Las comisiones son un elemento muy importante que hay que tener en cuenta cuando escogemos un fondo de inversión, puesto que restan rentabilidad a nuestra inversión. Además, en el largo plazo pueden ser un componente claramente diferenciador. Por ello, es necesario dedicar unos minutos a elegir la clase adecuada de un fondo de inversión (ver cómo reducir las comisiones eligiendo la mejor clase) al igual que lo hacemos cuando vamos a comprar un teléfono móvil y buscamos la tienda en la que nos podemos ahorrar unos euros.

Con la entrada de Mifid II el pasado mes de enero las gestoras están obligadas a detallar las comisiones que cobran a sus partícipes. Y quizás muchos inversores se den realmente cuenta de que el asesoramiento financiero no es gratis. 

Es aquí donde tenemos que saber que la comisión de gestión que los inversores pagan cuando invierten en un fondo de inversión no es totalmente íntegra para la gestora sino que una parte se la lleva el distribuidor o comercializador del fondo. Esta recibe el nombre de comisión de retrocesión, entendida como la comisión que se lleva un asesor o una entidad financiera cuando un cliente invierte en los fondos que comercializa. Y que además ha sido durante muchos años una parte muy importante del negocio de las grandes entidades financieras. 

Pero hay que recalcar que existe una alternativa, las llamadas clases limpias que todos los fondos están obligados a tener. 

 

Qué son y cómo funcionan las clases limpias de los fondos de inversión

 

Este tipo de clase de fondos se caracterizan por no contar con una comisión de retrocesión o dicho de otra manera, la gestora no paga comisiones a aquellos que distribuyen sus fondos. Y la diferencia para el inversor es clara. Para ponernos en contexto, un fondo tradicional de renta variable aplica una comisión de gestión que gira alrededor del 1,5%-1,75%. De ese 1,5% en torno a un 0,5% se paga en concepto de retrocesión y un 0,25% como descuento a las plataformas. Pues bien, con las clases limpias, la comisión de gestión que se paga es bastante menor, alrededor de un 0,75%.

Por eso es muy importante como hemos comentado anteriormente dedicar algo de tiempo a buscar dentro de los folletos la denominación de la llamada clase limpia. Otra opción es recurrir a entidades que sólo ofrezcan este tipo de clases, hasta dónde yo tengo entendido en la plataforma EBN Grow sólo te ofrecen las clases limpias de los fondos.

Además, como ya hemos comentado anteriormente cada gestora denomina sus clases de una manera distinta. Por ello os dejo a continuación una tabla elaborada por Funds People en la que podéis conocer la la letra que utilizan en sus fondos las gestoras internacionales:

 

Fuente: Funds People

 

Os dejo también una píldora por aquí con la que podéis calcular el coste de vuestro fondo:

 

Coste de un fondo.: