A raíz del comentario de un inversor, estaba echando un vistazo al informe trimestral del Santander Tándem 0-30, que es el fondo de Banco Santander con más partícipes, por encima de los 100.000 según datos a 31 de marzo, y uno de los mayores de España con casi 3.800 millones en activos bajo gestión. 

Sobre cómo invierte el fondo ya comenté hace un tiempo por aquí, por si alguien quiere repasar. Pero esta vez me han llamado la atención dos cosas, mirando también la ficha mensual. 

- Por un lado, que ha disparado la liquidez en cartera hasta niveles del 20% a cierre de abril. Es decir, que 1 de cada 5 euros está en caja, sin ser invertido. De hecho, aumentaron la liquidez en abril, aprovechando las subidas en renta fija para deshacer posiciones. La renta variable se mantiene en niveles bajos, para ser un fondo que puede invertir hasta un 30% en este activo. A cierre de abril sólo tenía  un 8,4% en contado que elevaba al 13,5% con derivados. Es decir, que el gestor del fondo sigue muy cauto.
 

- Por otro lado, que esa liquidez se la están retribuyendo ya a tipos negativos. Es decir, que ese dinero en caja no sólo no aporta rentabilidad, sino que la detrae. Según explican en el informe de gestión trimestral,   "la liquidez  del fondo se ha remunerado a un tipo medio del -0,09% en el periodo".

No es mucho, pero ya es negativo tener dinero en caja. A l fondo (Y a sus casi 100.000 clientes) ya le cuesta dinero tener dinero en liquidez.  Uno de los efectos colaterales de la política de tipos de interés negativos que puso en marcha el BCE.   Y esto es sólo el principio.

Por cierto, en 2016 el fondo está un 0,4% abajo y a un año pierde un 3%.

Para saber más
- ¿Por qué tenemos tipos negativos?
- Miedo a los tipos negativos