A Telefónica dicen que hay que verla en su conjunto. Toda ella. Tiene una deuda que ronda los 44.000 millones de euros y una capitalización en bolsa de 36.000 millones. Su cotización se ha ido a mínimos de más de seis años -por debajo de los 7 euros por acción- lastrada las dificultades para reducir su pasivo en un escenario en el que el coste de endeudarse para a girar al alza.

“La compañía es muy complicada con un endeudamiento muy alto (...) Una buena parte de la deuda está en euros mientras que los activos están en divisa local en países emergentes por tanto una depreciación tan fuerte como la que hemos visto pierdes capacidad de generar beneficios mientras que la deuda sigue igual”, explica Ricardo Cañete, gestor de Bestinver en una entrevista reciente.

Cuadruplicar los suscriptores de TV hasta 2021

¿Cómo pretende dar la vuelta a esta situación? La operadora que dirige José María Álvarez-Pallete acaba de presentar en un encuentro con inversores en Londres su estrategia de vídeo y televisión ‘online’ en España y Latinoamérica, donde cuenta con 160 millones de clientes de telecomunicaciones y busca alcanzar los 30 millones de suscriptores de vídeo hasta 2021, más de cuatro veces su posición actual, según una presentación enviada a la CNMV. 

La conferencia con inversores ha estado dirigida por Laura Abasolo (CFO, directora financiera), flanqueada por Michael Duncan (CCDO, Consumo) y Sergio Oslé (Movistar+). La estrategia de vídeo supone una apuesta total por la captación de ingresos en vídeo de pago, con la producción propia de películas

¿Cuál es el punto de partida? El grupo tiene una base de clientes de televisión de pago de 8,8 millones de abonados en Latinoamérica y España, con 1,1 millones en Latinoamérica para su oferta bajo demanda (OTT), similar a la que ofrecen Netflix o HBO. En todo el mundo, Telefónica facturó 1.400 millones de euros por esta actividad de enero a junio.

Una plataforma única para dominar la fragmentación: la multinacional española se ha puesto la camiseta de operador alternativo (OTT) en Latinoamérica para el lanzamiento de su plataforma de vídeo, que agregará no solo a Netflix sino a otras plataformas como Fox, Showtime o Amazon. Telefónica apuesta por esta estrategia de unificación de contenidos en una sola plataforma ante la fragmentación de contenidos en Internet como AMC (Wallking Dead), Showtime (Billions) o Netflix, cuyos contenidos se integrarán por completo dentro de la plataforma de Movistar+.

"Referencia de la televisión en España"

 

Punto de mira en Mediaset y Atresmedia. Telefónica se ha presentado en Londres como “la referencia de la televisión en España”, con 4 millones de hogares suscritos, 12 millones de usuarios de su oferta audiovisual, una cuota de del 60% en el mercado de la televisión de pago y unos ingresos por usuario de 90 euros, tres veces la cifra de su siguiente competidor. La operadora apunta que hasta el mes de agosto ha reducido en un 25% su tasa de bajas de clientes (ratio churn).

Fútbol. En esa presentación, Telefónica ha explicado que su inversión de 4.000 millones de euros en derechos televisivos de fútbol (Liga y Champions) está “funcionando” con “una fuerte tracción comercial en agosto y septiembre”. En este sentido, la operadora enfatiza su papel como competidor de la televisión tradicional (Mediaset, Atresmedia) al recordar que ha eliminado el partido en abierto de la Champions y que busca su parte del mercado publicitario con sus programas (#0, #Vamos a través de Movistar+).

 

 

¿Cuánto he ganado o perdido con mis acciones?: