La semana pasada repasábamos en este artículo uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de anailizar un fondo de inversión, el índice de rotación de la cartera. Otro de los puntos importantes para llevar a cabo su valoración son los costes. Y es que a la hora de invertir en un fondo podemos observar cuál ha sido su track record pasado pero su rentabilidad futura es incierta y puede variar a lo largo de los años en función de la estrategia adoptada por el gestor. Sin embargo, hay algo que si que podemos conocer desde el minuto uno y que es fijo en la mayoría de los fondos de inversión, sus costes.

En una industria en el que la comisión de gestión varia desde el 0,3% apróximado en los fondos índice hasta el 2,25% sobre patrimonio que cobran los más caros, es importante fijarse en ellos, ya que unos costes altos pueden comerse una parte importante del pastel. No obstante, en este artículo no vamos a entrar de lleno en los costes que tiene que asumir un inversor a la hora de contratar un fondo (sin lugar a dudas daría para otro artículo), sino en repasar aquellas gestoras y fondos que están llevando a cabo iniciativas para tener una mayor alineación de intereses con sus partícipes.

Vamos a comenzar con el fondo Baelo Patrimonio, gestionado por Antonio Rico. El fondo acaba de superar los 25 millones de euros bajo gestión y desde ese momento la comisión de gestión se reducía desde el 0,59% hasta el 0,49% para el patrimonio a partir de esa cantidad. No sólo eso, si no que el gestor tiene pensado continuar reduciendo las comisiones en el futuro a medida que vaya aumentando su capitalización. 

Pero no es el único que se suma a esta nueva tendencia. Desde Buy & Hold han lanzado la clase D para su fondo BH Renta fija en el que en un entorno como el actual en el que cada vez es más complicado obtener rentabilidad para esta clase de activo, todos los inversores que entren en el fondo antes de final de año partirán con una ventaja. Y es que si el partícipe no gana dinero en los siguientes 24 meses, desde la gestora se comprometen a reembolsar el 100% de las comisiones cobradas. 

Cabe destacar también la baja comisión de gestión de Kersio Capital Sicav, un vehículo de renta variable capitalización flexible que a pesar de no gozar con el beneficio de ser traspasable (aún no dispone de 500 accionistas) obtiene una rentabilidad superior al 10% a 5 años. Pues bien, la comisión de gestión aplicada por esta SICAV funciona por tramos y varía en función del patrimonio gestionado. Actualmente el patrimonio gestionado es superior a los 70 millones de euros y la comisión de gestión aplicada por el vehículo es la más baja, del 0,43%.

En este caso la filosofía es igual que la llevada a cabo en Baelo a más patrimonio menos comisión de gestión. Así puede variar de la siguiente manera: el patrimonio hasta los 10 millones de euros un 1,35%; siempre que el patrimonio sea superior a los 10 millones entre 0 y 45 millones de euros la comisión sería del 0,7%; siempre que el patrimonio sea superior a los 45 millones desde 0 hasta 70 millones de euros la comisión aplicada sería del 0,57%; a partir de los 70 millones de euros sería del 0,43%. 

Hasta ahora hemos repasado algunos fondos de inversión de gestión activa que tienen ventajas para los inversores. Desde el punto de vista de la gestión pasiva o automatizada podemos encontrar opciones como Indexa Capital, con una filosofía similar en la que reducir las comisiones a medida que aumentan el patrimonio bajo gestión, el roboadvisor ha reducido los costes para los clientes en tres ocasiones para su servicio de fondos de inversión y en una ocasión para los planes de pensiones. MiCappital es otro gestor automatizado en el que el inversor sólo paga comisiones cuando obtiene rendimiento a sus ahorros. 

Coste de un fondo.: