 

 

Además, tal y como ya contábamos, Iván Martín de Magallanes Value Investors daba la bienvenida a la escuela y, como no podía ser de otra forma, Francisco García Paramés cerraba el curso contando su experiencia y respondiendo a todas las inquietudes de los alumnos. Todos ellos tuvieron que presentar y exponer una idea de inversión frente al equipo de analistas de Cobas Asset Management dónde el listón fue realmente alto. 

Desde el primer momento, Paramés quiso dejar claro que Value School nacía con el espíritu de mejorar la educación financiera y ayudar a invertir mejor en España y que a pesar de que en sus comienzos fue impulsado por Cobas, hoy en día es un ente independiente con vida propia y que no tiene nada que ver con la gestora. "La convocatoria y la idea ha sido todo un éxito. Value School ha recibido ocho veces más candidatos de lo que permitía su capacidad" comentaba el gestor. 

A continuación os dejo algunas de las preguntas formuladas por los participantes a Paramés:

 

¿Qué es lo que más te gusta y que es lo que menos te gusta de tu trabajo?

 

Lo que más me gusta es cuando encuentro los buenos tomates rojos baratos, ese es el mejor momento del día. Cuando encuentras una idea que vale más y que el mercado no la está valorando bien. Y lo que menos me gusta son algunos momentos con los clientes, en los que sufres por ellos porque no tienen la capacidad de aguantar los vaivenes de los mercados. 

 

¿Cómo realizáis el rebalanceo de las carteras?

 

El rebalanceo al final te lo da el propio movimiento de las carteras. En una cartera con 50 valores en algún momento alguno sube un 15% y otro baja un 10% por lo que en general es automático.También hay que tener en cuenta el momentum que aunque no lo sigamos mucho si que es verdad que un inversor de valor que sabe aprovecharlo optimiza el resultado.

Nosotros siempre por defecto entramos demasiado pronto porque vemos el tomate a buen precio y compramos, aunque luego caiga y sigamos comprando. Lo único que no es value de todo lo que hacemos es intentar eliminar ese riesgo de oportunidad. Actualmente tenemos una cartera que está muy bien y estamos esperando a que ocurran cosas buenas, tenemos una cola de compañías para entrar en cartera estupendas y me gustaría que en algunos de estos valores hicieran una OPA o subieran inmediatamente para poder comprar los valores en cola. Sin tener en cuenta el momento y para generalizar lo que hacemos es cuando suben los valores vendemos y cuando caen compramos, esto es un rebalanceo muy natural y sistemático. 

 

¿Es posible reducir este coste de oportunidad que comentas?

 

No, es pura intuición y puro arte. De repente puedes tener un profit warning porque las compañías están reajustándose y todo el momentum se va al traste. Por ejemplo: Uno de nuestros principales valores en cartera, como puede ser Aryzta, dónde compramos a un precio medio de 25 han tenido un par de profit warning entonces esto hace que se retrase el momento, es un arte más que una ciencia. Lo que sí tengo claro es que cuando algo cae por una mala situación de mercado o un profit warning hay que hacer un tiempo, no comprar inmediatamente y dejar que la negatividad se vaya absorbiendo. 

 

Quería preguntarte por el valor de Aryzta ¿que estáis viendo para estar tan convencidos?

 

Lo primero es que pensamos que en el peor escenario vamos a sacar un 70- 80% de revalorización y en el mejor escenario vamos a multiplicar por cuatro o por cinco. Al final es el líder mundial en algo que esta razonablemente bien, creciendo. Es un negocio con margen, que tiende a crecer y que no le va a vencer internet como puede ocurrir con los cereales. Tiene una serie de problemas y un equipo de gestión muy bueno que conocemos como opera. Además tiene un margen del 7-8% en estos momentos y todos sus competidores lo tienen entre el 10-12%. No hay razones objetivas para que no tenga los márgenes que tienen el resto de competidores. Un buen negocio, bien gestionado y que volverá a su nivel de beneficios normales. 

 

En cuanto al tamaño que está adquiriendo Cobas en algunas compañías ¿Por qué no tomáis posiciones activistas en algunos casos?

 

Para ser activista primero tienes que tener ganas de pelearte con la gente y mi personalidad evita el conflicto al máximo. El activismo para nosotros es el último recurso y si ocurre algo importante tomamos partido. Pero nuestra esencia es invertir en negocios buenos que están gestinados por equipos que nos parecen acordes. Se pierde mucho tiempo haciendo activismo y siempre va a ser una excepción. 

 

¿Por qué en otras épocas de tu carrera tenías un mayor porcentaje de liquidez que en la actualidad?

 

Sólo hemos tenido una vez más del 25% de liquidez y fue en el año 98. Este año fue el final de un ciclo alcista y estaba todo carísimo. Ahora tenemos menos liquidez y tenemos realmente cola de compañías para comprar. Literalmente tenemos tres o cuatro compañías que queremos comprar y no podemos porque tendríamos que estar invertidos al 140%. Tenemos tantas ideas interesantes que el fondo no da abasto. Hoy cae un 25% una compañía en la que fuimos accionistas hace 15 años y lleva cayendo desde hace 6 meses desde 8 a 3, una compañía que conocemos y que ha caído un 60% desde máximos, empezaremos a mirarla con tranquilidad pero es una opción clarísima para entrar en cartera. 

 

¿Cómo reducís el riesgo de perder el horizonte temporal de largo plazo?

 

No se pierde, está en la esencia de lo que hacemos. Tienes que estar mentalmente preparado para aguantar lo que haga falta y te tiene que dar igual el timing. Invertimos a largo plazo, pero por ejemplo el año pasado compramos compañías que vendimos en 6 meses, no somos inversores corto placistas pero si una acción llega a su valor vendemos. 

 

¿Qué estudios debería tener una persona que quiera dedicarse a la industria?

 

Lo mejor es ir cogiendo experiencia en vuestro proceso de inversión. Con internet ahora es todo mucho más fácil podéis inscribiros a Seeking Alpha que cuesta 20 dólares al mes, dónde hay un montón de ideas de inversión y tenéis gente que las comenta... etc.

A nivel formativo Omma tiene un buen máster de economía austriaca y value investing, en el fondo lo que hacemos es analizar negocios y tenéis que desarrollar esta capacidad. Todo aquello que vaya en esa línea ayudará. Aunque a nivel profesional como no hay tanta gente que hace esto y no hay tanta oportunidad, pues probablemente lo mejor sea hacerlo de una manera autónoma.

Lo primero que tenéis que hacer es conveceros a vosotros de que lo hacéis bien y después covencer a terceros. Si lo hacéis bien de verdad no vais a tener problemas para encontrar una oportunidad o encontrar financiación. La respuesta es ponerte ya mañana a invertir, comenzar en compañías cercanas, es mucho más probable que ganéis invirtiendo en el mercado inmobiliario en Madrid que en Singapur. 

 

Porsche está cambiando su modelo negocio y su objetivo en 5 o 6 años es hacer coches que no hagan ruido ¿Porque invertir?

 

Al final hay mucho ruido, las fábricas son flexibles, si no hacen coches eléctricos pueden hacer combustión interna etc. Es todo cuestión de precio. Estamos hablando de 100 millones de coches que se venden al año en todo el mundo y cada año aumentas un millón. Tesla, osados ellos, dicen que en 2021 van a vender 2 millones de coches, eso es un 2% de la cuota del mercado, no me creo que sean capaces de fabricar y vender esa cantidad.

Por ejemplo, electrificar Madrid cuesta 5 billones a ver quién va a poner ese dinero. Las expectativas de ventas de coches eléctricos se han ido retrasando porque el consumidor no está por la labor. Yo el año pasado me tenía que comprar un coche nuevo y me compré un BMW serie 3 híbrido, pensé: hagamos una inversión en BMW, vamos a devolverles el favor y hacer el esfuerzo de pagar el sobreprecio de la marca (bromeaba). Lo enchufo por las noches, cuando me acuerdo, lo cojo por la mañana, voy a comprar el pan y ya se me ha acabado la batería. Quiero decirte, los coches eléctricos son carritos de golf, los coches que se venden no se están usando y el consumo de gasolina sigue creciendo.  En las películas de James Bond de los años 60 tu avanzabas y las puertas se abrían solas, yo en mi casa sigo abriendo con la manilla, que algo se pueda hacer no quiere decir que a la gente le interese. En los coches eléctricos hay razón clarísima entre los incentivos de las subvenciones y las ventas, ya veremos los coches que se venden en 10 o 15 años, al final las compañías están preparándose para tener flexibilidad.

 

¿Por qué crees que la gente no invierte bien?

 

No está en nuestros genes ahorrar e invertir. De hecho en los países anglosajones el 70% de las pensiones invierten en renta variable y en activos reales y está claro que es lo adecuado. A largo plazo los activos reales son la mejor inversión. En cuanto a ahorrar es una cuestión cultural. Ser agresivos en vuestras inversiones cuando sois jóvenes que es cuando lo podéis ser, como dice Warren Buffett invierte antes de que te cases porque luego no vas a poder. Pero es verdad que ahora estáis en un momento que no tenéis un duro (bromeaba) acostumbraos a meter el 10-15% de lo que sea. 

 

¿Visitáis todas las compañías? El inversor privado tiene una desventaja en este sentido

 

No te creas, el inversor privado puede hacer muchas cosas, seguir los resultados de las compañías, os aconsejo que leais las transcripciones de las presentaciones trimestrales. Son charlas de una hora en las que hay mucha información. Nosotros hemos visitado prácticamente todas aunque no todas, es muy bueno ir pero no es imprescindible. Coged carteras de gestores que os gusten y analizad las compañías, ver si estamos equivocados o por qué estamos invertidos.