Inditex parece que empieza a despertar dudas por varios motivos.  Por una parte, ya son varias las entidades que han rebajado sus recomendaciones:

 

- Barclays bajó su recomendación a infraponderar, con precio objetivo de 90 euros, alentando sobre los riesgos del efecto divisa, así como una menor productividad en sus tiendas.

 

- UBS ha bajado su valoración desde 115 euros la acción hasta 105 euros.

 

El hecho de que muchas divisas se hayan debilitado frente al euro ha afectado negativamente y esto podría extenderse también en 2015. Según estos expertos, la compañía presidida por Amancio Ortega sufre una traslación de sus ventas comparables adversa, así como de sus beneficios a euros y una contribución espacial menor de las nuevas tiendas en los mercados donde su divisa ha sufrido depreciación.

 

De este modo, Inditex considera que este impacto sufrido por el efecto divisa podría aumentar del 4,4% del tercer trimestre al 5,5%, con el margen bruto afectado por una caída de la actividad del sector en todos los mercados, y cifra la reducción del margen bruto en 50 puntos básicos (desde la estimación previa de -30), resultando que la previsión del beneficio por acción (BPA) sea de 3,81 euros, inferior a los 4,01 euros anteriores.

 

Por su parte, en su publicación de resultados del pasado mes de diciembre, la compañía gallega tuvo un beneficio neto de 1.674 millones de euros en los nueve primeros meses del ejercicio fiscal 2013, lo que supuso una mejora de un 1 % respecto al mismo periodo de 2012. Sus ventas fueron de 11.925 millones de euros, lo que supuso un incremento de un 5 %, si bien es cierto que fue el menor incremento porcentual desde que la compañía saliese a bolsa. Este resultado estuvo por debajo de los 11.964 millones de euros previstos por los analistas de Reuters.

 

En el pasado mes de septiembre, publicamos un artículo en el que recomendábamos comprar, tras su publicación de resultados y volver a batir máximos históricos. En estos momentos, recomendamos mantener a aquellos inversores que se decidiesen por la compañía. En caso de querer comprar, recomendamos esperar a que se produzcan acontecimientos que hagan prever una revalorización, así como a que vuelva a confirmar la tendencia alcista con una nueva ruptura de máximos históricos.