Duro Felguera y, sobre todo, sus inversores respiran más tranquilos. Los bancos acreedores de la ingeniera asturiana están tramitando internamente la prórroga del acuerdo de espera ('standstill'), para refinanciar su deuda, según el comunicado que la compañía ha remitido este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La reacción en bolsa no se ha hecho esperar. La compañía se ha llegado a disparar algo más del 6% durante los primeros compases de la sesión. Sin embargo, a medida que ha ido transcurriendo el día, sus títulos se han relajado hasta el 2%. No obstante, gracias a esta subida, la firma se revaloriza un 45% en un mes y recupera parte de lo perdido. Pese a ello, sigue cotizando cerca de mínimos

La compañía se encuentra en un momento delicado, disparándose y desplomándose en el mercado ante la incertidumbre de si podrá o no refinanciar su deuda. Por ello, este lunes la compañía ha anunciado que sus bancos acreedores (Banco Santander, Santander de Leasing, Caixabank, Banco Sabadell, Banco Popular, Bankia y BBVA) tienen el objetivo de formalizar el acuerdo. 

Unas de las condiciones de los bancos para proceder a la refinanciación era que tuviese lugar la marcha del ya ex presidente, Ángel Antonio del Valle, además de una ampliación de capital. Así y a través de un hecho relevante, la compañía especificó que esta ampliación sería de entre "100 y 125 millones de euros de ampliación capital dineraria", a la que se sumaría "un ajuste de la deuda que acabaría fijándola en niveles sostenibles en el entorno de los 85 millones de euros junto a una entrada de liquidez adicional de 25 millones de euros y líneas de avales para nuevos proyectos por un total de 100 millones de euros", detallaba la compañía.