Estaba preparando un artículo para la colaboración que tengo con El Confidencial y he visto una vez más lo generosos que podemos llegar a ser los españoles. Incluso con nuestros propios bancos. 

Hay un monetario, el Santander Tesorero, que en su clase A, la que ofrece a particulares que invierten hasta 60.000 euros, cobra entre comisión de gestión y depositaría más de un 1%. O sea, muy caro para ser un fondo monetario. Y más cuando ahora la liquidez no se paga o incluso se remunera en negativo.

Pues bien, hay más de 21.000 personas (que se dice pronto) que tienen ahora mismo contratado este fondo con esta clase de acción concreta. Y como el patrimonio de esta clase de acción roza los 228 milones de euros, la media por partícipe sería de unos 10.600 euros.

Es decir, que estas 21.000 personas le pagan/regalan de media al año unos 106 euros al banco en concepto de comisión de gestión por un producto sin ningún valor añadido, que ahora  mismo es el peor en rentabilidad de la categoría de monetarios de Inverco a un año, con un descenso del 0,83%, e incluso está en rojo a tres años (un  0,21%).