Francisco González y Ana Botín.

Banco Santander está viviendo una semana dulce en bolsa gracias al cambio de gobierno en Brasil y a sus resultados trimestrales, que han mejorado las previsiones de los analistas tanto en margen bruto, de intereses o en beneficio neto. La entidad bancaria elevó un 36% su beneficio neto (1.990 millones) entre julio y septiembre respecto al mismo periodo de 2017, al tiempo que ha logrado otro hito: doblar a BBVA en bolsa, algo que consiguió ya en 2009, 2017 y el pasado verano de forma intermitente. Las acciones del Santander subieron un 2,1% este miércoles, hasta 4,19 euros, mientras que las de BBVA bajaron un 1,75% (4,88 euros).

El diferencial entre el valor en bolsa de Santander y su inmediato rival BBVA cotiza en máximos históricos esta semana. No tanto por méritos propios sino también por deméritos de su competidor, que ha caído a mínimos de dos años en bolsa por la crisis en la que vive la mitad del balance del banco: Turquía, Argentina y ahora México. Santander -que coincide con su presencia en Argentina y, en menor medida, México- tiene en Brasil y Reino Unido, que se han visto menos afectados por la crisis de los emergentes de este verano o las recientes turbulencias políticas en Latinoamérica.

Tú a México y Turquía; yo a Brasil y Reino Unido

 

La próxima toma de posesión del populista de izquierda López Obrador (AMLO) en México ha despertado la desconfianza de los inversores, después de que entre sus primeras decisiones se encuentre la cancelación del mayor proyecto de infraestructuras del país (Aeropuerto Texcoco) o la invitación a su toma de posesión del dictador ultraizquierdista Nicolás Maduro. El desplome de la bolsa mexicana estos días contrasta con el ascenso de Brasil con Jay Bolsonaro, de corte ultraderechista en lo ideológico pero liberal en lo económico (Paulo Guedes será el responsble del área).

La capitalización bursátil de Santander asciende a 68.480 millones de euros, mientras que BBVA se sitúa en los 32.600 millones, según datos a media sesión de este miércoles. La diferencia se sitúa en el 110% (es lo que tiene que subir el segundo para alcanzar al Santander, frente al 85% del cierre de 2017 o el 53% de 2015).

La foto menguante de ambos bancos en bolsa les sitúa en mínimos de 2015 y 2011, respectivamente, en términos de capitalización. El diferencial de tamaño en bolsa de las dos entidades se ha situado más alto que nunca en lo que va de siglo, pese a que en 2001 estaban a la par e incluso BBVA, por delante. 

Gran parte de la explicación reside en las ampliaciones de capital que ha llevado a cabo Santander -casi medio centenar desde 2002, sobre todo por los dividendos en especie-, pero también en el mejor comportamiento que han tenido Brasil y Reino Unido (principales áreas de Santander) frente a Turquía y México (mercados de referencia de BBVA) en los últimos años.

La comparación entre ambas acciones no deja en buen lugar a ninguno de los dos. Desde septiembre de 2014, cuando ambos bancos alcanzaron sus máximos posteriores a la crisis, Santander y BBVA caen un 37% y 35%, respectivamente. En la siguiente píldora de Finect puedes comparar ambas acciones.

Compara dos acciones