Openbank, el buque insignia de la estrategia digital de Grupo Santander, acaba de lanzar un servicio de inversión semiautomatizada de la mano de Blackrock, la mayor gestora del mundo con 6,28 billones de dólares en activos bajo gestión y reina de los llamados ‘fondos robots’ que replican índices.

Según un comunicado del Santander, la “alianza estratégica”, como la califica la entidad española, supondrá que Blackrock pase a dar asesoramiento en materia de distribución de activos y análisis de mercados de Openbank, que ya supera el millón de clientes.

Ezequiel Szafir, CEO de Openbank.

Se trata de un paso previo al lanzamiento de un ‘roboadvisor’ (asesor automatizado), servicio que el consejero delegado de Openbank, Ezequiel Szafir, anunció como inminente en junio de 2017 durante la presentación de la nueva imagen del banco, que coincidió en tiempo con la adquisición del intervenido Popular.

Sin embargo, todavía no ha visto la luz, en otras cosas, porque Santander desvió el foco a integrar y sanear el adquirido Banco Popular. “No lo llamaremos roboadvisoring. No tiene buen nombre. Lo llamaremos asesoramiento automático”, dijo entonces el ex ejecutivo de Amazon y ahora uno de los puntales de la transformación digital del banco cántabro.

El servicio de Blackrock para Santander establece cinco perfiles con distintas distribuciones de activos. “Cada uno de ellos, combina una estrategia de inversión entre fondos de renta fija, renta variable, monetarios y activos reales (bonos ligados a la inflación, materias primas, inmobiliario e infraestructuras)”, explican desde Openbank.

Cada uno de estos perfiles invierte en una cesta de hasta 10 fondos de inversión distintos con sólo un clic, si bien puede ser modificada de forma personalizada por el propio cliente. Openbank señala que el servicio con Blackrock es gratuito, aunque luego tendrá que pagar las comisiones de cada uno de los fondos.