Apple perdió ayer los 400 dólares, tras dejarse más del 42% desde su increíble ascenso el año pasado en el que llego a cotizar por encima de los USD 700. 

Apple tenían muchos retractores que hablaban de la burbuja que se estaba creando entorno a su cotización. Y a priori el mercado les dio la razón con caidas reiteradas hasta día de hoy. Por el contrario, otros muchos apuntaban que la caja que disponía Apple justificaba el elevado valor de sus acciones. 

A principios de Mayo, como ya comentaba @rarejoma en un artículo, Apple quiso recompensar a sus inversores con el reparto de dividendos, sin embargo sorprendió al mercado endeudándose para hacer frente a dicho pago, en vez de descontarlo de caja. Nuevamente esto no cayó bien y su cotización continuó con las caídas. 

Ahora se plantea la ya clásica duda en estos casos: ¿Merece la pena entrar? ¿Sigue teniendo valor? Para fomentar el debate, rescate un artículo de Febrero del Confidencial: Las cuatro razones por las que Apple nunca volverá a cotizar a 700 dólares.

Si me preguntáis, en mi opinión o Apple se inventa un nuevo gadget o más le vale empezar a vender iPads a los marcianos para continuar con su ritmo de ventas.