En estos tiempos de alta volatilidad en mercado, son necesarias estrategias descorrelacionadas con los activos tradicionales que nos sostengan la cartera en momentos de pánico donde la renta variable y la renta fija caen en picado. Debemos tener parte de nuestra cartera invertida en estrategias sin direccionalidad y con activos líquidos como subyacente. Precisamente, en busca de rentabilidad fuera de los activos tradicionales, me topé hace unos días con un fondo que invierte en estrategias Long/Short de Real Estate.

El fondo en cuestión es el F&C Real Estate Equity Long /Short gestionado por BMO (Bank of Montreal). BMO Financial Group tiene más de 339 billones de libras en activos bajo gestión y más de 47.000 empleados. El nombre y apellidos de la estrategia del fondo son Real Estate Equity Long Short, que se traduce en: invierte en acciones del sector inmobiliario europeo, en concreto las socimis (o REIT en inlgés de Real Estate Investment Trust) , y puede ponerse corto o largo (apostar al alza o a la baja).

El fondo inició su singladura en 2007 con un fondo domiciliado en Islas Caimán, pero está “empaquetado” en un vehículo UCITS desde 2012. En octubre de 2013 sustituyeron al gestor ya que no se encontraba cómodo con la nueva estrategia del fondo (menor volatilidad que el fondo domiciliado en Islas Caimán) y no supo adaptarse a las restricciones que imponía el vehículo UCITS. Desde entonces los resultados son espectaculares ya que han generado un rendimiento del 42,8% desde inicio, equivalente a un 3,7% anual.

 

¿Por qué Real Estate?

 

En tiempos como los actuales, donde los activos tradicionales como la renta fija no nos ofrecen una rentabilidad interesante con el nivel de riesgo asumido, cada vez es mas común tratar de buscar rentabilidades en otra clase de activos, como por ejemplo el inmobiliario, que ofrece unas rentas (parecidas al cupón) por lo que muchos inversores están decantándose por esta clase de activo.

 

¿Por qué REITS?

 

Si uno decide invertir en el sector inmobiliario tiene un pequeño problema: la LIQUIDEZ. Comprar una cartera de inmuebles es relativamente fácil, el problema vendría cuando se quisiera vender esta cartera, como pasó hace unos años con la crisis del inmobiliario los inversores habían invertido su patrimonio siguiendo el lema de “El tocho nunca baja”. El problema llegó en el momento que los inversores empezaron a vender, todos se posicionaron del mismo lado y no había nadie dispuesto a comprar, por lo que los inmuebles empezaron a bajar de precio en busca de compradores. 

Los REITS ofrecen una inversión a esta clase de activos inmobiliarios, pero en formato de acción cotizada. Esto permite dotar a la inversión de liquidez, ya que se negocia en un mercado secundario donde se ponen en contacto compradores y vendedores. Además, a través de los REITS se da entrada  a un amplio número de inversores minoristas que no lo hubieran hecho en el activo inmobiliario más tradicional. En este artículo expliqué qué es un REIT http://bit.ly/1LWDuOk

 

¿Por qué Long/Short?

 

Con la volatilidad que estamos viendo actualmente en mercado y que esperamos que continúe a lo largo del año, se requiere tener exposición a mercado muy controlada, por lo que a través de una estrategia Long/Short (con exposición a mercado de máximo +/- 10%) lo que se intenta capturar es el alpha que genera el fondo a través de sus apuestas relativas.

 

¿Qué estrategia utiliza el fondo?

 

La gestora F&C tiene un fondo que invierte en REITS (long) generando un alpha constante a lo largo de los años. El F&C Real Estate Equity Long/Short trata de capturar esa alpha generada en el fondo de Long Only.

El fondo invierte en las 95 compañías cotizadas en el índice FTSE EPRA Europe (ver especificaciones para cotizar en dicho índice en este otro artículo http://bit.ly/1LWDuOk) más otras 30 empresas que por características son equiparables a las del índice. El gestor divide estas 125 empresas en 28 subsectores (oficinas italianas, residencial inglés, centros comerciales europeos, hospitales… ) y su objetivo es comprar y vender empresas dentro de cada sector, con una exposición máxima por sector del +/- 2,6%. El fondo tiene una filosofía market neutral, aunque puede tener una exposición a mercado REITS del +/- 10% neto y del +60% +120% en exposición bruta.

El fondo estuvo gestionado por Christian Roos en la versión Caimán (la versión del fondo en las Islas Caimán se llamaba “Longstone”) y UCITS hasta 2013, ya que el gestor no supo adaptarse a las nuevas restricciones de gestión del fondo UCITS (menor volatilidad y otras limitaciones) y desde 2013 el fondo está gestionado por Alban Lhonneur y Marcus Phayre-Mudge. 

 

 

 

¿Qué me aporta este fondo a mi cartera?

 

El fondo aporta descorrelación con todas las clases de activos ya que tiene una correlación de 0,15 con el índice EPRA, de 0,13 con el Eurostoxx 600 y de 0,076 con el FTSE 100. 

 

 

El fondo se comportó excepcionalmente durante la rotación sectorial del 2º trimestre de 2014, lo que demuestra la descorrelación con los mercados de renta variable.

 

 

Además dota a la cartera de un rendimiento constante (MDD de 0,85% desde inicio) del 5%-7% anual neto, que equivale a un rendimiento diario medio de 10 pb, con una volatilidad desde inicio de 1,92% (con un límite del 3% al que nunca ha llegado el fondo). 

 

Este artículo no es ninguna recomendación de compra o venta. No tengo posiciones en el fondo. Los comentarios aquí escritos son a título personal.