Los bajos tipos de interés, y el complicado escenario para la renta fija, junto con la situación de la renta variable, hace más complicado que nunca encontrar rentabilidad para las carteras. 

Lo cual supone un reto especial para las aseguradoras, que generan un cuantioso volumen de caja de manera constante con las primas que los clientes pagamos cada vez que contratamos un seguro. Bendito problema qué hacer con el dinero que uno genera. Pero problema al fin y al cabo. Y, por lo tanto, necesitado de soluciones. 

Y en Mutua Madrileña, las están buscando cada vez más en el mundo de las inversiones alternativas, según ha comentado esta mañana su presidente, Ignacio Garralda, durante la presentación de resultados anuales de la compañía: "Dado que los mercados de renta variable y renta fija no nos ofrecen rentabilidad que buscamos, estamos girando una parte hacia las inversiones alternativas", ha comentado. 

En concreto, la firma ya ha invertido 300 millones y tiene comprometidos otros 150 en distintos proyectos, "tanto de infraestructuras, como private equity y préstamos a empresas, que son las tres principales áreas de inversión alternativa". 
 

Rentabilidades cercanas al 10% frente a los "charcos" del mercado

¿Y qué rentabilidad le exigen? "Entre un 8% y un 9%, en 2018 la rentabilidad por la inversión en empresas no financieras fue del 9,8%, lo cual muestra el éxito de haber invertido ya 300 millones de euros en estos activos", ha explicado Garralda. Eso sí, matizando que este tipo de activos tiene "ventajas, "como estar alejado de los mercados y no estar viendo como el precio se mueve día a día, pero también desventajas, como la menor liquidez".

De hecho, junto con las inmobiliarias, estas inversiones han sido prácticamente las únicas que han aportado rentabilidad positiva para Mutua Madrileña, tras el 2018 que Garralda ha calificado de "bastante desolador" para los mercados, "ha sido muy complicado no pisar algún charco, con el 90% de los activos en negativo".

Aunque ha destacado el fondo Mutuafondo España, que pese a cerrar en rojo el año, "ha sido el mejor de su categoría en el año" (entre las clases de fondos que dan acceso a particulares). "Estamos rompiendo el cliché de que Mutuactivos era una gestora de renta fija, con la oferta cada vez mejor de fondos de renta variable y globales", ha añadido. "3 de cada 4 fondos de Mutuactivos en los mejores cuartiles de Morningstar y también gestionamos el plan de pensiones de empresa más rentable de los últimos 25 años, fondauto".


'Volcados con el asesoramiento financiero'

Garralda ha sido contundente en la apuesta de la entidad por "dar respuesta a las necesidades de asesoramiento financiero que tienen los clienes", con independencia del producto final que acaben contratando. Ya sea a través de los propios fondos de inversión o planes de pensiones que gestiona Mutuactivos, como a través de planes de pensiones o seguros de ahorro. 

Para reforzar esta estrategia de aumentar los servicios por esta vía, ha comentado las dos adquisiciones que anunciaron en diciembre:

- la compra de un 30% de la gestora EDM, de la que comprará un 20% más este año para superar el 50% (no ha detallado cuanto costó por "acuerdo de confidencialidad")

- la toma de un 50,1% de la firma de banca privada Alantra, por 23,7 millones de euros.

Para los clientes de menor patrimonio, el presidente de la Mutua admite que están trabajando en la opción de lanzar un roboadvisor o servicio de gestión automatizada, "cuando el volumen no hace rentable que pueda tener un asesor personal".

En el conjunto del grupo, Mutua Madrileña ha anunciado hoy que logró un beneficio neto después de impuestos de 266,9 millones de euros en 2018, un 6% más que en el ejercicio anterior, con crecimiento constante en seguros aunque con el lastre en 2018 de la parte de inversiones, por la complicada situación de los mercados.