Kite Lake Capital, un ‘hedge fund’ especializado en meterse en compañías inmersas en operaciones corporativas (estilo event driven), acaba de posarse en el capital de la socimi Hispania, que es objeto de una OPA por parte del gigante Blackstone.  Según consta en los registros de la CNMV, el fondo ha declarado una participación del 1,5% de la empresa.

Desde que puso sobre el parqué una oferta de 17,45 euros por acción, algunos inversores institucionales no han dejado de aparecer en el accionariado de Hispania, sobre todo, porque su equipo gestor (encabezado por Azora) calificó como hostil, o “no solicitada”, la propuesta de Blackstone.

El caso es que el mercado espera mejoras de precio y la cotización de la socimi que estuvo respaldada por George Soros se ha elevado en los gráficos hasta mejorar en un 2% la oferta de Blackstone: ya cotiza en torno a los 17,8 euros frente a los 17,45 de la OPA.

Además de Kite Capital, fondos de inversión gestionados por la francesa Axa o la estadounidense Blackrock han reforzado su posición en las últimas semanas conforme avanza el calendario y sigue sin resolverse la operación.

Desde finales de abril, el peso de los principales fondos de inversión en Hispania ajenos de Blackstone se ha elevado del 26% al 30% del capital de la empresa.

En el caso de Kite Capital, sus intereses sobre la socimi no están de manera directa en forma de acciones, sino de CFDs (contratos por diferencias), un tipo de derivado financiero de alto riesgo que permite apalancarse al inversor y que se liquida mediante la entrega de las acciones o la diferencia de la cotización en efectivo.

Un ganador del 'crash' Abengoa

 

La gestora Kite Capital no tiene mal ojo en sus andanzas en la bolsa española. Hizo gran fortuna en el crash de Abengoa entre 2016 y 2017 con una posición corta del 1% del capital de la compañía de ingeniería y renovables. Su posición bajista se benefició de una caída del 97% desde abril de 2016 (0,7 euros por acción) a marzo de 2017 (0,02 euros).