Campana y se acabó. Ya tenemos cerrado 2016 en la bolsa española. Un año difícil, complicado, en el que los valores que más pesan en el Ibex, los bancos, han vuelto a estar contra las cuerdas durante casi todo el ejercicio, con una caída final extra provocada por el lío de las cláusulas suelo. 

Al final, gracias al rally de diciembre, las caídas del Ibex se han quedado tan sólo en el 2%. Eso, claro, sin contar dividendos, porque si tenemos en cuenta la remuneración que las compañías han ido pagando a sus accionistas, el índice español habría logrado un avance del 2% 2016. 

Ibex 35 índice

Sobre este último dato es contra el que habría que medir la evolución de los fondos de acciones españolas, para ver si lo han hecho mejor o peor que el índice, y no contra el clásico Ibex sin dividendos. Y aquí, a falta de valores liquidativos de las últimas dos jornadas, me sale que 41 de los 130 fondos de la categoría habrían conseguido superar ese 2% positivo. Entre ellos, destacan el Iberian Value; Magallanes Iberia y azValor Iberia en el podio de 2016.

Vaya, y en general todos ellos gracias a que han sabido elegir muchos de los valores estrellas de este ejercicio en la bolsa española, como se podía ver cuando comentamos sus carteras en este post

En cuanto a los valores del Ibex, los auténticos ganadores han sido Arcelor Mittal y Acerinox, gracias a la recuperación de las materias primas, con un impulso adicional además a partir de la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU, así como Repsol muy beneficiada por la recuperación del crudo. 

Entre los peores, destaca de un modo especial Popular, con este año negro que ha acabado con la salida de Ángel Ron de la presidencia y unas pérdidas cercanas al 70%, junto con IAG (la dueña de Iberia), con su gran batacazo post Brexit, que le lleva a unos números rojos en 2016 del 36%. 
 

Por cierto, mi curioso caso con IAG... 

Es divertido que IAG, uno de los peores valores del Ibex, ha sido una de las compañías con las que más dinero he ganado este año, por un doble golpe de fortuna. Primero, entré casi en mínimos de febrero a 6,2 euros, para vender justo el día antes del Brexit a 7,2, por temor a lo que pudiera pasar. Después, tras el batacazo del Brexit, volví a entrar a 4,67, con lo que acumulo una interesante revalorización en los 5,2 euros actuales. 

Imagino que parte de las caídas de las últimas sesiones puede deberse a ventas por temas fiscales, para realizar pérdidas y compensar beneficios. Suele pasar con los valores que peor saldo llevan en el año, que con frecuencia resultan golpeados en las últimas semanas del calendario anual. Veremos si cambia el aire en 2017. Yo, de momento, sigo dentro.

No siempre el peor valor del año para el Ibex tiene por qué ser malo para algunos de sus accionistas :)