Mario Gabelli es presidente de GAMCO.
“El conocimiento convencional sólo arroja rendimientos convencionales”, dijo una vez Mario Gabelli (1942), presidente de GAMCO. Y ése debe de ser precisamente el que han aplicado y conseguido la mayoría de gestores, que a largo plazo fallan en su objetivo de batir a los índices bursátiles. Y es que muy pocos consiguen batir a sus benchmarks.

Según la gestora, aunque pueda parecerlo, conseguir una rentabilidad media anual por encima del 10% que ofrece la bolsa a largo plazo no es fácil. De hecho tan sólo el 9% de los gestores norteamericanos ha logrado batir al índice S&P 500 a lo largo de 16 años (1981-1997). La razón fundamental es “la ausencia de disciplina y los continuos cambios de estrategia en los que incurren la mayoría de los gestores de fondos”, que suelen sucumbir a las modas o fobias de cada momento. Para la gestora, “el hecho de no mantener una misma filosofía y estrategia de inversión resulta devastador para el rendimiento a largo plazo”. En cambio, los propios índices bursátiles constituyen una estrategia que no cambia a lo largo del tiempo y por eso no resulta fácil superar su rendimiento.

Por tanto, ser fiel a la filosofía de inversión, tanto en buenos como en malos momentos es una de las claves para obtener un rendimiento satisfactorio a largo plazo. La historia pone de manifiesto que el gestor medio de fondos tiende a equivocarse con sus decisiones de inversión y se guía en exceso por las previsiones económicas a corto plazo. Así, los distintos mínimos de la bolsa han ido coincidiendo con las máximas posiciones de liquidez de los fondos de renta variable: 1970, 1974, 1982, 1987 y 1990.

Fuente: Blog Estrategias y tendencias