Como todo inversor value, me gustan las inversiones seguras, que dan retornos recurrentes, y a poder ser crecientes, por eso la inversión en divisas no está entre mis operaciones habituales. Sin embargo, hoy he decidido posicionar el 15% de mi cartera en el fondo UBS (Lux) Money Market Fund - CHF (ISIN: LU0033502740), el 85% restante está en el Alken European Opportunities y en el Magallanes European Equity.

¿Qué justifica ese, a priori, contrasentido? Voy a intentar explicarlo:

Siempre me ha costado mucho tener liquidez en la cartera, creo que es un coste de oportunidad importante, sin embargo, todos los grandes del "value investing" y con especial énfasis, Warren Buffett, dicen que la liquidez es fundamental para poder comprar gangas cuando estas aparecen. Así que el primer motivo lo podríamos llamar disciplina. Psicológicamente me está costando más que levantarme del sofá para ponerme las zapatillas de correr después de dos meses de no hacer nada. Pero creo que es importante hacerlo.

En segundo lugar, la Zona Euro sigue teniendo desequilibrios importantes y el Banco Central Europeo, con Draghi a la cabeza, parece que tienen más interés en "japonizarnos", monetizando deuda, que en convertirnos en suizos, a base de competitividad y capitalismo. En cada una de sus comparecencias remarca que le preocupa la escasa inflación y que su objetivo es aumentarla, ¿cómo?, pues sólo se me ocurre que lo pueda hacer devaluando la moneda y en eso están. Solo hay que ver la evolución del EuroDólar este último año y medio. Y no será porque los americanos no hayan hecho esfuerzos por depreciar su moneda. Por lo tanto, si quiero liquidez pero no quiero sufrir pérdida de poder adquisitivo, no puedo estar en Euros. Así que solo me queda la alternativa de invertir en algún instrumento líquido que mantenga el poder adquisitivo. El Franco Suizo está ligado al Euro pero en Enero de este año ya lo soltaron parcialmente, por ser insostenible para el Banco Nacional Suizo, no me extrañaría que dadas las circunstancias pueda volver a suceder, pese a las críticas que recibió en su momento por ello y, dado que todavía no ha recogido la depreciación del Euro, por estar parcialmente ligado, creo que puede ser un buen instrumento para ello.

El tercer y último motivo es que creo que con esa operación la cartera se vuelve en términos "Talebianos", más antifrágil. Por supuesto, ya son antifrágiles las carteras de fondos gestionadas por buenos gestores "value", puesto que en las crisis, las empresas invertidas, que se les supone de calidad, saldrán reforzadas. Pero si ante un pánico bursátil uno tiene moneda refugio, como puede ser el Franco Suizo, se genera una descorrelación entre los activos de la cartera que hace que en un momento de incertidumbre salga todavía más reforzada y que, además, llegado el momento, permita utilizar esa liquidez para comprar más cantidad de buenas compañías a buenos precios.

El problema siempre está en saber cuál es el óptimo de liquidez a tener en cartera. Si me preguntáis porqué un 15% y no un 5% ó un 50%, no os lo sabría decir. Simplemente me siento cómodo con ese porcentaje.

¿Qué os parece la decisión? ¿Creéis que es bueno tener liquidez en cartera? ¿En Francos Suizos o preferís otro activo?